• Projecteo, el proyector que los adictos a Instagram necesitan (o no)
  • Eye-Fi Mobi: más fácil todavía
Me lo pido

Fitbit Flex: ¿cuántos pasos he andado hoy?

 
Fitbit Flex
Fitbit Flex
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
24
FEB 2014

La tecnología que se lleva puesta –wearable, que suena mejor- y los dispositivos pensados para medir nuestra actividad son dos de las tendencias más evidentes del momento. Algo que convierte a esta Fitbit Flex, una de las pulseras de actividad más populares del mercado, en uno de esos gadgets que no podíamos dejar de probar. Más aún ahora que arranca el Mobile World Congress, cuya organización ha pensado que sería buena idea premiar a los asistentes que, con esta misma pulsera, recorran más kilómetros.

Pero, ¿qué es la Fitbit Flex exactamente? La idea es muy sencilla: una vez puesta, esta pulsera se encarga de monitorizar la distancia que recorremos –nuestros pasos- a lo largo del día. También dispone de un modo sueño –hay que activarlo de forma manual al irse a dormir- que puede calcular tanto las horas de descanso como la denominada “calidad del sueño”. Algo que se obtiene a partir del registro del movimiento y que, evidentemente, habrá que tomar como una mera orientación: si pasamos toda la noche despiertos pero quietos, la pulsera dará por hecho que hemos dormido plácidamente.

Todos estos datos se pueden volcar en una aplicación para el smartphone (iOS y Andoid) o bien en una aplicación web. La transferencia se realiza de forma automática por Bluetooth y los datos sobre pasos andados y el sueño se registran y muestran en bonitos gráficos que permitirán ir comprobando nuestra evolución diaria.

Aunque éramos escépticos, es cierto que con ella se es inevitablemente más consciente de la actividad realizada y las –pocas- horas que dormimos

A partir de este punto y dependiendo de la seriedad y disciplina con las que cada uno se tome esto de la cuantificación, también se pueden introducir manualmente datos sobre las comidas para trazar así una especie de plan de adelgazamiento. Y es que, partiendo de la distancia recorrida y los datos que hayamos introducido sobre peso, edad y estatura, la Fitbit Flex también puede calcular las calorías quemadas al día con la actividad realizada.

Esta pulsera puede encontrarse por unos 100 euros y es ligera, bastante discreta (está disponible en varios colores) y cómoda de llevar (se proporciona en dos medidas). Y sí, nos podemos duchar con ella. La única pega es que cada cuatro o cinco días habrá que cargarla, extrayendo el pequeño módulo que lleva en su interior y conectándolo a un USB.

Superado este trámite, lo único que hay que hacer es ponérsela, no quitársela y aprender los códigos de sus cinco luces LED: habrá que hacer dos toques para indicar el nivel de actividad acumulado respecto a la meta marcada (10.000 pasos al día es un buen comienzo) y varios toques seguidos para activar el modo sueño. Por cierto, también podemos programar un despertador desde la aplicación y levantarnos con unas vibraciones en la muñeca sin molestar a nadie.

Pero, ¿sirve de algo o es un gadget más para lucir y estar a la moda? Tras vivir esto de la cuantificación en primera persona durante un par de semanas, y aunque éramos de los escépticos con el tema, es cierto que llevarla puesta conlleva inevitablemente ser más conscientes de la actividad realizada a lo largo del día y de las –pocas- horas que dormimos.

Algo que parece un buen comienzo para llevar una vida más activa. De todos modos, quienes opten por la vía competitiva también disfrutarán con los rankings que se establecen entre los contactos que también lleven puesta una de estas pulseras.

En Me lo pido el equipo de Quesabesde recomienda gadgets y accesorios curiosos o interesantes que han pasado por nuestras oficinas

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar