• WD My Cloud EX4100: un salvavidas para profesionales de la imagen
  • Lowepro Pro Messenger: una bolsa fotográfica para usar incluso sin cámaras
Me lo pido

Eyefi Mobi Pro: movilidad para profesionales

12

El envío selectivo de fotos y la transferencia de archivos RAW constituyen un potente reclamo para los fotógrafos profesionales

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
6
MAY 2015
Texto y fotos: Eduardo Parra

Sin duda las tarjetas SD dotadas con Wi-Fi que vieron la luz allá por 2007 de la mano de Eyefi (por aquel entonces Eye-Fi) supusieron un punto de inflexión en cuanto a conectividad en el mundo de la fotografía. Primero en solitario y llegando con cuentagotas a países como España, luego de la mano de SanDisk y después nuevamente en solitario, las tarjetas Eyefi han dado pie a una pequeña revolución para los fotógrafos deseosos de poder combinar dos herramientas predestinadas a converger: la cámara y el teléfono móvil.

Y es que aunque vivimos en una sociedad plenamente conectada, el número de cámaras digitales dotadas de transmisión sin cables (exceptuando las que viven en un teléfono, claro está) es todavía hoy muy reducido.

La última hornada de productos Eyefi se distribuye englobada en la gama Mobi, y su primera tarjeta, la Eyefi Mobi, no acabó de convencer a los fotógrafos profesionales -a quienes no iba destinada- por el simple hecho de que descargaba todas las fotos que se tomaban. Esta curiosa característica, sumada a la extrema facilidad con que la tarjeta se emparejaba al teléfono -un proceso muy farragoso en las versiones anteriores- sí fue del agrado de los fotógrafos esporádicos que gustan de compartir las fotos de las vacaciones rápidamente. A fin de cuentas, aquella tarjeta estaba pensada para ellos.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Menús de ajuste de la aplicación de Eyefi.

Con la llegada de la Eyefi Mobi Pro la compañía no esconde su target y apunta directamente al segmento avanzado y profesional. Una tarjeta que, por ahora, se comercializa en una única capacidad (32 GB) y que ya por su propia construcción, más sólida al tacto, apunta a que no es un simple apaño del modelo anterior.

Adscrita al protocolo de Clase 10 (con una velocidad mínima de escritura, por tanto, de 10 MB por segundo), la Eyefi Mobi Pro no solo soporta la transmisión selectiva de archivos (función que curiosamente viene desactivada por defecto), sino que permite también el envío de archivos RAW (unos 30 segundos por foto, aunque depende del peso) directamente de la cámara al dispositivo que estemos utilizando.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Recepción de fotos en curso (a la izquierda) e información detallada de una de ellas.

La tarjeta se controla mediante una aplicación específicamente diseñada, diferente a la que hacía funcionar a las tarjetas más antiguas y que puede generar conflictos con ella (Eyefi, de hecho, recomienda desinstalar la app anterior). Además, se sirve de una aplicación para ordenador (Windows y Mac) que es imprescindible para la configuración de la tarjeta.

Todo este software permite no solo la descarga de las fotos al dispositivo móvil, sino también al ordenador personal, además de la sincronización de todos los dispositivos que tengamos, Así, una vez enviadas las fotos a un primer dispositivo estas se copian automáticamente al resto.

Junto a la tarjeta se incluye un lector específico (las Eyefi a veces no se llevan bien con lectores que no están diseñados para ellas) y una suscripción de un año a Eyefi Cloud, el almacenamiento en la nube de la compañía. Lo que no se suministra de serie es un manual detallado (y lo cierto es que nos costó un poco averiguar cómo se activaba eso de la transmisión selectiva).

La Eyefi Mobi Pro de 32 GB puede encontrarse en algunos comercios on-line por poco más de 80 euros.

En Me lo pido el equipo de Quesabesde recomienda gadgets y accesorios curiosos o interesantes que han pasado por nuestras oficinas

12
Comentarios
Cargando comentarios