Crónica

Fotogenio 2012: una pequeña gran cita fotográfica

 
12
MAR 2012
Iker Morán   |  Mazarrón

En su primer año reunió a poco más de tres decenas de personas. Seis ediciones después, Fotogenio 2012 ha atraído a casi un millar de visitantes, ponentes del nivel de Steve McCurry o Gervasio Sánchez y ha situado Mazarrón, una pequeña localidad murciana, en el mapa fotográfico del sur de Europa.

Pero si algo sorprende y gusta de esta cita fotográfica es esa humildad que le da todavía más mérito a su éxito. En un sector que lleva años en crisis y con las ferias en lenta agonía, Fotogenio es la prueba de que la Fotografía (con mayúsculas) siempre acaba buscando su propio hueco.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

¿Y cuál es el truco?, nos preguntamos al ver cómo se puede convertir una nave industrial en un lugar de reunión de cientos de aficionados y profesionales de la fotografía. ¿Cómo se convence al ayuntamiento de un pueblo de la costa mediterránea para que en pleno derrumbe económico siga apostando por una cita cultural?

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El truco es que no hay truco. Como en esas fotos de las que hablaba Gervasio Sánchez durante una de las ponencias más aplaudidas de estas jornadas. Imágenes en las que no hacen falta colores espectaculares ni grandes producciones ni un insoportable discurso artístico para contar historias. Citas fotográficas con recursos limitados pero que se resuelven a base del empeño y el trabajo de decenas de voluntarios.

Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
Steve McCurry (arriba) y Gervasio Sánchez, dos de los platos fuertes de Fotogenio 2012 | © Fotos de Calvin Dexter para QUESABESDE.COM.

El resultado es un fin de semana con una agenda repleta de conferencias y talleres, y un Mazarrón invadido de centenares de visitantes con la cámara colgada al cuello. Con McCurry como estrella del cartel -las colas para la firma de sus libros así lo acreditaron-, las charlas de Gervasio Sánchez y Ricky Dávila eran por sí solas argumentos más que suficientes para recorrer los centenares de kilómetros que hiciera falta.

Aunque por defecto profesional siempre tendemos a entusiasmarnos más con el fotoperiodismo y el documentalismo, había mucho más. Los aficionados a la fotografía de naturaleza también han podido disfrutar con las espectaculares imágenes de Bence Máté y sus aventuras para construir refugios desde los que capturar sus premiadas instantáneas de animales.

Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
© Calvin Dexter para QUESABESDE.COM

Desde un enfoque más práctico, la charla sobre fotografía de "stock" de Marco Cristofori consiguió reunir a un buen número de interesados. Y eso pese al madrugador horario de domingo por la mañana tras una noche de sábado en la que los chichos de Innovafoto montaron una sesión de moda con Alejandro Maestre. Y es que no basta con sacar buenas fotos, sino que también hay que saber venderlas. Y darse a conocer en las redes sociales, como recalcó Mauro Fuentes durante su seminario.

Foto: Calvin Dexter (Quesabesde)
© Calvin Dexter para QUESABESDE.COM

Aburrirse era complicado. El escaso tiempo libre entre uno y otro taller desde las nueve de la mañana hasta bien entrada la noche se podía dedicar a recorrer la zona comercial. "Esto no es Sonimagfoto", nos explicaba con humildad Juan Calventus, organizador y alma de este evento, mientras recorríamos los pequeños estands de Rodolfo Biber (con una Hasselblad H4D luciendo palmito), Canon (las EOS 5D Mark III y EOS-1D X también estaban por allí) y la tienda sevillana Martín Iglesias, entre otras.

Porque, no nos engañemos, además de ver e intentar hacer grandes fotos y escuchar a los maestros, en una reunión con tantos profesionales y aficionados a la fotografía también el cacharreo tiene su protagonismo. Mirar la cámara del vecino, hacer cuentas para ver si el presupuesto llega para una Mark III y soñar con ese teleobjetivo son parte de la gracia de una reunión de este tipo.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Como improvisada estrella invitada y fuera del guión, la Fujifilm X-Pro1 que llevábamos nosotros colgada y que atrajo también muchas miradas. ¿Qué se veía por allí? Mayoría de réflex de Nikon y Canon, alguna SLR de Sony y unas cuantas X100. A las compactas sin espejo parece que todavía les quedan unos cuantos kilómetros por recorrer para llegar al corazón de estos fotógrafos.

Pero no hemos venido este fin de semana hasta Mazarrón para hablar de ruido o megapíxeles. Puestos a quedarnos con algún modelo, elegimos sin duda las latas de refresco convertidas en cámaras estenopeicas en el taller impartido por Juan Bautista García Esteve. Justo al lado también merecía la pena detenerse un momento para ver el visionado de porfolios organizado por el colectivo Cien Ojos. Al fin y al cabo, de eso se trata: de sacar y ver fotos.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Justo antes de recoger trastos y encarar el camino de regreso, nos quedamos con las ganas de preguntar a los organizadores por la próxima edición. Su cara de cansancio tras días de frenética actividad merece una tregua antes de hablar de la siguiente cita. Eso sí, estamos convencidos de que volveremos a Mazarrón.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar