• Buitres
  • Endiosados
OpiniónEnfoque diferencial

Sin noticias de Leibovitz

 
22
JUN 2009

Con restricciones para todos los informadores, vigilantes de seguridad detrás de cada uno de los reporteros y un estricto control de acceso que dejó en la calle a más de un periodista. Así de asfixiante fue la presentación la semana pasada de la que se supone es la exposición estrella de PHotoEspaña, la de Annie Leibovitz.

Quien escribe asistió a la presentación de prensa de la colección, como no podía ser de otra forma. De hecho, este medio ha publicado desde el pasado 2 de junio once crónicas sobre las muestras que pueden visitarse estos días en Madrid dentro del marco de PHotoEspaña, ilustradas cada una de ellas con fotografías tanto de cosecha propia -las del recinto de la exposición- como del autor homenajeado.

Pero un contratiempo ha impedido a este reportero informar a los más de 500.000 lectores mensuales de QUESABESDE.COM sobre la exposición de la afamada fotógrafa norteamericana.

El despropósito de la organización, alguna amenaza de denuncia y las ridículas condiciones impuestas a los fotógrafos que cubrieron la presentación de prensa nos llevaron a abstenernos de publicar la preceptiva crónica y no informar de una exposición que apenas pudimos ver. Empecemos por el principio.

Un contratiempo nos ha impedido informar sobre la exposición de Annie Leibovitz en PHotoEspaña

La exposición "Vida de una fotógrafa 1990-2005" de Annie Leibovitz se inauguraba el pasado jueves. Lo sabíamos desde hacía semanas, y la fecha estaba marcada en rojo en todos los calendarios de los medios especializados. Leibovitz es una fotógrafa que parece no ser capaz de hacer una mala foto ni a propósito, por lo que la cita con sus tomas era ineludible.

Para nuestra sorpresa, el departamento de prensa de PHotoEspaña no remitió durante esta semana convocatoria alguna a los medios (al menos a QUESABESDE.COM, a pesar de la profusa cobertura que está haciendo de este festival). Quien firma este artículo se enteró de la presentación por los teletipos de las agencias de noticias.

Acreditado este fotoperiodista por PHotoEspaña y con la credencial amarilla colgada del cuello, nos personamos en la sala de exposiciones Alcalá 31 un buen rato antes de la hora indicada para así poder sacar fotografías de la exposición con tranquilidad. Es ésta una rutina profesional que se sigue en todo tipo de exposiciones, de cualquier arte y en cualquier rincón, desde la más humilde galería de barrio hasta las más fastuosas muestras del Museo del Prado.

Y lo hicimos. Entramos sin muchas pegas y fotografiamos una pequeña parte de la colección durante unos 45 segundos, justo antes de que nos interrumpieran los agentes de seguridad para indicarnos que la fotografía de Leibovitz que pretendíamos fotografiar no se podía -precisamente- fotografiar.

Pasamos a otra sala anexa, y exactamente lo mismo: no estaba permitido sacar fotos. No muy lejos, un redactor de una televisión se esforzaba por convencer a su sombra uniformada que para grabar su pieza tenía que colocarse en algún sitio y que las fotos de fondo -las de Leibovitz- apenas se iban a ver.

Antes de poder reaccionar, se nos aproximaron tres miembros del departamento de prensa de la Vicepresidencia de la Comunidad de Madrid -nada que ver con la organización de PHotoEspaña- para indicarnos que sólo se podían sacar determinadas fotos. Y con condiciones.

Las condiciones impuestas a los medios rozan lo paranoico en un mundo globalizado, digital y sin fronteras para la información

Las condiciones, lejos de ser lógicas para preservar ciertos derechos de autor, rozan lo paranoico en un mundo globalizado, digital y sin fronteras para la información.

Según nos comentaron, las fotos obtenidas en esta muestra sólo se pueden usar en publicaciones dentro de España (¿sabrá esta gente que, como dijo cierto personaje de color amarillo, Internet ya está hasta en los ordenadores?), la organización sólo puede distribuir a los medios tres fotografías oficiales (previa petición) y éstas no pueden ocupar más de tres páginas en la publicación (otro desplante conceptual a la mayoría de medios digitales).

A la hora de solicitar esas tres fotos, también hay que ir con pies de plomo: si sólo se pide una, ha de ser forzosamente material de la parte de la exposición dedicada a la vida de la autora, es decir, nada de retratos de Brad Pitt ni Nicole Kidman, dos de las celebridades que han posado para Leibovitz. Si se piden tres, la segunda puede ser un trabajo profesional, y la tercera, casi como si fuera una bonificación, un retrato de la artista.

Tras invitarnos a volver más tarde -de forma muy educada- y asegurarnos que en la visita guiada podríamos hacer todas las fotos que quisiéramos, volvimos. Pero, sorprendentemente, no nos permitieron acceder a la exposición por no estar en la lista de la Vicepresidencia y Consejería de Cultura y Deporte de la Comunidad de Madrid. Lista, por otra parte, que nadie esgrimió en nuestra visita previa.

El "simple" hecho de tener una credencial de prensa de PHotoEspaña no nos sirvió para nada. No pudimos volver a entrar y nos fue imposible -entre otras cosas- charlar con la fotógrafa.

Y así nos volvimos, con un par de fotos salvables en la tarjeta y una velada amenaza de que, si las publicábamos, nos iban a denunciar.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

Artículos relacionados (13)
Agenda fotográfica
19 / AGO 2009
OpiniónEnfoque diferencial
27 / JUL 2009
Agenda fotográfica
23 / JUL 2009
Agenda fotográfica
20 / JUL 2009
Agenda fotográfica
13 / JUL 2009
Agenda fotográfica
10 / JUL 2009
Agenda fotográfica
07 / JUL 2009
Agenda fotográfica
01 / JUL 2009
Agenda fotográfica
30 / JUN 2009
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar