• Hady Sy: "Por dentro somos todos iguales"
  • Paul Hansen: "Tardaré mucho tiempo en poder sobrellevar emocionalmente lo ...
Con texto fotográfico

"Estamos vivos y con esperanza" Fernando Moleres

 
Foto: Fernando Moleres
21
FEB 2013
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

Con su trabajo en las cárceles de Sierra Leona Fernando Moleres se hacía acreedor el pasado mes de diciembre del premio Tim Hetherington Grant. Es el último reconocimiento -pero no el único- para unas fotografías que muestran la dura realidad de la vida en presidio cuando se es demasiado joven y se está en manos de un sistema penitenciario y judicial infrahumano. Con un currículo que no cabe en una sola pantalla, Moleres ha llevado más allá su labor fotoperiodística creando Free Minor Africa, una ONG dedicada a asistir a los reclusos de ese país africano que, tras haber cometido una falta menor, pueden permanecer años encerrados en unas condiciones deplorables mientras esperan ser juzgados.

Fernando Moleres

Tomé esta foto con una cámara de plástico de usar y tirar, de esas de 6 euros que tienen el rollo de película incorporado. Utilizo cámara digital, pero esa tarde llovía mucho y estaba disparando bajo la lluvia, completamente mojado, así que utilicé estas cámaras que ya había utilizado en la Tomatina.

Era la segunda vez que fotografiaba dentro de la cárcel de Pademba, en Sierra Leona [más concretamente en su capital, Freetown]. La primera vez fue en la época seca y casi siempre fotografié en el interior de la cárcel. Por eso decidí volver en la época de lluvias para fotografiar en el exterior y unir ambas atmósferas.

La situación era para mí muy relajada. A estas alturas de mi trabajo en la cárcel me sentía con total tranquilidad para fotografiar. Ahí no hay agua corriente ni para lavarse... a no ser que la pagues, un 'lujazo'. Por eso la época de lluvias es un gran momento para los presos.

Me solía acompañar un preso que hablaba buen inglés, pero claro... en ese momento él no se quería mojar. Excepto el primer día, nunca me acompañó un guardia, cosa que agradecí. Podía moverme con total libertad hasta que los encerraban en las celdas y yo tenía que salir de la prisión.

A esta escena en el patio fue llegar y disparar. Vi a este grupo bañándose y corrí hacia ellos para hacer la foto que andaba buscando: el momento en que los presos se duchan aprovechando la lluvia. Cuando llovía muy fuerte salía de los pabellones porque sabía que algunos presos aprovechaban para bañarse.

Sentí que el momento era bueno para expresar una escena que puede hacer que el espectador interprete la foto, y esto gusta mucho a los fotógrafos. Lo que no sabía era si la imagen se había hecho porque era una cámara muy mala que se atascaba y yo apenas podía ver por el visor bajo la lluvia.

Estoy satisfecho de haber podido hacer esta foto, que para mí tiene esta lectura: aun estando encerrados y 'golpeados' por un sistema judicial y penal terrible, estamos vivos y con esperanza. La vida no se acaba aquí.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar