• Panasonic HDC-SD9: de un vistazo
  • Toshiba HD-EP30: de un vistazo
Prueba de producto

HD DVD: créditos finales

 
23
FEB 2008

Ahora que ya es definitivo, que todos los medios de comunicación del planeta han informado largo y tendido acerca de la decisión de Toshiba de abandonar el desarrollo, la producción y la venta de reproductores y grabadores HD DVD, llega el momento de meditar sobre un dispositivo que ni siquiera ha tenido tiempo de acumular un poco de polvo debajo del televisor.

Algunos avispados analistas del sector pronosticaron el fallecimiento del HD DVD desde tiempo atrás, pero muy pocos llegaron a predecir la celeridad con la que se sucederían los últimos y fatídicos días del formato de Toshiba. El que pretendía ser el sustituto del DVD ha muerto, está finiquitado y sus horas en los estantes de las tiendas y los comercios están contadas.

Aunque el futuro pinta negro oscuro para este formato, no hay que olvidar que cuando el VHS le ganó la batalla al Betamax, este último acabó convirtiéndose en todo un referente en el mundo del vídeo profesional.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Aunque algunos pudieran pensar que su otrora flamante lector HD DVD sólo sirve como posavasos, están equivocados.

Parece harto difícil que pueda sucederle algo parecido al HD DVD, pero sería precipitado pensar que se trata de una tecnología inservible que más vale tirar a la basura.

Compras en alta definición
Con el fin de averiguar el impacto que había tenido la noticia de la defunción del HD DVD, visitamos -de incógnito- algunos de los mayores comercios de electrodomésticos del territorio español. El objetivo: aclarar qué formato es el mejor para dar el salto a la alta definición, el HD DVD o el Blu-ray.

Y al parecer, todavía hay gente honesta: en todos los lugares visitados nos recomendaron, de forma contundente, descartar el formato de Toshiba y pensar solamente en la apuesta de Sony para disfrutar del cine en alta definición.

Los dependientes de los comercios no dudaron lo más mínimo en recomendar el formato Blu-ray por encima del HD DVD incluso cuando, bellaca y malintencionadamente, les comentamos que pretendíamos regalarles a nuestros abuelos un reproductor de alta definición.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Pese a que su progresivo estancamiento es inevitable, la oferta de títulos en HD DVD es generosa.

Por extraño que pueda parecer, tampoco sería insólito ver cómo se siguen vendiendo reproductores de Toshiba hasta agotar las existencias, ya que durante las próximas semanas aparecerán ofertas escandalosas con el fin de facturar cachivaches.

Si tenemos en cuenta que una película en HD DVD o Blu-ray cuesta, aproximadamente, entre 25 y 32 euros y que un reproductor HD DVD también sirve para reproducir discos DVD convencionales (con mayor calidad gracias al reescalado), comprar un reproductor de Toshiba con siete películas de regalo por 99 dólares (unos 66 euros) ya no parece una idea tan descabellada.

Además, algunas películas como "Transformers" siguen siendo -por poco tiempo- exclusivas del formato HD DVD.

La ley del más acaudalado
El combate a muerte entre el HD DVD y el Blu-ray ha durado alrededor de dos años, y la mayoría de usuarios que estaban deseosos de dar el salto a la siguiente generación de formatos celebran el fin de la guerra. Pero como en toda lucha encarnizada que se precie, ha habido víctimas inocentes y daños colaterales.

Es probable que muchos usuarios que hayan adquirido un reproductor HD DVD en los últimos meses se sientan estafados y engañados.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La demorada PlayStation 3, dotada de un lector Blu-ray, ha actuado como caballo de Troya en la guerra de formatos.

Las perspectivas no son nada halagüeñas. Si bien es cierto que podrán seguir utilizando su dispositivo para ver películas en alta definición que ya posean y comprar nuevos largometrajes durante algunas semanas más, es inevitable que su máquina termine convirtiéndose prematuramente en pieza de coleccionista.

Sony aprendió bien el arte de la guerra cuando se enfrentó al VHS con su Betamax durante la década de los 80. Aunque más costoso y con menor capacidad, el formato Beta ofrecía una calidad superior a la del VHS, pero Sony tuvo que batirse en retirada y terminar fabricando reproductores VHS.

En esta ocasión, una de las mayores bazas de Sony para ganar la guerra de formatos ha sido -PlayStation 3 aparte- el grupo de aliados del que se ha rodeado. No ha repetido el error de antaño y no ha confiado sólo en su poder, sino que ha contado con la fuerza y el peso de las mayores compañías productoras y distribuidoras de cine de Hollywood.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La búsqueda de aliados ha sido una constante en la estrategia de ambas plataformas.

Toshiba contaba -entre otros- con el apoyo de Microsoft y con la exclusividad de los títulos editados por Universal Pictures, pero el resto de "majors" cinematográficas seguían trabajando para ambos formatos.

El anuncio por parte de Warner Bros. el pasado mes de enero informando que dejaba de lado el HD DVD y se centraba solamente en el formato Blu-ray fue la gota que empezó a llenar el vaso. La decisión de la cadena Wal-Mart de cesar la venta de títulos en HD DVD fue la gota que lo colmó. El final de la historia es de sobra conocido.

Reacciones
Pocos acontecimientos tecnológicos logran cautivar a tantos medios de comunicación de ámbito generalista. Con mayor o menor acierto, periódicos, medios on-line, emisoras de radio y canales de televisión se han hecho eco esta semana de la derrota de Toshiba.

Incluso algún periódico se aventuraba a afirmar y suponer al mismo tiempo la muerte del HD DVD un día antes de que Toshiba lo oficializara en una rueda de prensa.

Los que no parecen haberse enterado de la noticia son los responsables del HD DVD Promotion Group. En su página web oficial, a día de hoy, se sigue hablando del HD DVD como el único DVD de siguiente generación y ni se menciona su más que confirmado fallecimiento.

Aunque muchos usuarios se resignarán y tarde o temprano buscarán otros medios para disfrutar de la alta definición (no todos los caminos llevan al Blu-ray), a la Unión de Consumidores de España no parece haberle sentado muy bien el abandono del HD DVD por parte de Toshiba e insta a los usuarios de este formato a reclamar y exigir compensaciones.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Microsoft optó por acompañar a su Xbox 360 de una unidad externa para la reproducción de discos HD DVD. La firma de Redmond ya dijo en 2006 que, llegado el caso, no descartaba lanzar una unidad Blu-ray.

Si bien muchas compañías ya anunciaron a su debido tiempo que se subían al barco del Blu-ray, los últimos pasajeros del HD DVD, como Paramount y Universal, ya están abandonando lo que parece va camino de convertirse en una auténtica patera. Todos quieren zarpar hacia un nuevo horizonte, y Sony abre las puertas a cualquier pasajero.

No sorprendería absolutamente a nadie que dentro de unos meses compañías como Microsoft y Toshiba lancen al mercado reproductores Blu-ray. La primera para dotar a su Xbox 360 de lo que será la unidad óptica del futuro más inmediato. La segunda, para seguir comiendo del pastel de la alta definición en formato físico y recuperar así las pérdidas que ha generado su HD DVD.

¿Pero de verdad desea el público mayoritario volver a comprar películas en formato físico?

Nuevas rutas de distribución
Productos como Apple TV 2 demuestran que existen otras vías para disfrutar de contenido audiovisual tanto en definición estándar como en HD.

Hasta ahora, el éxito de estos nuevos productos y servicios ha sido relativo, pero las nuevas tecnologías de transmisión de datos y las conexiones de banda ancha están facilitando su implantación en el mercado. En algunos países, de hecho, ya es posible comprar o alquilar una película en alta definición sin tener que levantarse del sofá del salón.

No obstante, el éxito de estas nuevas formas de ver cine dependerá de la infraestructura del país por lo que respecta a redes, conexiones, economía y apoyo de las empresas. Y sin embargo, dependerá también de la aceptación del usuario, que al fin y al cabo es quien adquiere el producto previo pago y consigue que éste triunfe o fracase.

Como ejemplo, en el año 2003, cuando el DVD parecía ser la única y mejor forma de ver cine en casa, en países como Tailandia seguía triunfando el VCD como forma más habitual de ver una película de Hollywood en el comedor. ¿Razones? Los menores costes de producción, la facilidad de pirateo y un largo etcétera.

Así pues, lo que puede triunfar en un país puede estrellarse estrepitosamente en otro, y viceversa. Es insensato pensar y pretender que todos vayamos a comer de la misma zanahoria. Hoy en día sigue habiendo usuarios de tecnologías añejas como el VHS, los discos de vinilo o la bicicleta, a pesar de la existencia de nuevas tecnologías que las superan.

Es por eso que Sony no debería cantar victoria todavía en el terreno de la alta definición. Ha ganado la batalla contra el HD DVD, pero todavía le queda lidiar contra el DVD convencional y todas las nuevas vías de distribución que empiezan a asomar la cabeza.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Lanzado en España a finales de 2007 por 300 euros, el HD-EP30 puede encontrarse ya por poco más de 100 euros.

El DVD de toda la vida está firmemente asentado en millones de hogares de todo el mundo y muchos usuarios se mostrarán reticentes al cambio de formato. Además, para disfrutar de la alta definición hace falta también un televisor -o un proyector- HD Ready o Full HD.

Si al precio de los reproductores Blu-ray actuales le sumamos un televisor LCD de 42 pulgadas Full HD, un sistema de sonido 7.1 y varias películas a unos 30 euros de media, la cifra final es prohibitiva para la mayoría de ciudadanos de a pie.

Si bien es cierto que los primeros reproductores DVD que aparecieron a mediados de los noventa tenían precios desorbitados y ahora podemos encontrarlos por unos míseros 30 euros en cualquier centro comercial, es imposible que veamos algo parecido con el Blu-ray en los próximos meses. Y menos cuando el único rival que tenía se ha esfumado del mapa.

Por el momento, el único lugar en el que se verán rebajas ridículas será en el terreno del HD DVD.

Algunas páginas web ya venden los reproductores de Toshiba con ligeros cambios en el nombre. La función de reproducción HD DVD pasa a un segundo plano y se hace más hincapié en la capacidad de reescalado de discos DVD que en su aptitud para reproducir discos de alta definición.

Como estrategia no está nada mal. Insistimos en que comprar un reproductor HD DVD a un precio irrisorio con películas de regalo no nos parece algo tan descabellado.

La pregunta del millón
¿Cuántos miles de usuarios se habrán sentado frente a su reproductor HD DVD y habrán pensado qué pueden hacer con él ahora que su principal valedor lo ha abandonado cual perro viejo?

Se suele coger cariño a las cosas que cuestan dinero -obvio- y con las que uno ha disfrutado y se ha divertido. He aquí, pues, algunas ideas sobre qué hacer con el reproductor HD DVD durante los próximos meses.

Dejemos de lado la miríada de memeces que se pueden realizar con un reproductor HD DVD si lo vemos como un aparato inútil. No es el caso. Creemos que sigue teniendo varias utilidades y entre ellas no está la de servir de "sparring" para que lo trituremos y aplastemos a modo de terapia para paliar la agresividad. Quizás dentro de unos meses veamos las cosas de otra forma.

Para empezar, el usuario que disponga de un reproductor HD DVD y varias películas, podrá seguir disfrutando de ellas con una calidad excelente. A eso se le puede sumar la posibilidad de reescalar los DVD convencionales y seguir disfrutando decentemente de ellos, y uno siempre puede colocar el HD DVD en la habitación y afianzarse un flamante reproductor Blu-ray para el salón.

Además, aunque compañías como Warner Bros hayan decidido trabajar exclusivamente para Blu-ray, este salto no se hará efectivo de inmediato. Warner, sin ir más lejos, no dará el paso hasta el próximo mes de mayo, por lo que seguirá lanzando nuevos títulos hasta entonces.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Disfrutar de los títulos ya existentes en HD DVD y aprovechar el reescalado de los DVD convencionales es la mejor forma de rentabilizar -en la medida de lo posible- la inversión en el precozmente obsoleto proyecto de Toshiba.

El último éxito cinematográfico del actor Will Smith, "Soy Leyenda", saldrá tanto en formato Blu-ray como HD DVD (y DVD convencional, por supuesto) y su distribución correrá a cargo de Warner Bros, precisamente la compañía a la que muchos señalan como detonante del infarto súbito que ha sufrido el HD DVD.

Ya que el HD DVD tiene los días contados, los descuentos en películas serán enormes a partir de ahora. En algunas tiendas on-line ya aplican rebajas del 50% en la mayoría de los discos. Así pues, de momento es más económico comprar las versiones HD DVD de las películas si uno ya dispone de reproductor para este formato.

Los precavidos que adquirieron un reproductor híbrido (válido tanto para discos HD DVD como Blu-ray) podrán comprar películas HD DVD rebajadas hasta que finalice su distribución y luego pasarse al formato Blu-ray sin tener que desembolsar unos euros de más en la compra de un nuevo reproductor. LG ya ha confirmado que seguirá distribuyendo reproductores híbridos.

También existe la opción de convertir un disco HD DVD a Blu-ray mediante unos simples pasos y algo de software y hardware extra. Y en última instancia, cabe la posibilidad de visitar la página web Save HD DVD ("Salvemos el HD DVD") y estampar nuestra firma para que la abolición del formato de Toshiba sólo sea una pesadilla.

Descanse en paz
19 de febrero de 2008. La guerra de formatos de alta definición concluía hace apenas unos días.

Quizás habrá quien se pregunte por qué dos grandes compañías han estado peleando durante años por dominar el mercado de la alta definición cuando todas las grandes productoras y distribuidoras de contenido audiovisual podrían haberse puesto de acuerdo y abogar por un nuevo formato único que sustituyera al DVD convencional.

Si los miles de millones que se han invertido en semejante batalla, absurda y codiciosa, se hubieran destinado a crear un formato estándar, quizás ahora la inmensa mayoría de usuarios ya estaríamos disfrutando de la alta definición en casa a unos precios mucho más razonables.

Etiquetas
Artículos relacionados (36)
Actualidad
31 / MAR 2008
Prueba de producto
27 / FEB 2008
Actualidad
09 / ENE 2008
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar