• "No tenemos una imagen de marca como Sony"
  • "El 99% de las cámaras que fabrica Sanyo son para otras marcas"
Entrevista
PABLO HERRERA MARíN, DIRECTOR DEL COLECTIVO PILOTO

"Se pueden hacer verdaderas obras de arte grabando vídeo con la cámara de fotos"

 
31
MAR 2006

¿Un concurso de cortos grabados con la cámara de fotos? La convocatoria de la entidad barcelonesa Colectivo piloto para el primer festival de minimetrajes -piezas de vídeo de hasta tres minutos capturadas con una cámara fotográfica digital- disipa cualquier sombra de duda. Pablo Herrera Marín, director del colectivo, nos aclara que el festival nace con el afán de estimular la creatividad del respetable. La fecha límite para la entrega de los minimetrajes, de temática libre, es el próximo 28 de abril.

¿De dónde surge la idea de crear el concurso de minimetrajes?

La inquietud surge de la asociación Colectivo Piloto, que ve el concurso como una manera de incentivar un uso creativo y documental de la función de grabación de vídeo de las cámaras fotográficas.

Esta función ha quedado relegada a un simple añadido a la cámara de fotos, y la apreciación de la gente hacia ella es un poco intuitiva. Lo que estamos buscando es que esta función alcance a tener un uso creativo y artístico, igual que la función fotográfica.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El concurso tiene un marcado carácter social y dinamizador, por tanto.

Exactamente. Nosotros queremos sensibilizar sobre el uso y la influencia de las nuevas tecnologías, aportar nuevos caminos para el desarrollo de expresiones artísticas. En definitiva, queremos incentivar a la gente a hacer un uso más consciente, artístico y documental de este medio.

Nuestros objetivos son humildes, y no queremos limitar la participación a nadie, no queremos entrar a valorar lo que es o no es arte. No queremos que nos pase como a muchos colectivos más cinéfilos o profesionales, que cierran las puertas a muchos productos por no cumplir una serie de normas o convenciones.

El hecho de que las nuevas tecnologías estén cada vez más al alcance de la gente podría favorecer que grandes talentos con escasos medios encuentren una oportunidad en este concurso...

El objetivo aquí no es descubrir nuevos cineastas ni nada por el estilo. Esto es una actividad de carácter social. Lo más importante es la actitud ante la propuesta, más que el resultado artístico en sí.

Aunque no por eso descartamos la posibilidad de despertar algún talento videográfico que hasta ahora no se hubiera planteado grabar un corto por no tener, por ejemplo, cámara de vídeo.

¿A qué premios aspiran los participantes?

Habrá cuatro premios directamente relacionados con el objetivo del festival: premio a la mejor idea de minimetraje, valorando hilo narrativo, guión y mensaje; premio al mejor montaje, que es importante porque una posproducción exige normalmente un trabajo más premeditado; premio a la mejor utilización de recurso técnico, en función de las limitaciones del medio, y por último también hay una mención del público al mejor minimetraje.

El jurado estará compuesto por personas de reconocido prestigio, tanto en el campo audiovisual como en el fotográfico y el artístico.

¿Habéis recibido muchos trabajos desde la convocatoria?

Hemos recibido ya bastantes, aunque pensamos que el grueso de los trabajos irá llegando durante el último mes de plazo. La convocatoria por Internet ha funcionado muy bien, y el boca a boca, también.

¿Qué se hace con los trabajos presentados?

Los trabajos, en principio, pasan a formar parte de un archivo llamado "Función vídeo", que está gestionado por el Colectivo Piloto y tiene como objetivo difundir y dar a conocer los trabajos recibidos. Todo esto siempre sin ánimo de lucro y tanto dentro del territorio español como en el extranjero.

Pensamos que la difusión de estos minimetrajes puede ayudar a mejorar el nivel en próximas convocatorias, ya que desde la organización creemos que se pueden hacer verdaderas obras de arte en este formato.

Por ello, también hemos previsto un intercambio de material con algunos festivales europeos, como el Pocket Film de París, organizado por Nokia, o el festival MK2, dirigido por el cineasta francés Luc Besson. Queremos establecer una interrelación con otros colectivos que hagan cosas parecidas a la nuestra.

Hoy en día existen cámaras híbridas que ofrecen una resolución de vídeo de 640 x 480 píxeles -o más- y 30 fotogramas por segundo ¿No creéis que esto puede causar desequilibrios entre los trabajos presentados?

Sí, es cierto, pero por otro lado las características técnicas del aparato condicionan más que limitan el resultado final de cualquier trabajo audiovisual.

Yo, particularmente, tengo una cámara de 2 megapíxeles con 20 segundos de grabación máxima de vídeo; es decir, que si me planteara hacer un trabajo audiovisual con este dispositivo, los planos secuencia no podrían pasar de 20 segundos. Esto ya estaría condicionando mi relato.

¿Pensáis incluso que estas limitaciones técnicas puedan ser estimulantes para la creatividad?

Totalmente, y además condicionan una estética concreta. La pixelización de la imagen, por ejemplo, forma parte de la estética y de la idea también.

¿Se pueden presentar al concurso grabaciones hechas con el móvil?

En un principio, era únicamente con las cámaras fotográficas digitales. De todos modos, aceptamos trabajos en cualquier medio no profesional, con la idea de que en la próxima convocatoria añadiremos a las bases el uso de otros soportes, como las webcams.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar