Opinión

Los fondos desenfocados no son look de cine

27
8
SEP 2015

Hasta la llegada de la Canon EOS 5D Mark II y la Red One, rodar con sensores grandes era algo prácticamente reservado para profesionales del cine de 35 milímetros con grandes presupuestos. Incluso quienes rodaban con Super 16 mm no conseguían obtener esos fondos tan desenfocados que, visto el paso de los años, parecíamos desear todos.

Recuerdo que, principalmente con la EOS 5D Mark II, de golpe mucha gente decía: “¡Ahora sí que parece cine!” Pero, amigos, os voy a contar un secreto: en ese cine clásico que todos relacionamos con el llamado look de cine no se desenfocaban –mayoritariamente- los fondos.

Por dos razones básicas. En primer lugar, hasta hace relativamente poco todas las ópticas de cine tenían un rendimiento óptimo a partir de un diafragma de f4 o f5.6, con lo que si abrías más, corrías el riesgo de viñetear, dar pie a artefactos como las aberraciones cromáticas o generar imágenes con falta de contraste o definición. Abrir el diafragma era algo a evitar en pos de conseguir una mejor textura de imagen.

"Ciudadano Kane", máximo exponente de las grandes profundidades de campo.

Por otro lado, los decorados son caros. Y para algo están. Sí, amigos: si queréis cabrear sobremanera a un director de arte, desenfocadle ese decorado que tanto le ha costado construir. De todos modos, no es que sea cuestión de hacer enfadar más o menos a nuestros amigos responsables de los decorados, es que básicamente en el 99% de las ocasiones los decorados son parte de la historia que contamos.

Mis dos primeras películas como director de fotografía tuvieron un tratamiento totalmente opuesto en el apartado de la profundidad de campo.

"Hasta que llegó su hora", de Sergio Leone, con todo dentro de foco en un primer plano.

La primera que fotografié fue “Negro Buenos Aires”, un thriller que transcurre en Buenos Aires y en cuya historia la ciudad juega un papel fundamental. El personaje principal se siente totalmente desbordado por la belleza y el impacto de la capital argentina, y por ello decidimos junto al director dotar a toda la película de mucha profundidad de campo para que siempre hubiera elementos reconocibles bastante -si no totalmente- dentro de foco.

Se abusa tanto de los fondos desenfocados que estamos empezando a asociar la profundidad de campo corta a las producciones low cost

De hecho trabajamos mucho con el equipo de arte bajo una premisa: ya que iba a estar casi todo dentro de foco, tenía que estar todo muy trabajado.

La película se rodó con una Panasonic AJ-HPX3000 equipada con tres sensores de 2/3 de pulgada (sí, el mismo tamaño que en una cámara de informativos) pese a estar disponibles ya en ese momento otras opciones como la Red One. Las ópticas fueron las maravillosas DigiPrime de Zeiss, y filtré toda la película con Soft FX1 para conseguir una textura suave constante.

"Negro Buenos Aires" (arriba), dirigida por Ramon Termens, y "Xtrems", de Abel Folk y Joan Riedweg, en ambos casos con fotografía de Pol Turrents (AEC).

La siguiente peli que fotografié fue “Xtrems”, una producción pequeñita con muchísimos decorados y un montón de personajes.

En este caso teníamos en nuestra contra la falta de presupuesto y de tiempo de rodaje. Los sets donde rodábamos tuvieron que ser construidos de manera más económica y las texturas no eran del todo ideales. Así que para evitar que la película pareciera pobre optamos por desenfocar masivamente todos los fondos e ir a planos cortos.

De haber sido la producción más cara y haber dispuesto de más tiempo, hubiésemos optado por trabajar más los decorados con el equipo de arte para que se vieran mucho mejor. Aunque a la película no le quedan mal, sin duda se le podría haber dado más contexto.

¿Qué hubiese sido de "Casablanca" de haberse rodado en plena moda de los fondos desenfocados? El café de Rick, a tomar viento.

Cuando desenfocamos un fondo es para darle un total y absoluto protagonismo a lo que está dentro de foco. Y eso puntualmente es interesante, pero si lo hacemos de forma constante perdemos no solo la fuerza narrativa de este recurso sino que nos cargamos el trabajo visual de la mayor parte de nuestra producción.

¿Os imagináis que esta moda de desenfocar los fondos hubiera sido siempre así? Reconozco que yo uso el recurso de manera muy habitual pese a que intento cada vez abstraerme y recurrir a él lo mínimo posible. Pero evidentemente las modas nos pesan mucho a todos, y los directores también reclaman este recurso de manera constante.

¿Y con el mago de Oz? Podrían estar yendo a Oz o a Álbacete.

En pocos años, si queremos destacar visualmente, lo haremos con planos abiertos en decorados espectaculares y sin desenfocar los fondos

Y evidentemente es lícito usarlo y tenerlo en cuenta, pero de todo lo que he hecho, el mejor uso que le he dado jamás a la profundidad de campo limitada ha sido en el anuncio de una conocida marca de mayonesa.

Destacar ese bote de mayonesa usando una menor profundidad de campo es el look que me viene a la cabeza cuando pienso en este recurso sin asociarlo tanto a la estética del cine.

Además, al igual que hace unos años asociábamos plenamente el look de fondos desenfocados a producciones de mucho dinero (ya que, como decíamos, solo se lo podían permitir los que rodaban en 35 milímetros), hoy día se abusa tanto de ello y lo vemos con tanta asiduidad en vídeos de bodas, para empresas, videoclips low cost y demás, que estamos empezando a asociar de manera inconsciente la profundidad de campo corta a las producciones de bajo coste.

Spot de la mayonesa Hellmann's dirigido por Jesús Rubio y con fotografía de Pol Turrents (AEC).

Por otro lado, Hollywood ha decidido apostar de nuevo por los grandes formatos con películas tanto en IMAX como en 70 milímetros. Y esos formatos, aunque tienen menos profundidad de campo que el 35 milímetros de toda la vida, se escogen porque la tendencia apunta a planos cada vez más abiertos y espectaculares para hacer lucir los decorados y los efectos digitales.

Bajo mi punto de vista estamos viviendo una transformación, y en pocos años, si queremos destacar visualmente, lo haremos con planos abiertos en decorados espectaculares y sin desenfocar los fondos.

¡Ah! Y ahora no me lloréis con que los decorados son caros. No me seáis mendrugos y situad vuestras historias en sitios como el desierto de Almería, los Pirineos, un acantilado en Galicia, las Bardenas Reales o la Costa Brava. ¡Será por maravillosos decorados gratis!

Pol Turrents es director de fotografía con una gran experiencia en largometrajes, publicidad y videoclips. Especialista en cinematografía digital y consultor técnico y de imagen para empresas como Panasonic y Mediapro y canales como TV3 o TVE, es miembro de la asociación de cámaras (ACTV), la Academia del Cine Catalán y la Asociación Española de Autores de Obras Fotográficas Cinematográficas de España (AEC), de la cual es vicepresidente.

27
Comentarios
Cargando comentarios