• "A veces las historias las tienes a menos de 150 metros de donde vives"
  • "No vamos a crear productos de prestaciones infinitas y desaprovechadas"
Entrevista
RODRIGO DEL PRADO, CONFUNDADOR DE BQ

"No pensamos que lo que cuesta fabricar 200 euros sea lógico venderlo por 800"

9
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
13
MAR 2015

Es un ejemplo paradigmático de compañía hecha a sí misma. Sin la ayuda de grandes fondos de inversión ni gurús de renombre, la madrileña bq se ha convertido en una de las referencias del sector telefónico español. Sus terminales, de prestaciones sugerentes y sin embargo asequibles, ya meten miedo a los mayores fabricantes de la industria, validando los planteamiento de una empresa que nació vendiendo lectores de libros electrónicos y ya diseña sus propios smartphones. Parte de su éxito reside en su propia identidad. Fundada por seis estudiantes de la Universidad Politécnica de Madrid, bq ha sabido combinar sus ambiciones como fabricante con la comprensión de un público muy receptivo a sus planteamientos como empresa. Rodrigo del Prado, director general adjunto, es uno de sus cofundadores. Durante el Mobile World Congress nos reunimos con él en el puesto de la compañía para discutir el pasado, el presente y el futuro de bq en España y fuera de sus fronteras.

Este es el primer Mobile World Congress de bq. ¿Cómo lo estás viviendo?

Pues a tope de gente. Mira cómo estamos [ríe]. Ya estuvimos en el CES de Las Vegas este enero, que también fue bastante multitudinario, y la verdad es que aquí va muy bien. Hay mucha gente y mucho interés por los productos. Estamos contentos.

Comenzasteis principalmente produciendo lectores electrónicos. ¿En qué momento bq decidió dar el salto al mundo de la telefonía móvil?

Pues los lectores de libros electrónicos se siguen vendiendo todavía; aproximadamente unas 100.000 unidades al año. En 2010 se empezaron a vender tabletas también, y en 2013 saltamos al mundo de los teléfonos móviles.

¿Cuándo se vio esa necesidad de dar el salto al móvil?

Cuando nosotros empezamos con los libros electrónicos se vendían unos 20.000 o 30.000 en España al año. Nuestro objetivo siempre ha sido construir nuestros propios productos. Si estás en mercados en los cuales se venden tan poquitas unidades, es imposible construir tus propios productos, y de ahí pasamos a las tabletas. Las tabletas compartían con los libros electrónicos que se podía leer en ellas, como una extensión. Y el smartphone es una tableta con conectividad y pequeñita. O no tan pequeñita ya.

En este sentido, ¿qué papel siguen jugando los lectores electrónicos en la estrategia de bq a nivel estratégico?

Pues el ser humano va a seguir leyendo los próximos siglos. Es una buena noticia, efectivamente, y hoy hemos venido en el metro para acá y te sorprendías al ver la cantidad de gente que iba leyendo. Es un producto que es cómodo, y vamos a seguir leyendo durante los próximos 500 años de la misma manera que leemos ahora. Como tal es un producto que tiene recorrido.

“Como ingenieros que somos tenemos un ansia casi enfermiza por controlar todos los procesos de cualquier cosa”

Además, nosotros tenemos un ecosistema que nos permite asociar ese dispositivo a una plataforma de contenidos, y tenemos clientes que explotan esa plataforma. Obviamente no se venden los mismos libros electrónicos que teléfonos móviles: se venden unas diez veces menos de libros electrónicos, y tienen una tasa de recambio mucho más baja. Al final tampoco han evolucionado tanto.

bq Aquaris E5 4G
bq Aquaris E5 4G
Foto: bq
Recientemente modernizado con conectividad LTE, el Aquaris E fue el primer gran éxito de bq como fabricante.

La acogida que ha tenido la gama telefónica de bq ha sido sensacional. Pero hasta hace poco los teléfonos de bq no eran de factura propia.

Como ingenieros que somos tenemos un ansia casi enfermiza por controlar todos los procesos de cualquier cosa. Era una frustración constante el tener que conformarte con controlar el 50% al principio, el 60% después, el 70%... pero no hacer el producto propio.

¿Qué ocurría? Pues que no teníamos volumen suficiente, ni dinero suficiente, ni conocimiento suficiente probablemente cuando empezamos a hacer nuestros propios libros electrónicos. Tampoco con las primeras tabletas ni con los primeros móviles.

Una vez lanzamos al mercado la gama Aquaris, que como decías tuvo muy buena aceptación, nos dimos cuenta de que quizá ya era el momento de tirarnos a la piscina, de saltar de la avioneta con paracaídas. Y eso es lo que hicimos. Pusimos en el mercado los Aquaris aproximadamente en abril de 2013, y a finales de julio ya estábamos trabajando en la gama E para lanzarla en mayo del año pasado.

En términos de mercado, ¿dónde está situada bq?

"De los diez móviles más vendidos en diciembre en el mercado libre, bq tenía la primera posición y otras cuatro más"

En telefonía libre estamos con la segunda cuota de mercado más grande en España, por detrás de Samsung. De los diez móviles más vendidos en diciembre en el mercado libre, bq tenía la primera posición y otras cuatro más. Es decir, cinco entre los diez. Todos de la gama Aquaris E.

Y en aquellos sitios donde se venden los productos asociados a tarifa de operadora también las cuotas de mercado son muy altas. Los usuarios buscan el producto bq y reconocen que este les aporta lo que ellos buscan. Hemos iniciado la andadura internacional en Alemania y en Francia a finales del año pasado, y ya veremos cómo resulta, pero la idea es hacer foco en Europa e ir creciendo.

Recientemente bq empezó también con los tablets de factura propia. ¿Qué respuesta estáis teniendo?

La Aquaris E ha tenido muy buena acogida. Te digo lo mismo que antes: se venden más tablets que libros electrónicos, pero menos que teléfonos móviles. Aproximadamente el año pasado se vendieron unas 400.000 tabletas. Las críticas que estamos recibiendo de la Aquaris E son muy buenas.

Quizás cuando el usuario se tiene que enfrentar a la compra de una tableta o un smartphone, si tiene restricciones presupuestarias prefiere comprar un smartphone porque lo utiliza más. La tableta todavía es algo que seguimos utilizando mayoritariamente en casa. O a lo mejor en determinados trabajos. Es un invento más enfocado al ocio que a la productividad. Por lo menos para la mayor parte de la gente.

¿Se ha planteado bq salir de su zona de confort, que es la gama media?

Nuestra zona de confort es una zona muy poco confortable. Estamos peleándonos con verdaderos gigantes. Gama de entrada, gama media y gama alta normalmente se relacionan con el precio de los terminales. Los nuestros tienen especificaciones de gama alta.

Cuando definimos un producto no estamos pensando a qué precio lo podemos vender, sino qué es aquello que el usuario demanda. Una vez que tenemos la receta, tratamos de condensarlo en el menor espacio posible, comprimirlo lo máximo posible para que nos quepa en un tamaño pequeñito, y lo ponemos en el mercado al precio más barato que podemos. Ahí influyen muchas cosas, como que tienes una cadena de distribución, pero tratamos de que el precio no sea una barrera de entrada o que sea la menor barrera de entrada para los usuarios.

“Nuestra zona de confort es una zona muy poco confortable. Estamos peleándonos con verdaderos gigantes”

Creemos que no tiene sentido pelear por vender dispositivos de menos de 100 euros porque no se puede fabricar un dispositivo de calidad por debajo de ese precio.

Por otro lado somos una compañía que no podemos permitirnos subvenciones en terminales; no tenemos un inversor detrás que esté dispuesto a perder mil millones de dólares en un año, por desgracia o por suerte.

Tampoco pensamos que lo que cuesta fabricar 200 o 300 euros sea lógico venderlo por 800. Por eso estamos en nuestra zona de confort inconfortable, porque continuamente tratamos de salir de esa zona de confort y mejorar los terminales, y ya no son los terminales más baratos. Antes a lo mejor bq podía ser el terminal más económico, pero hoy ya no lo es. De hecho, según los datos de GFK, en diciembre el móvil más vendido era un bq, que era más caro que el segundo móvil más vendido: un Samsung.

Hablemos de Lollipop. ¿Cuál es la política o el calendario de bq para el despliegue de este sistema operativo más allá de la nueva gama?

Dijimos que lo íbamos a actualizar, y lo vamos a actualizar. ¿Qué ocurre? Que ya hay versiones de Lollipop rodando en dispositivos de la gama Aquaris E, pero todavía no es perfecto, y como no es perfecto por eso no se lanza al mercado. Pero los usuarios pueden estar tranquilos, que jamás hemos dicho que íbamos a hacer una cosa y luego no la hemos hecho. Hay un equipo trabajando en ello. No se está utilizando el mismo equipo para la gama nueva que para la gama vieja; no se va a posponer una cosa por la otra.

bq Aquaris E10
bq Aquaris E10
Foto: bq
Tras la buena acogida de sus primeros teléfonos de diseño propio, bq también se ha lanzado al desarrollo de tablets.

Resulta interesante que bq, que siempre ha buscado mercado de masas, haya decidido ahora apoyar a Ubuntu, una plataforma muy minoritaria. ¿Cuál es el motivo?

Hay varios motivos. ¿Por qué una plataforma nueva? Porque pensamos que la diversidad es importante. Cuantas más opciones tenga el usuario, mejor. Porque un mundo de solo uno es muy malo; un mundo de solo dos, pues es menos malo pero tampoco es bueno, y cuantas más opciones haya, mejor.

¿Por qué Ubuntu y no otra? Pues porque entendemos que la propuesta de valor que tiene Ubuntu es distinta de lo que han venido ofreciendo otras soluciones. Es cierto que todavía es algo minoritario, que no tiene un montón de aplicaciones y no tiene WhatsApp, pero se orienta a un tipo de usuario distinto. Es decir, el error hubiera sido tratar de venderle un teléfono Ubuntu a todos aquellos usuarios que masivamente consumen un teléfono Android o un teléfono iOS. Eso sería un error y nos habríamos pegado un batacazo importante.

Lo que ocurre es que si ves una compañía que se parece bastante a la tuya, con la cual compartes mucho y compartes fundamentalmente que el usuario tiene que tener capacidad de elegir, de personalizar la experiencia de uso, y compartes por otro lado que los entornos de desarrollo sean abiertos, que las comunidades sean centros de desarrollo más potentes incluso que los de las empresas, te das cuenta de que a lo mejor es el partner adecuado para aventurarte en un proyecto.

“Ubuntu es una apuesta y no sabemos cómo nos saldrá, pero no nos preocupa. Creemos que es un proyecto que hay que apoyar”

Si un día Ubuntu es un sistema operativo que utiliza más gente, pues será gracias a que ha habido compañías que han apostado por él desde el principio. Por otro lado, cuenta con alguna ventaja más: los usuarios de Ubuntu son la comunidad más extendida, Ubuntu es la distribución de Linux que se ha instalado en más ordenadores. La experiencia de uso es tan buena y tan cómoda que la gente lo adopta.

Por otro lado, el desarrollo de aplicaciones de Android se realiza sobre Ubuntu mayoritariamente. Es decir, los desarrolladores están acostumbrados a utilizar Ubuntu. Las barreras de entrada que Ubuntu tiene para el desarrollo son muy bajitas. Es una apuesta y no sabemos cómo nos saldrá, pero no nos preocupa. Creemos que es un proyecto que hay que apoyar.

¿Para cuándo los wearables?

Pues mira, no para este año. Y probablemente no para el siguiente tampoco. No estamos pensando en wearables. Parece que podemos estar en muchos campos, pero realmente no estamos en tantos. La compañía persigue un fin: que todo el mundo pueda tener la tecnología, sepa utilizar la tecnología. Y en parte ahora lo que queremos hacer es animar a la gente a que cree esa tecnología. Ahí la impresora 3D es una pieza fundamental.

Para crear tecnología hacen falta tres cosas: diseño industrial y mecánico, desarrollo de hardware y desarrollo de software. Sería un error quedarnos solamente en el software, porque no es un todo: es una parte nada más. Entonces la herramienta que nos permite aprender a desarrollar diseños mecánicos e industriales es la impresora 3D porque nos permite fabricar lo que diseñamos.

Por otro lado, hacerse una placa base, montarla, comprar los componentes, soldarlos… no está al alcance de todo el mundo. Hay que facilitar eso. La placa base BQ Zum permite que puedas montar sistemas complejos solamente conectando cables, sin necesidad de soldar. Y por encima de todo eso, bitbloq es la herramienta que nos permite programar esos sistemas que montamos con mecánica y con hardware. Y ahí es donde estamos.

Puedes pensar que a lo mejor son tres cosas que son disjuntas, pero realmente es un set de herramientas que va a permitir que la gente se forme en disciplinas relacionadas con el desarrollo de tecnología, que es clave para cualquier país. Estamos aquí, en España, y si nos pegamos un paseo parece que estemos en Shanghái o en Taipéi. No hay muchas empresas haciendo tecnología en Europa; no te digo ya en España.

Foto: bq
Bitbloq es una iniciativa con la que bq quiere estimular la creatividad de los niños usando pequeños robots programables de código abierto.

Recientemente bq alcanzó -según algunas fuentes- una facturación próxima a los 200 millones de euros. ¿Con qué margen de beneficios está operando ahora la compañía?

Las cuentas se publican anualmente, y cualquiera puede ir al registro a mirarlas. Las cuentas del año 2014 no están cerradas todavía y no está la información disponible, pero a partir de julio lo estará.

El año anterior, sobre una facturación de 115 millones de euros, el beneficio después de impuestos estuvo en torno a los 6 y 7 millones de euros, más o menos. No es algo que ocultemos, pero tampoco nos preocupa [ríe]. De los fabricantes que ganan dinero vendiendo telefonía móvil probablemente seamos el que menor margen bruto tenga.

Y ahora, ¿cuáles son los objetivos internacionales más importantes para bq?

Nuestro foco es Europa. ¿Por qué? Porque una parte importante de la experiencia de bq es el producto, pero otra parte muy importante es el servicio. Y poder dar servicio con la misma calidad que lo estamos dando en España es viable en Europa, pero no lo es a lo mejor en Latinoamérica porque no tenemos infraestructura allí.

Esto al final hace que nos fijemos que si tenemos claro que queremos seguir dando el mismo servicio, pues tenemos claro adónde tenemos que ir. Quizá Latinoamérica es un sitio más fácil para ir para las empresas españolas por aquello del idioma, pero más o menos nos defendemos. Tenemos compañeros alemanes, franceses, portugueses en la compañía que nos ayudan a atender esos mercados.

A veces bq recuerda un poquito a Apple en el sentido de que el producto es diseñado en España y fabricado en China. ¿Para cuándo el “made in Spain”? ¿Todavía se ve tan difícil llegar ahí?

Es complicado. Es complicado y por eso la apuesta y el esfuerzo en toda la parte de educación que te comentaba antes. Es complicado porque hace falta ecosistema. Por ejemplo, las impresoras 3D se fabrican en Pamplona; están diseñadas en España y fabricadas en España. ¿Por qué? Porque los componentes de una impresora 3D son muy similares a los que se utilizan en otras líneas de fabricación.

“De los fabricantes que ganan dinero vendiendo telefonía móvil probablemente seamos el que menor margen bruto tenga”

¿Cuántos fabricantes de pantallas hay en Europa? No te digo en España. ¿Cuántos fabricantes de silicio hay en España o en Europa? ¿Cuántos fabricantes de cámaras? ¿Cuántos fabricantes de baterías? No hay porque no hay empresas que lo hagan.

¿Por qué? Pues en parte porque no hay proveedores de componentes, pero también porque no hay gente que sepa de eso, con lo cual cuando la gente se plantea montar una empresa normalmente es de software, porque la fábrica del software, el ordenador, lleva con nosotros 30 años.

Al mismo Steve Jobs le preguntaban por algo parecido en su biografía. Decía que Foxconn en aquel momento era el ensamblador que utilizaba Apple, con más de 300.000 empleados en la fabricación de los productos. Cuando le preguntaron si esos empleados no podían estar en Estados Unidos dijo que sí, que podrían estar en Estados Unidos, pero que los 30.000 ingenieros que estaban implicados en los procesos de desarrollo de los productos no los iba a encontrar en Estados Unidos.

Es decir que hace falta más que ilusión por que la fabricación de este tipo de productos vuelva a Europa, pero por otro lado es clave.

¿Qué es lo que depara el futuro inmediato a bq?

Bueno lo que depara el futuro inmediato a bq son más reuniones [ríe, en referencia al Mobile World Congress]. Durante esta semana nos espera mucho ajetreo, poco tiempo para comer y muchas reuniones, pero tenemos que consolidar nuestra expansión por Europa, tenemos que consolidarnos como fabricante de teléfonos móviles en aquellos países en los que somos un entrante. Ahí no tenemos todavía la misma presencia que en España, y tenemos ser capaces de que la gente conozca nuestras herramientas educativas y las empiece a utilizar.

9
Comentarios
Cargando comentarios