• La fotografía sin espejo no es fotografía
  • La metáfora del charco
Enfoque diferencial

Follógrafos

56
25
JUL 2016

Había una película -no especialmente buena- en la que unos chicos malos robaban armas nucleares al ejército estadounidense. Cuando se daba la alarma, uno de los protagonistas se preguntaba si produce más miedo robar una bomba nuclear o que exista un término para definir el hecho de robarla. Y es que del mismo modo que cultivar un territorio significa colonizarlo, nombrar un comportamiento o suceso oficializa su existencia y nos previene de que es algo que eventualmente puede pasar. Youtuber, influencer, palo de selfie… Ya saben.

Cuando hace un tiempo descubrí un escandaloso comportamiento fotográfico en particular me escandalicé. Pero fue cuando certifiqué que ya existía un término para definirlo que aluciné pepinillos, como suele decir Chicote. Sí, ya lo había dejado claro en el título: follógrafos. No hay que ser un lince para saber de qué va esto: personas, en su muy inmensa mayoría –si no todos- varones, que utilizan la excusa de la cámara para, vulgarmente hablando, poder echar un polvo.

Hay energúmenos que se hacen pasar por fotógrafos para llevarse a la cama a la modelo entre amenazas, manipulaciones y presiones

La verdad es que había oído alguna vez el vocablo en cuestión, pero siempre había pensado que era un fenómeno insignificante y pasajero, como esas moscas cojoneras. Pero resulta que soy muy inocente, o incluso estúpido, porque pese a que eso del follógrafo puede sonar gracioso de entrada, después he descubierto que minusvalorar este fenómeno es un error. Es algo terrible.

Porque una cosa es camelarse a alguien con zalamería fotográfica -cosa legítima- y otra muy distinta socavar la moral de la modelo con veladas amenazas, manipulaciones y presión social. Una actitud que más bien podría considerarse acoso sexual y maltrato psicológico que otra cosa. ¿Exagero? Quienes estén pensando que todo esto se reduce a falsas promesas (“si te acuestas conmigo, te haré portada de tal o cual revista”), están equivocados. La cosa va mucho, muchísimo más allá.

En una sesión el fotógrafo quiso hacer fotos de desnudo y la chica se negó. Él amenazó con marcharse y que se buscase la vida para volver. Otro fotógrafo sugirió hacer fotos de lencería en una sesión que iba a ser de moda. Cuando la modelo se negó, él comenzó a repetir una y otra vez que era lógico que se negase, porque con ese cuerpo nadie querría verla desnuda. Otro de estos especímenes fingió una avería en su coche para tener que pasar la noche en un hotel cuando volvía de una sesión con una modelo.

Y como estas, suma y sigue.

Muchas chavalillas de dieciséis o diecisiete años puede que no tengan la autoestima en su mejor momento. Otras asumen que este es un comportamiento normal en el mundo del modelaje y que hay que pasar por el aro. Otras simplemente se asustan al poder quedarse tiradas en mitad de vaya usted a saber dónde.

No, no se trata de mujeres que realmente se sienten atraídas por el fotógrafo o modelos sin escrúpulos para alcanzar la fama (que esa es otra historia). Se trata de manipuladores natos que utilizan el miedo para forzar a una persona a hacer lo que no quiere hacer. Y lo que es más indignante: que parezca que es esa persona y no él quien ha accedido. No, el fotógrafo no le hace un favor a nadie ni tiene derecho a exigir. Y si la modelo dice que hasta aquí hemos llegado, por muy buenas que sean nuestras intenciones, se acaba la sesión.

Los que gustamos de hacer intercambios fotográficos nos encontramos con otro obstáculo más en un mundo donde cada vez hay más gente poniendo zancadillas. El intercambio, comúnmente conocido como TFCD, es una poderosa herramienta para aprender y desarrollar nuestras capacidades fotográficas, pero empieza a ser un deporte de riesgo.

Entre los que quieren simplemente trabajadores gratis (sean modelos, fotógrafos, estilistas o maquilladores), los impresentables que no se presentan sin avisar y esta gentuza que piensa con la entrepierna, estamos como para salir de casa armados.

Etiquetas
56
Comentarios
Cargando comentarios