Actualidad

El sonado caso de la estrella de Instagram arrepentida

4

Essena O'Neill ha sorprendido con su decisión de abandonar su actividad en las redes sociales, donde era una estrella. Una decisión acompañada de denuncia

O'Neill, en un vídeo en el que agradece la respuesta del público y los medios tras hacer pública su decisión.
4
NOV 2015

Que Instagram y otras redes sociales son una suerte de teatro en el que hay guiones, actores y todo tipo de trucos es algo de sobra sabido. Tal vez no por parte del público que consume sus contenidos, pero sí por las estrellas de estos nuevos medios que, con centenares de miles de seguidores en YouTube, Twitter o Instagram, han conseguido rentabilizar –y muy bien en algunos casos- su actividad social.

La australiana Essena O'Neill es uno de estos casos. Con solo 18 años, su cuenta en Instagram sumaba muchos ceros en seguidores y posiblemente también en acuerdos publicitarios. O al menos lo era, porque O'Neill, con solo 18 años, ha puesto patas arriba el curioso mundo que se esconde detrás de las redes sociales.

La desintoxicación 2.0 de O'Neill obliga a hacerse alguna que otra pregunta sobre la fama, la publicidad y los límites éticos en estos tiempos de Instagram

No solo ha abandonado todas sus cuentas, sino que lo ha hecho desvelando lo que para muchos será evidente pero para otros toda una sorpresa: las fotos retocadas, las poses estudiadas, las instantáneas repetidas decenas de veces hasta lograr la perfección, la publicidad encubierta tras la ropa que lucía en cada foto, las menciones a tal o cual marca, la idolatría a la belleza y la delgadez…

Su cuenta de Instagram, con más de 700.000 seguidores, ya no es accesible. Pero antes de irse la joven modelo australiana editó los textos que aparecían en algunas de sus fotos desvelando la cara B de cada instantánea. Todo aquello era una simple pose, una mentira estudiada y convertida en un rentable negocio, explica con todo lujo de detalles y un visible hartazgo.

"Hay que preguntarse cuál es la intención real detrás de la foto", afirma O'Neill en su vídeo de despedida, que ya ha borrado y en el que también desvela algunas de las cantidades recibidas por parte de compañías de moda y otros productos: más de 350 euros por posar con un zumo o hasta 1.800 por una foto cuando su fama se disparó.

Es el sueño de muchas blogueras de moda que pueblan las redes sociales con sus cuidados outfits y vidas aparentemente perfectas. Un sueño que, tal y como O'Neill se ha encargado de confesar por si alguien todavía lo dudaba, en realidad no es tal.

Por supuesto su airada salida y dura crítica a este mundo de las redes sociales ha creado todo tipo de reacciones. La mayoría de apoyo. Algunas insinuando que se trata solo de una estrategia más para alimentar titulares, portadas y su adicción a la fama y el protagonismo.

Una de las fotos de Instagram en las que O'Neill denunciaba -antes de borrar su cuenta- todo lo que se esconde detrás. | Foto: Essena O'Neill

Además de cancelar sus cuentas, la modelo –que confiesa haberse pasado la adolescencia pendiente de los likes a sus fotos y de su número de seguidores- ha abierto una web bautizada como Let's be game changers (cambiemos las cosas) en la que combina algunos vídeos suyos (alojados ahora en Vimeo y no en YouTube) con reportajes sobre el veganismo o la ropa ética.

¿Arrepentimiento real, pura estrategia o el simple derrumbe de una joven estrella de las redes? Hay apuestas en todos los sentidos, pero O'Neill asegura hacer todo esto pensando en ella misma a los 12 años y dirigiéndose a las que aspiran a una vida como la que ella ha abandonado.

Visiblemente emocionada también protesta por la repercusión que está teniendo su decisión y cómo los medios se centran en ella en lugar de hablar de lo realmente importante de su mensaje.

Un sonoro portazo y una desintoxicación 2.0 que tal vez no llegue a remover los cimientos de un negocio al alza pero sí obligue a hacerse alguna que otra pregunta sobre la fama, la publicidad y los límites éticos en estos tiempos de Instagram.

Fuentes y más información
4
Comentarios
Cargando comentarios