Actualidad

Finicon reconoce que falla la comunicación de su servicio técnico con el fotógrafo

 
28
OCT 2004
Eduardo Parra   |  Madrid

Carlos Ormazabal no se anduvo ayer por las ramas en la presentación de la D2X en Madrid. Armado de grandes dosis de realidad, el cabeza visible de Finicon, importador de Nikon en España, encajó las críticas de los fotógrafos profesionales asistentes al acto afirmando que en el último año el servicio técnico de Finicon ya no es lo que era. No obstante, matizó algunas opiniones porque, advirtió, "seguro que mañana sale en QUESABESDE".

La reputación le pesa al servicio técnico de Finicon. Eso es, al menos, lo que se desprende de las palabras de Carlos Ormazabal, responsable de la división digital de Finicon. El directivo de la firma importadora de Nikon en España escuchó ayer pacientemente las quejas que los profesionales nikonistas le pusieron sobre la mesa en el transcurso de la presentación de la D2X. El acto tuvo lugar en la nueva tienda Casanova Professional Madrid.

Carlos Ormazabal, durante la presentación de ayer en Madrid.
Ormazabal salió al paso de las críticas argumentando que "el servicio técnico está bien, lo que está mal es la comunicación".

"Todas las quejas de los usuarios son de hace tiempo. Meses atrás, años atrás... Hoy día, el servicio técnico de Finicon ha mejorado muchísimo", comentó Ormazabal ante la quincena de profesionales que asistieron a la presentación en Madrid de las novedades nikonistas exhibidas ya en Photokina.

Cuando uno de los asistentes tiró la primera piedra, la cascada de quejas al servicio técnico de Finicon no se hizo esperar. Falta de envío de presupuestos, teléfonos que no responden, inexistencia de equipos para prestar, reparaciones que se eternizan... Las quejas eran muchas y diversas. Ormazabal insistió: "Lo que falla es la comunicación con el fotógrafo. Y terminó reconociendo que "es inadmisible que cuando llames no cojan el teléfono o que no te envíen un presupuesto que han dicho que te iban a enviar".

"En Barcelona -continuó el directivo de Finicon- hemos pasado de seis a 26 técnicos. En Madrid sólo hay espacio físico para uno o dos técnicos más de los que hay, y eso no soluciona nada. De todas formas, lo que Madrid no puede asumir se envía a Barcelona, y sólo es un día de ida y vuelta", aclaró Ormazabal. "Ahora, un sensor se limpia en un día, si lo cogen en Madrid, y en tres, si hay que llevárselo a Barcelona".

No hay para todos
Otra de las quejas vino por parte del préstamo de material. "No tenían un objetivo tan común como un 70-200 mm VR", expuso uno de los profesionales asistentes al acto, "ni siquiera un 80-200 mm antiguo". "Objetivos para préstamo hay", replicó Ormazabal, "pero no cientos".

Fuentes y más información
Artículos relacionados (3)
Entrevista
Carlos Ormazabal
04 / FEB 2005
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar