• “Tan lejos, tan cerca”: 40 años no son nada
  • Joan Vilatobà: el pintor de la fotografía
Agenda fotográfica

La Barcelona preolímpica que Lucerón vio

2
Foto: Esteve Lucerón
4
JUL 2014
Ivan Sánchez   |  Barcelona

La galería Barcelona Visions celebra un año de su apertura uniéndose al festival DOCfield>14 de la mano de Esteve Lucerón y su obra “La Perona. 1980-1989”. Las fotografías del leridano, que perdió parte de su visión durante un tiempo, son uno de los reflejos más fieles de la periferia barcelonesa preolímpica y a la vez un documento de gran valor sobre una sociedad marginada y construida en torno a barracas habitadas mayoritariamente por gitanos.

Padeció una retinopatía y luchó contra una pérdida progresiva de la vista. Pese a los graves problemas de dioptrías que sufrió durante la década de los 80 mientras realizaba su reportaje en La Perona, Esteve Lucerón logró obtener un documento lúcido y cómplice de este extinto barrio de barracas de Barcelona.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Englobada dentro del festival DOCfield>14, la muestra dedicada al trabajo de Esteve Lucerón puede visitarse en Barcelona Visions hasta el 11 de julio.

Bajo el título “La Perona. 1980-1989”, el de Lucerón es el trabajo que el fotógrafo y galerista Toni Coll ha traído a su joven galería Barcelona Visions para participar en la segunda edición del festival DOCfield>14, el anteriormente conocido como Circuit.

Barriada preolímpica

El espacio que ocupaba el antiguo barrio de La Perona -en la zona de Sant Martí de Provençals y un extremo de La Verneda- fue inicialmente destino de familias sin recursos, y poco a poco fue poblado por gitanos, lo que generó cierta conflictividad social.

En los últimos años La Perona fue habitada por familias gitanas, y es en ese periodo que Lucerón la fotografió. El de La Pobla de Segur asumió una labor documental que a la larga ha sido capital para la memoria de una gran ciudad como Barcelona, habida cuenta su política de eliminación de las barriadas de barracas.

docfield>14 la perona
Foto: Esteve Lucerón
docfield>14 la perona
Foto: Esteve Lucerón

Lucerón logró granjearse la confianza de un colectivo que se sabe marginado pero que quiere mostrarse tal como es

El escenario de Lucerón fueron las calles sin pavimentar, las chabolas y los últimos gitanos que vivieron en La Perona, auténticos protagonistas de su reportaje. El autor, que trabajó en paso universal y también en medio formato, dejó más de 2.000 negativos de los que la exposición recoge una cuidada edición de 47 copias a tamaño medio, tiraje en su mayoría a cargo de Jordi Gratacòs.

Abundan en su obra los retratos de niños, principalmente de grupo, que se muestran a la vez curiosos y divertidos por la presencia de la cámara. Y pese a que en la mayoría de casos se adivina la inocencia en sus rostros, en ocasiones se advierte una mirada vacía y dura, más cercana a la de algunos adultos.

Las fotos de Lucerón nos muestran calles sin pavimentar, chabolas y los últimos gitanos que vivieron en La Perona, sobre todo niños, curiosos y divertidos ante la cámara

docfield>14 la perona
Foto: Esteve Lucerón

Obviamente también hay espacio para los adultos. Lucerón supo encararlos de una manera tan directa y honesta que es en estas fotos donde se aprecia una mayor espontaneidad: desde la sonrisa cómplice de una pareja hasta una mirada desafiante, pasando por el joven matrimonio que posa en su dormitorio con su bebé.

Pero lo más importante de las fotografías que conforman la exposición, que puede visitarse de forma gratuita hasta el próximo 11 de julio, es que muestran algo más que una barriada en ruinas, unos hogares pobres de solemnidad y unos niños sucios y descuidados.

docfield>14 la perona
Foto: Esteve Lucerón
docfield>14 la perona
Foto: Esteve Lucerón

En efecto, Lucerón no perdió de vista en ningún momento la dignidad humana de los personajes, que aparece en cada rostro. Tampoco pasó por alto la humildad del barrio, que recoge en las esquinas de sus calles y en los rincones de las casas en las que entró. Una prueba más de que Lucerón logró granjearse la confianza de un colectivo que se sabe marginado pero que quiere mostrarse tal como es.

Artículos relacionados (1)
2
Comentarios
Cargando comentarios