• Francis Pérez: "Es una foto soñada"
  • Patrick Smith: “Se convirtió en una de mis fotos favoritas nada más verla”
Con texto fotográfico

"Son las víctimas ideales" Fabio Cuttica

 
Foto: Fabio Cuttica
6
FEB 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

México, larguísima travesía para muchos latinoamericanos que intentan cruzar ilegalmente su frontera con Estados Unidos. El fotoperiodista italiano Fabio Cuttica lleva tres años siguiendo de cerca a varios de estos grupos que intentan atravesar el país de sur a norte. Afincado desde hace años en América Latina, el de Contrasto relata un duro viaje de inmigrantes que viajan la mayor de las veces como polizontes en lo alto de un tren y expuestos a no pocos peligros. El más temido de ellos, el secuestro por parte de cárteles como los Zetas, que en ocasiones acaban matándolos tras cobrarles a sus familias un precio por el rescate. Esta imagen forma parte del trabajo con el que el italiano se ha alzado como primer finalista en la última edición del Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña.

Fabio Cuttica

Esta foto forma parte de un proyecto que se llama ‘Dark Passage’, un trabajo a largo plazo sobre el tránsito de migrantes -en su mayoría centroamericanos- a través de México para llegar a Estados Unidos. Me centré al principio en la frontera sur del país, la puerta de ingreso para miles de migrantes, recorriendo con ellos las rutas hacia el norte. La mayoría de ellos, por cuestiones económicas y de seguridad, utilizan estos trenes de carga a los que llaman ‘la Bestia’. Viajan encima de ellos como polizontes, lo que puede tomarles hasta dos o tres semanas porque hacen varios trayectos.

Trabajé con los albergues de migrantes, unos lugares donde ellos están seguros y reciben comida, curas y atención legal durante el viaje, y así me fui desplazando de sur a norte. También me vinculé con organizaciones humanitarias como Movimiento Migrante Mesoamericano, que han dado visibilidad a mi trabajo.

A mediados de 2010 surgió la noticia de que se habían encontrado 72 cadáveres y se supo que eran migrantes. Habían sido asesinados. De ahí me surgió la curiosidad por saber más y entender qué pasa durante este viaje, cuáles son los peligros y las dificultades que atraviesan estas personas. ¿Por qué mataron a migrantes durante esta odisea?

"En 2011 se calcula que alrededor de 11.000 migrantes habían sido secuestrados, y el número de desaparecidos en los últimos 30 años en México es de unos 70.000"

El problema está en las mafias, que los secuestran y los matan. ¿Dónde está la ganancia? Pues parece que en México el crimen organizado y sobre todo los Zetas, que son los que más actúan en la frontera sur en Chiapas, Oaxaca y Veracruz, alcanzan beneficios por valor de 25 millones de dólares.

A veces suben al tren unos 100 migrantes. Estas organizaciones, con la colaboración del Estado, cuentan con personas que dan el aviso. Entonces bloquean el tren, se suben armados a él y se llevan a los migrantes. Luego les piden un número de teléfono –de su país de origen o de Estados Unidos- y llaman pidiendo entre 500 y 2.500 dólares por el retenido. Cuando reciben el dinero, si les va bien, lo liberan, pero en ocasiones lo matan.

Estas víctimas son invisibles, no existen. Para el Estado mexicano son ilegales y no tienen ningún tipo de reconocimiento. De hecho son perseguidos por las autoridades. Y de alguna manera, para los Estados de donde provienen -El Salvador, Nicaragua, Guatemala y Honduras, sobre todo- también son personas que no tienen ningún tipo de identificación. Son las víctimas ideales. En 2011 se calcula que alrededor de 11.000 migrantes habían sido secuestrados, y el número de desaparecidos en los últimos 30 años en territorio mexicano es de unos 70.000.

Esta foto la hice en uno de los últimos viajes sobre el tren entre Ciudad de México e Irapuato. Éramos pocos porque en el norte hay menos controles y los migrantes que han podido ahorrar algo de dinero hacen el resto del viaje por carretera. Viajamos prácticamente toda la noche, con mucho frío. De madrugada, poco antes de llegar al destino, hice esta foto para mostrar cómo la gente tiene que taparse con lo que tiene, bien sea una chaqueta térmica o un saco de dormir. De hecho viajan con una mochila con dos o tres cosas y lo que consiguen por ahí. Me impresionó mucho ver a esta persona allí tapándose y cubriéndose del frío.

Todos quieren llegar a Estados Unidos, pero en el tren eso puede cambiar. El tren es para los que tienen menos dinero, y su dinámica es llegar hasta Ciudad de México e Irapuato para encontrar a alguien allí que les lleve hasta la frontera norte. También intentan ahorrar dinero para que, en el brinco final, les quede algo para pagar a un coyote que les ayude a cruzar la frontera. Algunos cobran por hacer la última parte del recorrido, otros les acompañan en el viaje desde el país de origen.

Los coyotes suelen ser personas reconocidas por las propias familias, que cuentan con uno de confianza, aunque es una figura que encierra cierto riesgo: algunos abandonan a los migrantes en mitad del camino y otros trabajan directamente con el crimen organizado.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar