Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Crónica

En la alfombra roja solo con un móvil: crónica del Festival de San Sebastián desde dentro

 
28
SEP 2015
Iker Morán | San Sebastián

Más de 20 años en Bilbao sin ir nunca al Festival de Cine de San Sebastián. Así que tal vez sea algo del karma o la justicia cósmica que el avión que me lleva de Barcelona a San Sebastián no pueda aterrizar en el pequeño aeropuerto de Hondarribia y acabe en la capital vizcaína. El mal tiempo también puede tener algo que ver.

Queríamos una Leica, por aquello del glamour y la alfombra roja. Pero como no pudo ser, en señal de protesta nos vamos sin cámara en la bolsa. O mejor dicho, con la cámara que usarán la inmensa mayoría de los curiosos y aficionados al cine que durante la semana pasada anduvieron cerca de la Concha: la de un móvil. Concretamente un Samsung S6 Edge+ que teníamos estos días entre manos.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De Leica a un móvil. No conocemos los grises: somos así de radicales. Por cierto, a quien le interese más la calidad de la cámara de este teléfono que nuestras batallitas puede ir directamente a la galería de fotos -sin retocar- que hemos sacado con él y ahorrarse esta crónica.

Sigue lloviendo en Donostia, como debe ser. Es temprano todavía, y aunque en nuestra agenda no hay margen para esperar a las estrellas a su llegada al María Cristina, tenemos un plan mucho mejor: hemos quedado con uno de los jurados de esta edición. Su acreditación de color rojo seguro que nos abre muchas puertas, porque a falta de tiempo para ver las decenas de películas presentadas y poner cara de críticos intensos, queremos ver el festival desde dentro.

festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

“La industria está en el Museo de San Telmo”, nos cuenta Rubén López Pulido. “La industria” es como llama la gente del mundo del cine a su sector, así que empezamos a usarlo desde ese momento para hacernos pasar por entendidos.

Además de una auténtica enciclopedia cinéfila, es director de comunicación de la Agencia Española de Cooperación Internacional, que este año ha estado presente en el festival con el Premio Cooperación Española. ¿Cómo es la vida de un jurado durante esta semana?, le preguntamos mientras tomamos un café en el espectacular museo. La nuestra no es la única reunión, porque ese espacio está pensado para que directores, productoras, distribuidoras y organismos públicos hablen de sus cosas. Es “la industria”, esa parte que no se ve en los festivales pero que en realidad es su motor y razón de ser.

festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Cada jurado tiene que ver las películas de la sección que entran en concurso –nos explica- y reunirse con los otros miembros del jurado para ir deliberando. Entre tres y cuatro películas al día, en su caso iberoaméricanas de la Sección Oficial, Nuevos Directores y Horizontes Latinos, que son las que optan al citado Premio de Cooperación Española, dotado con 15.000 euros.

La película 'La tierra y la sombra', de César Augusto Acevedo, resultó ser la ganadora, pero, claro, en aquel momento todavía no lo sabíamos. Nos recomienda a la argentina “Paulina” y confiesa que “El Rey de la Habana” no le ha convencido demasiado. Si a alguno de los jurados le vence el sueño en la proyección –una sala oscura después de comer es siempre peligrosa- o quiere volver a verla, durante esos días tienen un acceso on-line para verlas cómodamente desde el ordenador. Seguro que todos estamos pensando en lo mismo, pero no, no tengo esos códigos.

festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Caminamos hacia el Kursaal, sede del festival, para hacer la típica foto desde el otro lado del río. López Pulido ha compartido unas cuantas horas con José Luis Rebordinos, director del Festival desde hace siete años, y hay anécdotas suficientes sobre estrellas, organización y problemas de última hora como para hacerse una idea de lo que es manejar un evento con un presupuesto de 7,5 millones de euros que convierte una ciudad pequeña como esta en el epicentro del mundo del cine.

Es posiblemente una de las cosas que más sorprenden al llegar por primera vez: toda la ciudad está volcada en el festival, y quien más quien menos aprovecha para ver alguna de las muchas películas que se proyectan. Las entradas vuelan y las colas –las sesiones no son numeradas- son el paisaje típico de tarde. En las primeras de la mañana hay más críticos y profesionales, aunque no falta público, puesto que la ocupación media supera el 90% y las 57.000 entradas no tardan en agotarse.

festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Cuadrar los más de 600 pases de los 220 filmes que se proyectan no es fácil, intuimos ante un cuadro con los horarios de las películas en cada sala a lo largo de la semana. Nos lo confirma Cristina Barco, directora de marketing del festival y con quien recorremos las instalaciones del Kursaal. La sala de prensa, la zona VIP, las escaleras por donde salen actores y directores tras las sesiones y donde –si todo ha salido bien- puede que el público les espere para ovacionarles.

Es jueves, se acerca el último fin de semana y va a la carrera. Unas 700 personas trabajan durante estos días para que todo salga perfecto. El resto del año, el festival ocupa a dos decenas de personas que, por cierto, dentro de pocos días ya empezarán a trazar los planes para la edición número 64.

festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Ni en el Kursaal ni en San Telmo vemos rastro de algo relacionado con la parte tecnológica de este mundo. Tampoco en la lista de patrocinadores ni en los espacios reservados para la industria ninguna de las marcas dedicadas al mundo del cine aprovecha para presumir de sus últimos equipos. No es este el tipo de feria o festival que frecuentamos, está claro.

Pisamos, eso sí, la alfombra roja, aunque eso no es nada exclusivo. Este es un festival de público –apunta Barco-, y a diferencia de muchos otros, aquí cualquiera pueda entrar a la sala por la alfombra roja si le hace ilusión. Cuando llega algún actor o alguien de la película, se corta unos minutos para que pasen y se hagan las fotos, y listo. Por la otra entrada, por cierto, siempre hay menos cola.

festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Y como no queremos irnos sin ver alguna estrella, nos colamos en la rueda de prensa de la película “Freeheld”, donde está Ellen Page. La caza de fotos y autógrafos de famosos es uno de los deportes favoritos durante estos días. Álex de la Iglesia y Raphael arrasaron, nos cuentan, y Almodóvar acaba de llegar.

Nuestra exigua lista de celebrities crece cuando nos cruzamos con Aitana Sánchez Gijón en el hotel y tras compartir mesa con Juana Acosta en la presentación del Atelier Nespresso, que nos ha traído hasta San Sebastián.

festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A la simpática actriz colombiana, por cierto, también le gusta fotografiar lo que come y compartirlo en Instagram. Eso que tenemos adelantado para cuando seamos estrellas de cine, pensamos mientras nos subimos al coche que nos recoge en el María Cristina para volver, y por un momento estamos tentados de saludar a la gente que mira por si somos alguien.

De momento vamos a ir repasando el archivo históricos de fotografías de las más de seis décadas de festival, para ver si se nos pega algo de todas las estrellas que han pasado por allí. Creo que necesitaremos volver el año próximo para seguir practicando.

festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
festival de san sebastián 2015
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar