Actualidad

Así se rompe la frontera entre el vídeo y la fotografía

 
15
DIC 2009

Cuando Nikon lanzaba hace poco más de un año su D90, la primera réflex capaz de grabar vídeo, se levantó una gran expectación. También hemos visto estos últimos tiempos cómo algunas máquinas compactas aumentaban sus velocidades de disparo en ráfaga hasta límites increíbles. Es el caso de ciertas Casio, de las CX1 y CX2 de Ricoh, y de la Cyber-shot DSC-HX1 de Sony. La gran pregunta ahora es qué hacer con todos estos nuevos recursos.

Los límites entre la imagen estática y la imagen en movimiento se difuminan. Nos encontramos ante la aventura de explorar creativamente esa frontera. Y para inspirarnos, nada mejor que observar el trabajo de algunos que ya lo han hecho.

El pasado año Casio ponía a la venta la Exilim EX-F1, una cámara fotográfica capaz de filmar secuencias de vídeo con calidad Full HD y disparar ráfagas de 60 fotos por segundo con una resolución de 6 megapíxeles. Una cifra que casi triplica el número de fotogramas que captura una cámara de cine para crear el efecto de la persistencia retiniana.

Otros modelos de la misma firma permiten realizar cronofotografías. Es decir, impresionan en una misma foto varias veces a un sujeto en movimiento sobre un fondo estático. Una función que también podemos realizar con algunas réflex de gama media y alta.

Los pioneros
Aunque puede sonar a novedad, la cronofotografía es una técnica inventada en el siglo XIX por Étienne-Jules Marey. La novedad está en que su práctica ahora se encuentra al alcance de muchos.

Ese pionero usaba para captar el movimiento su denominado "rifle fotográfico". Fue también el primero en usar el celuloide para captar el movimiento. Sus experimentos se encontraban a un paso del cinematógrafo de los hermanos Lumière, que en 1895 proyectaron su primera película en París.

El fusil fotográfico usado por Étienne-Jules Marey para realizar sus cronofotografías.

Sus investigaciones influyeron de forma decisiva en la técnica fotográfica y cinematográfica, pero también en el mundo del arte.

Cronofotografía de Marey realizada a finales del siglo XIX. Hoy podemos practicar esa técnica con algunas cámaras de fotos. | Foto: Étienne-Jules Marey

De hecho, el célebre cuadro "Desnudo bajando una escalera", de Marcel Duchamp, recoge las enseñanzas de Marey sobre la captura del movimiento. A modo de homenaje, en 1952 el fotógrafo Eliot Elisofon retrató a Duchamp bajando por una escalera usando la técnica de la cronofotografía.

Foto: Eliot Elisofon (Getty Images / Time / Life Pictures)

Más recientemente, el artista español Pablo Useros, que ha trabajado con frecuencia en obras que fusionan la fotografía y el vídeo, realizaba la instalación "El Descenso", una serie de tres vídeos en los que muestra a "cámara lenta" a varias personas bajando unas escaleras. También podemos encontrar en Flickr algún grupo de fotógrafos que hacen hoy cronofotografías.



Videocreación realizada a partir de fotografías del artista español Pablo Useros.

No hay que dejar tampoco de ver los experimentos de Eadweard Muybridge, que inspiraron a Marey a la hora de intentar captar el movimiento mediante fotografías. Sus estudios los realizó alineando varias cámaras y mejorando la tecnología de obturación. A finales del siglo XIX logró congelar la imagen en una fracción de 1/6000 de segundo. En Flickr, YouTube, y Vimeo hoy podemos encontrar numeroso material sobre él y obras en las que se le rinde homenaje.

Demos un importante salto en el tiempo para remitirnos a las fotografías animadas de Greg Williams, un fotógrafo publicitario que realizó hace pocos meses un reportaje híbrido de foto y vídeo sobre la actriz Megan Fox. Para ambas cosas utilizó una misma cámara de cine RED One 4K. Uno de los fotogramas del vídeo que realizó de la modelo, un archivo RAW de varios megapíxeles, fue a su vez portada de la revista Esquire.



Vídeo filmado con una Red One 4K a 120 fps. Todos sus fotogramas son capturados por la máquina como archivos RAW con calidad fotográfica. Basta con hacer una pausa en cualquier momento de la reproducción del vídeo en HD para hacernos una idea del gran potencial de la máquina.

En su web es posible visionar otros "retratos animados" en los que usa la misma técnica. También en Flickr podemos encontrar secuencias grabadas con la misma cámara y fotografías obtenidas a partir de ellas. Tampoco nada de eso es nuevo.

Ramón Masats prácticamente abandonó la fotografía durante muchos años para realizar documentales cinematográficos. Sin embargo, trabajó en el cine con una perspectiva inequívocamente fotográfica, llegando a experimentar con el positivado de negativos cinematográficos. De hecho, usar fotogramas de cine o vídeo como si se tratase de fotografías es una técnica que está a nuestro alcance.

En su momento realizamos un experimento casero imprimiendo en papel un fotograma de un vídeo capturado por una Canon EOS 500D en alta resolución. Quizá sorprenda comprobar que las fotos que podemos lograr de una buena secuencia de vídeo igualan en calidad a las de muchos teléfonos móviles.

Reportajes híbridos
También es interesante a efectos narrativos contemplar lo que hacen en la productora MediaStorm, especializada en reportajes audiovisuales. Sus narraciones combinan fotografías con clips de vídeo. El visionado de piezas como "Driftless: Stories from Iowa" es imprescindible para todos aquellos fotógrafos que quieran dar el paso de usar el vídeo en sus trabajos. Es muy probable que cada vez veamos más documentos híbridos en los futuros medios digitales.

De hecho, las editoriales Condé Nast y Time Inc. han presentado recientemente proyectos para trasladar sus revistas a dispositivos táctiles con pantallas de alta calidad. Estamos a la espera de que los "tablets" de Apple o Dell se hagan realidad. A diferencia de los libros digitales, como el Kindle, ambos dispositivos pueden reproducir sonido, fotografías en color y vídeos. Un importante paso para poder disfrutar en un dispositivo electrónico de revistas ilustradas.

Probablemente sea en soportes similares a éstos en los que disfrutemos en algún momento de reportajes híbridos de fotos y vídeo, similares a los de MediaStorm.

Por supuesto, no podemos obviar el trabajo que muchos aficionados y profesionales realizan usando las populares técnicas de "time lapse" y "stop motion". Estos dos métodos logran, a través de fotografías, captar el paso del tiempo y el movimiento.



Así se consultaría la revista Sports Illustrated en el futuro "tablet" de Time Inc. La información gráfica cobra un nuevo significado al solaparse el lenguaje de la fotografía y el vídeo.

En el cine la técnica del "stop motion" vive un gran momento, quizá por cierto hartazgo en el uso de los efectos digitales. Películas como la recién estrenada "Fantastic Mr. Fox", un largometraje de animación hecho con "stop motion", son una buena prueba de su potencial actual.

Su aplicación, por otra parte, es tan popular en la publicidad que incluso existen especialistas, como la productora PES de California, que únicamente filman en "stop motion" sus anuncios.

Sobre la técnica del "time lapse", cabe decir que en España un auténtico experto en el tema es Luis Caldevilla, cuyos trabajos asombran por su extrema sofisticación. En el blog timelapses.tv muestra sus creaciones y las de otros creadores de todo el mundo.

Más allá de todos estos ejemplos, en Flickr y en redes sociales de vídeo -principalmente en Vimeo- podemos encontrar toda clase de obras en las que se confunden las barreras de la imagen estática y en movimiento.

Al margen de que usemos una o mil imágenes para contar una historia, no hay que perder de vista que lo que de verdad importa es -precisamente- la historia que contemos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar