Actualidad

Los derivados de Android empiezan a ejercer presión sobre Google

 

Los dispositivos basados en forks suponen ya el 20% de los terminales distribuidos, reduciendo la influencia de Google sobre un mercado que hasta ahora domina

Amazon Kindle Fire HDX 7
Amazon Kindle Fire HDX 7
Amazon es una de las compañías que desarrollan dispositivos basados en su propio fork de Android.
5
AGO 2014

Google ha conseguido lo que parecía imposible: ofrecer un sistema operativo gratuito y convertirlo en una imparable máquina de hacer dinero. Lo que la mayoría de los usuarios desconoce es que Android es mucho más complejo de lo que parece a primera vista.

A pesar de que el componente central Android Open Source Project (AOSP) es abierto y de libre implementación, las aplicaciones y los servicios de Google que vienen preinstalados en la mayoría de los terminales no lo son. Ahí reside el auténtico poder de Google, una influencia que está siendo erosionada a ojos vistas.

Durante el segundo trimestre de 2014 se vendieron más dispositivos basados en AOSP que iOS, Windows Phone y BlackBerry de acuerdo con los datos de ABI Research

Puesto que conseguir acceso a las Google Apps y los servicios móviles de Google cuesta dinero y obliga a los fabricantes a cumplir una serie de requisitos de validación establecidos por Google, algunas compañías han aprovechado la condición abierta de AOSP para crear sus propios derivados o forks, creando sistemas operativos personalizados y compatibles con Android sin necesidad de pasar por la caja de Google. Estos dispositivos están creciendo hasta el punto de superar a iOS en las cifras de ventas.

Un estudio publicado por la firma ABI Research indica que aproximadamente el 20% de los teléfonos inteligentes distribuidos durante el segundo trimestre de este año estaban basados en un fork de Android. Esto quiere decir que carecen de los servicios y las aplicaciones oficiales de Google, a pesar de utilizar su sistema operativo. Son aparatos que en ocasiones cuentan con sus propias tiendas de aplicaciones, navegadores alternativos e interfaces fuertemente personalizadas para satisfacer a un público distinto.

Foto: ABI Research
Situación del mercado global según los datos del segundo trimestre cotejados por ABI Research.

Amazon es con mucha diferencia el fabricante más famoso de todos los que mantienen su propio fork de Android, utilizado en dispositivos como sus tablets y teléfonos Fire, pero China e India son realmente los mercados donde los derivados de AOSP triunfan.

Impulsados por la necesidad de lanzar productos con precios extraordinariamente competitivos, las firmas de los mercados emergentes han optado por prescindir de los servicios de Google a fin de hacer sus productos económicamente más atractivos, lo que a su vez reduce la influencia de Google en estos países. El caso de China es especialmente significativo.

A pesar de que Android ha logrado capturar aproximadamente el 80% del país de la Gran Muralla, el ecosistema de servicios y aplicaciones de Google poseen una cuota ínfima del mercado debido a las políticas de Pekín y a la presencia de redes sociales y plataformas de vídeo autóctonas de gran popularidad, en desmedro de Google+ y YouTube. Además, casi todos los fabricantes importantes -tales son Lenovo y Xiaomi- ofrecen sus propias tiendas de aplicaciones alternativas de Google Play, que posee una cuota de mercado ínfima.

Android One será el escudo de Google

El rápido ascenso de los dispositivos basados en AOSP evidencia que el control de Android en los países emergentes se le está escapando a Google de las manos, que son precisamente los que exhiben una mayor capacidad de crecimiento ahora que Estados Unidos, Europa y Japón están plenamente consolidados. Es una situación tan compleja como paradigmática, pero para la que Google ya tiene una solución aparente: Android One.

Xiaomi Mi 4
Xiaomi Mi 4
Foto: Xiaomi
Xiaomi, que ha desbancado a Apple y Samsung en China, es una de las firmas volcadas en AOSP.

Alertada por la evolución de esta especie de monstruo de Frankenstein levantado contra su propio creador, Google anunció durante la conferencia I/O 2012 la iniciativa Android One, con la que pretende animar a los fabricantes de dispositivos de bajo coste a lanzar teléfonos de menos de 100 dólares, pero sin prescindir de los servicios de Google. Además, estos teléfonos contarán con actualizaciones frecuentes del sistema e interfaces desprovistas de capas de personalización, tratando de cohesionar el aspecto general de Android.

Todavía está por ver el éxito de Android One, pero a priori podría convertirse en una alternativa muy viable en la India, donde a diferencia de China, no hay un universo de alternativas locales a los servicios de Google. El próximo frente para la firma de Mountain View podría estar sin embargo lejos de los mercados emergentes, y es que la internacionalización de compañías como Xiaomi, Oppo y Meizu podría revertir en la expansión de los dispositivos con derivados aprócrifos de Android.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar