Actualidad

WhatsApp entra en el punto de mira del Departamento de Justicia de Estados Unidos

 

El cifrado de los mensajes enviados a través de la aplicación propiedad de Facebook eleva el tono de la conversación a favor y en contra de las puertas traseras

14
MAR 2016

La política engendra extraños compañeros de cama. Así lo ha demostrado la intervención del FBI para que Apple desarrolle un software que permita romper el cifrado de sus teléfonos, una argucia que ha generado una gran polémica en Estados Unidos y que ha logrado movilizar a las mayores firmas de Silicon Valley en favor de las comunicaciones seguras. Una de estas compañías es Facebook, que en 2014 adquirió WhatsApp por la suma de 16.000 millones de dólares y que ahora podría verse envuelta en una batalla legal de implicaciones similares.

De acuerdo con fuentes consultadas por The New York Times, el Departamento de Justicia de Estados Unidos debate internamente qué debe hacer con la popular aplicación de mensajería, que no hace mucho comenzó a cifrar sus comunicaciones para evitar el espionaje a sus usuarios.

La situación es extremadamente delicada para las autoridades, puesto que -tan apetecible como pudiera ser para los investigadores- tratar de doblegar a Facebook en los tribunales a través de una orden judicial podría convertirse en un nuevo quebradero de cabeza para la administración Obama, que debe andarse con pies de plomo en pleno año electoral.

El dilema tiene su epicentro en un caso para el que un juez aprobó la intervención de las comunicaciones. Desafortunadamente para el Departamento de Justicia, los investigadores se dieron de bruces al no poder acceder a los mensajes enviados a través de WhatsApp. Los detalles sobre esta investigación permanecen nebulosos debido al secreto de sumario, pero según las autoridades no se trata de un caso de terrorismo.

Guerra abierta entre la Casa Blanca y Silicon Valley

Tanto Obama como el Departamento de Justicia mantienen que la seguridad de las comunicaciones no puede ser absoluta, conminando a las firmas tecnológicas a usar sistemas de cifrado con puertas traseras que permitan acceder a las autoridades cuando así lo consideren necesario. Compañías como Apple, Facebook, Google y Microsoft defienden que un cifrado con puertas traseras es inherentemente inseguro, puesto que equivale a introducir vulnerabilidades que podrían ser halladas y explotadas por hackers de todo tipo.

De acuerdo con la Electronic Frontier Foundation, una organización no gubernamental dedicada a proteger la seguridad de las comunicaciones y la libertad de expresión en Internet, los recientes envites del FBI en los tribunales no son otra cosa que un nuevo intento por lograr a través de la vía judicial la clase de herramientas que difícilmente podrían obtener mediante nuevas leyes. "Están esperando el caso que haga parecer su demanda razonable", ha declarado el jefe de tecnologías de la organización.

La postura de las autoridades es lógicamente bien distinta. Según Joseph DeMarco, un antiguo fiscal federal que ahora colabora con las agencias interesadas en romper el cifrado de Apple, la única forma de hacer que las comunicaciones cifradas interceptadas no sean un galimatías es que la compañía colabore. "Como sabemos por llamadas interceptadas a prisioneros, los criminales creen que este cifrado avanzado es genial", asegura.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar