• "Resiliencia": la sociedad que resurge de sus cenizas
  • El contexto adecuado de Sara Ramo
Agenda fotográfica

Michael Ruetz y los maravillosos años 60

 
30
JUN 2009
Eduardo Parra   |  Madrid

Queda lejos en el tiempo, pero la fotografía refresca nuestra memoria. Michael Ruetz recoge en la colección "1968. Tiempos incómodos" su visión de lo que fue una época de revolución y cambio. Una visión ajena al movimiento, externa, distante e imparcial, pero no por ello aséptica ni insensible. Tras pasar por el Instituto Goethe de Barcelona, los tiempos incómodos hacen un alto en Madrid de la mano de PHotoEspaña.

Apenas rozando la mayoría de edad, el berlinés Michael Ruetz capturó con su cámara la rebelión y la rabia contenida -o no- de un movimiento estudiantil que cambió el mundo, así como de los efectos colaterales que tras él surgieron.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Su muestra "1968. Tiempos incómodos" recoge las mejores imágenes de aquellos tiempos. Organizada por PHotoEspaña y el Instituto Goethe, puede verse en la sede madrileña de esta última institución hasta el próximo 24 de julio.

Foto: Michael Ruetz
Foto: Michael Ruetz

Estudiante de Filología Japonesa -nada menos- y Periodismo, Ruetz fue miembro de la redacción de Stern para, tras un largo periodo como free lance, hacerse con una cátedra de la Universidad de Bellas Artes de Braunscheweig.

Más que un fotoperiodista
Ruetz siempre fue un fotógrafo de prensa, pero al mismo tiempo se distinguía de ellos. No era un fotógrafo de gatillo fácil ni un reportero de llegar y disparar. Comprendía la escena, el frente y el trasfondo, capturando sus imágenes justo en el momento oportuno.

Foto: Michael Ruetz

Sus escenas no son todas momentos tensos: también hay instantes de relax cargados de simbolismo y momentos de pausa llenos de pasión. En eso Ruetz era un maestro, siempre apretando el botón cuando había que hacerlo.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Las tomas de Ruetz, que ocupan una sala y tres rellanos de escalera -peculiar forma de ordenar una exposición fotográfica- no son de las que necesiten de un pie de foto para comprenderse.

Foto: Michael Ruetz

La habilidad del germano para convertirse en un ojo ajeno a la acción, casi invisible -muchas veces usando trípodes y cámaras de formato mayor que el 35 milímetros-, le ha valido para granjearse una reputación de testigo de la historia y notario del tiempo con un trabajo -dicen los que más saben- que ya es arte.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (21)
Agenda fotográfica
19 / AGO 2009
OpiniónEnfoque diferencial
27 / JUL 2009
Agenda fotográfica
23 / JUL 2009
Agenda fotográfica
20 / JUL 2009
Agenda fotográfica
13 / JUL 2009
Agenda fotográfica
10 / JUL 2009
Agenda fotográfica
07 / JUL 2009
OpiniónEnfoque diferencial
22 / JUN 2009
Agenda fotográfica
18 / JUN 2009
Agenda fotográfica
17 / JUN 2009
Agenda fotográfica
15 / JUN 2009
Agenda fotográfica
09 / JUN 2009
Agenda fotográfica
08 / JUN 2009
Agenda fotográfica
04 / JUN 2009
Agenda fotográfica
03 / JUN 2009
Agenda fotográfica
02 / JUN 2009
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar