• Koudelka y la cámara como bandera
  • El lenguaje corporal de Rafael Navarro
Agenda fotográfica

Wildlife Photographer of the Year: la mejor fotografía de naturaleza llega a Madrid

 
Foto: Zsolt Kudich (Wildlife Photographer of the Year)
10
DIC 2015
Eduardo Parra | Madrid

La exposición de los premios Wildlife Photographer of the Year ha viajado de Londres a Madrid para mostrar a todos los visitantes la colección proveniente del certamen de fotografía de naturaleza más importante del mundo. Y nada mejor para conocer con detalle qué hay detrás de las espectaculares imágenes expuestas que una visita guiada de la mano de uno de los ganadores de esta edición.

Así, bajo la batuta del fotógrafo italiano afincado en España Ugo Mellone, pudimos disfrutar hace unos días de una pormenorizada explicación de cada una de las fotos seleccionadas por el jurado de estos galardones auspiciados por el Museo de Historia Natural de Londres y la BBC. Una visita que sirvió para dejar claro que para poder apreciar una imagen al máximo hay que conocer los pequeños detalles que la hacen grande.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
El fotógrafo Ugo Mellone durante su presentación. La muestra permanecerá abierta hasta el próximo 10 de enero en el Colegio de Arquitectos de Madrid. El precio de la entrada es de 4 euros (gratis para los menores de 13 años).

Según Mellone, si bien todas las fotografías ganadoras tienen una técnica excepcional, es igualmente importante que haya una historia detrás que la sustente. Así, la foto ganadora del canadiense Don Gutoski en la que un zorro rojo devora los restos de un zorro blanco revela cómo el cambio climático ha forzado al primero -en búsqueda de zonas más frías- a cohabitar con el segundo, entrando ambas razas en conflicto. “Es sin duda la mejor foto”, sentencia Mellone. “No solo por la técnica, sino por toda la historia que tiene.”

Cualquier otra de las fotos finalistas o ganadoras de las distintas categorías del concurso tiene obviamente su mérito. Por ejemplo, en la imagen “Paz escarpada”, de Floris van Breugel, el ave situada sobre el árbol es lo que aporta ese punto extra que la hace extraordinaria. “Puede que haya fotos similares del mismo lugar, pero no creo que tengan el pájaro allí”, defiende Mellone.

wildlife photographer of the year
Foto: Don Gutoski (Wildlife Photographer of the Year)
wildlife photographer of the year
Foto: Floris van Breugel (Wildlife Photographer of the Year)
wildlife photographer of the year
Foto: Marcus Westberg (Wildlife Photographer of the Year)

Algo similar ocurre con la imagen del simio asistido en una clínica veterinaria, obra de Marcus Westberg: “La foto es excepcional por el compañero del gorila subido a la ventana, mirando lo que allí ocurre.” Fotos similares a esta las habrá a decenas, pero pocas o ninguna con tan oportuno visitante.

Todas las fotos ganadoras tienen una técnica excepcional, pero también hay una historia detrás que la sustenta

La muestra cuenta con el centenar de fotografías seleccionadas por el jurado de estos premios entre las más de 42.000 presentadas. Y más allá de su excepcional calidad, si por algo destaca también este certamen es por lo diverso del material utilizado por sus participantes.

Así, mientras que en otros concursos de corte más periodístico la mayor parte del equipo fotográfico empleado es de gama profesional, en el Wildlife Photographer of the Year las cámaras de muy altos vuelos como la EOS-1D X de Canon se mezclan con compactas más mundanas de Olympus, flashes Yongnuo y múltiples accesorios artesanales diseñados por los propios fotógrafos, como unos extensores que posibilitan iluminar la cola de una ballena con flashes o un dispositivo que permite cambiar el diafragma de un objetivo durante la obturación.

wildlife photographer of the year
Foto: Andrey Gudkov (Wildlife Photographer of the Year)
wildlife photographer of the year
Foto: Thomas P. Peschak (Wildlife Photographer of the Year)
wildlife photographer of the year
Foto: Fabien Michenet (Wildlife Photographer of the Year)

Pero no todo es técnica ni herramientas. Mellone explica que en muchas ocasiones lograr la foto es cuestión de paciencia y de muchas horas en algún hide, esa suerte de tienda de campaña que se camufla con el entorno, mientras que en otras tomas el quid de la cuestión es poder disponer de una potente ráfaga o del objetivo adecuado. En el caso de su foto ganadora, que inmortaliza a una mariposa atrapada entre lascas de sal, fue cuestión de suerte y de mirar hacia abajo.

Es el ingenio y sobre todo los conocimientos lo que permite lograr las mejores fotografías. Muchos de los autores finalistas del Wildlife Photographer of the Year tienen estudios relacionados con las ciencias naturales. La categoría de fotos para jóvenes de hasta 17 años, sin embargo, demuestra que no es necesario tenerlos para capturar imágenes que poco o nada tienen que envidiar a las de los adultos.

Foto: Ugo Mellone (Wildlife Photographer of the Year)
wildlife photographer of the year
Foto: Carlos Pérez Naval (Wildlife Photographer of the Year)
Foto: Francisco Mingorance (Wildlife Photographer of the Year)

En esta edición la presencia española ha sido bastante abultada. Así, entre los nombres españoles se encuentran –entre otros- Daniel Beltrá o Francisco Mingorance, ambos con una larga trayectoria a sus espaldas; los hermanos Marc y Laura Albiac, o el jovencísimo Carlos Pérez Naval, que ya deslumbró el pasado año con su alacrán al sol.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar