• Pierre Gonnord, el escrutador de almas, pasa por Madrid
  • Las otras miradas de Carlos Saura se exponen en Madrid
Agenda fotográfica

"Fotógrafos de la Naturaleza 2010": una muestra salpicada por la polémica

 
5
FEB 2010
Redacción   |  San Sebastián

La exposición itinerante de los prestigiosos premios Veolia Environment Wildlife BBC recalaba a mediados de enero en Donostia con el nombre "Fotógrafos de la Naturaleza 2010". Entre las magníficas instantáneas que cuelgan de las paredes de las Salas Boulevard de Kutxa, una de indeleble y no menos espectacular: la del lobo supuestamente amaestrado de José Luis Rodríguez.

El Wildlife Photographer of the Year no es un galardón cualquiera. Organizado por el Museo de Historia Natural de Londres y la publicación BBC Wildlife Magazine y con más de 46 años de historia, viene a ser como el Pulitzer de fotografía de naturaleza. Ganarlo, por tanto, supone llevarse el reconocimiento a nivel mundial en un género tan complejo como éste.

Foto: Nómada (Quesabesde)

Desde el pasado día 13 de enero y hasta este próximo 14 de febrero, la exposición itinerante "Fotógrafos de la Naturaleza 2010", que recoge las fotos premiadas y con menciones especiales de este certamen, puede verse en Donostia.

Foto: Lee Slabber
Foto: Lorenz Andreas Fischer

Las fotos exhibidas han sido seleccionadas entre más de 43.000 imágenes procedentes de 94 países, y están clasificadas por modalidades: "retrato", "tierras vírgenes", "otros animales", "mundo submarino", "forma y composición", etcétera.

Foto: Nómada (Quesabesde)

En lugar destacado puede verse la ya famosa toma de José Luis Rodríguez titulada "El lobo de los cuentos", en la que un lobo salta un tosco cercado de madera en plena oscuridad.

Inicialmente elegida como ganadora de esta edición, la instantánea fue finalmente descalificada y el premio le fue retirado al fotógrafo español por considerar el jurado -tras consultar con naturalistas especializados pero sin obtener pruebas concluyentes- que el lobo estaba amaestrado. Las bases del concurso, en este sentido, son elocuentes.

Foto: Nómada (Quesabesde)
La imagen inicialmente premiada de Rodríguez puede verse -quizás por última vez en esta exposición itinerante- expuesta en Donostia.

El autor afirma que el lugar donde se capturó la imagen fue Ávila. Sin embargo, existen serias sospechas de que la toma se realizó en una zona especial para rodajes situada en la reserva de lobos de la Cañada Real, en la que Rodríguez es colaborador profesional.

A la derecha de la foto un pequeño letrero reza: "Los organizadores del premio Wildlife han descalificado esta foto, inicialmente premiada, por tratarse de un lobo adiestrado". Probablemente será retirada y no volverá a ser expuesta, tal como anunciaron en su momento los organizadores del certamen.

La polémica está servida, pero ello no impide disfrutar de otras imágenes igualmente extraordinarias, como ese "Choque de escribanos", del británico Fergus Gill y que ha merecido el "Young Wildlife Photografer of the Year", nada menos que la máxima recompensa en la categoría de jóvenes fotógrafos.

Foto: Fergus Gill

Mención aparte merece la española Ana Retamero, ganadora en la categoría "Elogio de las plantas" con una imagen de una cabeza floral del género Tragopogon realizada en Jerez de la Frontera. El sobrecogedor milano real de Javi Montes tampoco pasa desapercibido a ojos del visitante.

Foto: Ana Retamero
Foto: Javi Montes

Junto a cada una de las imágenes que cuelgan de las paredes de las Salas Boulevard de Kutxa, una indicación con los datos técnicos de la toma y la cámara con la que se hizo. Llama la atención, en este sentido, que una de las más utilizadas sea la Canon EOS-1D Mark III, un modelo muy cuestionado por sus problemas de enfoque.

Foto: Joe McDonald

Como era de esperar, los grandes teles ganan por goleada: 300, 500 y 600 milímetros, básicamente, herramientas indispensables para "cazar" a los huidizos animales salvajes que aparecen inmortalizados en estas imágenes.

Foto: Nómada (Quesabesde)

En este sentido, sorprende la toma "Cría en el agua" del canadiense Paul Nicklen, que se valió de un 16-35 mm f2.8. ¿Cómo pudo acercarse tanto sin ahuyentar a la cría de elefante marino y sin que su madre le echara un bocado a la cámara?

Foto: Paul Niclken (National Geographic)

Macros de insectos cabalgando sobre gotas de agua, delicadas especies de plantas, reptiles devorándose, felinos al acecho, paisajes nevados, selvas, imágenes de lugares inhóspitos como la Antártida... El virtuosismo de estos fotógrafos está más que probado.

Foto: Daisy Gilardini

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar