• Carlos Garaicoa: historia de un crítico soñador
  • La otra Barcelona de Lluís Bussé
Agenda fotográfica

"Mirar y pensar Balenciaga": lecciones de moda y fotografía

 
17
AGO 2012
Eduardo Parra   |  Madrid

El Museo del Traje de Madrid acoge estos días una exposición que podría considerarse de doble autoría. Cristóbal Balenciaga, el ya difunto maestro de maestros de la moda española, aporta sus diseños de alta costura para que el fotógrafo Manuel Outumuro los inmortalice. El resultado es una lección de fotografía donde la ausencia de modelos humanos no es impedimento para que los vestidos cobren vida.

Cuando un fotógrafo se encuentra en la encrucijada de si especializarse en retratar sujetos vivos o seres inanimados los argumentos en uno y otro sentido siempre son los mismos. Un modelo humano obsequia a la cámara con fugaces miradas, pequeños gestos, destellos de vida que humanizan la foto y la hacen grande, pero también se queja y se cansa (y la mayoría de las veces pide un sueldo). Un bodegón no protesta y permite experimentar durante horas y horas sin descanso, pero no deja de ser un objeto sin vida.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Dicen que los grandes fotógrafos pueden sacar la humanidad hasta de una percha y hacer que los objetos inanimados cobren vida. Si no conocen a ninguno, les presentamos a Manuel Outumuro, que ha inmortalizado con su cámara la obra de Cristóbal Balenciaga para la exposición "Mirar y pensar Balenciaga".

Autorretrato de Outumuro en el estudio. | Foto: Manuel Outumuro

Considerado uno de los creadores del arte de la alta costura y el mejor modisto español de la historia, Balenciaga revivió de la mano de Outumuro en 2011 con motivo de la inauguración del Museo Balenciaga de Getaria (Gipúzcoa). Tras pasar por San Sebastián, Biarritz y Santiago de Compostela, las 60 fotografías de gran tamaño realizadas por el fotógrafo para aquella ocasión pueden admirarse ahora en el madrileño Museo del Traje.

Foto: Manuel Outumuro

Outumuro recorre así la vida profesional de Balenciaga a través de sus creaciones, retratando trajes sin modelo, sobre perchas, en detalle o con sombras que parecen salir de su propio marco. Más allá de su aspecto histórico, la colección derrocha talento fotográfico, de ése que durante un breve instante nos hace dudar cuando alguien nos pregunta si salen personas en las fotos.

Foto: Manuel Outumuro

Fotografiar el trabajo de Balenciaga no es sólo colocar dos luces a 45 grados y un fondo blanco. La obra del maestro va más allá de la moda, y retratar sus trajes es retratar a una mujer.

Foto: Manuel Outumuro

Preocupado porque los tejidos rígidos que solía emplear Balenciaga en sus obras dificultasen su labor fotográfica, Outumuro confiesa que "precisamente esa rigidez era la que dotaba a estos trajes de una gran fotogenia".

Foto: Manuel Outumuro

Organizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en colaboración con la Fundación Balenciaga, la exposición permanecerá en Madrid hasta el próximo 16 de septiembre.

Foto: Manuel Outumuro

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar