• Los 10 objetivos de terceras marcas que más agradecerá tu réflex
  • Revela tus fotos RAW en 10 sencillos pasos
Nueve más uno

10 consejos para optimizar el flujo de trabajo fotográfico

 
7
OCT 2009

Un correcto "workflow" o flujo de trabajo es esencial para mantener nuestro material fotográfico ordenado, a buen recaudo y disponible para cualquier ocasión. Aunque no existe una metodología única, en la práctica las diferencias entre la siguiente rutina -para la cual hemos utilizado Photoshop Lightroom- y el resto son mínimas. Lo que podría parecer un tedioso decálogo de normas, puede en realidad convertirse en una provechosa forma de administrar nuestros recuerdos.

Salvo que precises de inmediatez, es conveniente que dispares siempre en formato RAW para disfrutar de una mayor calidad de imagen. Recuerda que puedes extraer el archivo JPEG del RAW con el software que acompaña a tu cámara digital. Si no lo encuentras, es probable que puedas descargártelo de la página web del fabricante.

Descarga las fotos a un disco duro. Para ello, hay dos opciones: mediante un lector de tarjetas o conectando directamente la cámara al puerto USB del ordenador. La primera alternativa quizás es más cómoda, pero existe el riesgo de que doblemos un pin del zócalo de la cámara si extraemos e insertamos tarjetas continuamente. La segunda alternativa, más segura, supone un gasto extra de la batería de la cámara.

Una buena manera de tener las fotos organizadas suele ser usando fechas en los nombres de las carpetas. Puedes tener una carpeta madre denominada, por ejemplo, "2009", y dentro de ella subcarpetas con el número del mes y el día en que tomamos las instantáneas.

Foto: Quesabesde

Usa palabras clave o "keywords" para tener localizadas en todo momento tus fotografías. Si has realizado instantáneas de alta montaña, puedes utilizar palabras clave como "paisaje", "Pirineos", "montaña" o "naturaleza". También puedes aprovechar las sugerencias que te ofrece tu programa de catalogación (en este caso Lightroom) o bien añadir todas las palabras nuevas que precises.

Foto: Quesabesde

Con el objetivo de mejorar tu "workflow" y trabajar eficazmente, crea colecciones para tener las fotos clasificadas por eventos. Puedes crear una colección que sea "viajes", y dentro de ella dar cabida a múltiples subcategorías relacionadas, como "Andorra", "Italia", etcétera. Con el tiempo te será mucho más fácil y rápido encontrar aquello que buscas.

Foto: Quesabesde

Clasifica las fotografías válidas mediante algún tipo de etiqueta. En cualquier caso, es conveniente hacer limpieza regularmente de todas las imágenes descartadas antes de que se convierta en un problema gestionar un volumen de datos demasiado grande.

Foto: Quesabesde

Revela tus fotografías RAW con tu programa favorito. Ajusta el balance de blancos, enderézalas, reencuádralas, recupera luces quemadas, levanta sombras, aumenta el contraste... Para realizar ajustes más avanzados, exporta tus RAW como "objetos inteligentes" y sácales todo el partido en programas como Photoshop.

Foto: Quesabesde

Una vez terminada la edición, guarda la imagen en formato TIFF a 16 bits (o en formato PSD, si trabajas con Photoshop) para asegurarte de que conservas un original en la máxima calidad posible. No olvides aplicar la máscara de enfoque como último paso, siempre dependiendo de cuál vaya a ser el uso final de la imagen.

Si deseas subir la foto a Internet o enviársela a familiares o amigos, redúcela de tamaño y guárdala en JPEG con un perfil de color sRGB. Lo ideal es que tengas dos carpetas separadas con tus trabajos finalizados: una para los TIFF (o PSD) y otra para los JPEG.

Realiza periódicamente copias de seguridad de tus imágenes más importantes. Si no puedes hacerlo de todas ellas por un problema de espacio, copia únicamente los TIFF, aunque lo ideal sería tener también los RAW originales siempre a tu disposición. Usa siempre que puedas algún medio extraíble, como un disco duro externo, un DVD-R o un disco Blu-ray, por ejemplo. No escatimes en gastos y usa siempre marcas de calidad contrastada.

Nota: el autor ha optado por ilustrar este artículo con Adobe Photoshop Lightroom porque se trata de uno de los programas de edición y catalogación de imágenes más populares. Las rutinas descritas aquí pueden realizarse de forma casi idéntica con otras aplicaciones igualmente válidas.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar