• El hedonismo visual de Leopoldo Pomés
  • Un guerrero en las montañas de Ecuador
Agenda fotográfica

Enrique Meneses: simplemente un reportero

2
Foto: Enrique Meneses
13
MAY 2015
Eduardo Parra   |  Madrid

La obra de Enrique Meneses, fallecido hace apenas dos años, es ampliamente conocida por cualquier fotoperiodista español. Su nombre cruzó tantas fronteras como sus fotografías, documento gráfico necesario de los tiempos en que este oficio no tenía patrocinadores. El madrileño fue uno más de esa quinta de fotógrafos tan prolija que casi parece que lo mínimo por aquellos años -mediados del siglo pasado- era convertirte en un genio si en tus manos caía una cámara.

Las fotos de Meneses han sido reproducidas tantas veces que cuando asoma una nueva exposición en el horizonte es imposible no preguntarse: “¿Otra vez Sierra Maestra?” Y es que de Meneses, como de tantos otros grandes fotógrafos, se ha abusado; se ha focalizado tanto su trabajo en unos pocos reportajes que parece que nació junto a Fidel y el Che, y luego simplemente murió.

Enrique Meneses (a la derecha) charla con Fidel Castro y su hermano Raúl en Sierra Maestra, en diciembre de 1957.

Por fin la obra completa de Enrique Meneses ocupa el sitio que merece. Y este no es otro que una pared enorme en una imponente sala de exposiciones como es el antiguo depósito de agua de la Fundación Canal, en Madrid. Una exposición comisariada por el fotógrafo Chema Conesa que lleva por título “Enrique Meneses. La vida de un reportero” y que se enmarca dentro del festival PHotoEspaña 2015, que oficialmente no comienza hasta el 3 de junio. De acceso gratuito, la muestra permanecerá abierta hasta el 26 de julio.

Decir que Meneses era un periodista adelantado a su tiempo tal vez sea demasiado atrevido, pero sin duda sí que era un periodista preparado para afrontar el futuro. A diferencia de otros colegas que solo fotografiaban, Meneses no le hacía ascos ni a la pluma ni tampoco a la imagen en movimiento. Tampoco le dio la espalda a Internet, y a sus 80 años de edad era un activo bloguero.

Foto: Enrique Meneses
John Fitzgerald Kennedy y su mujer en Viena, y Martin Luther King. En la imagen inferior, momento del histórico discurso de este úlitmo en Washington el 28 de agosto de 1963. | Foto: Enrique Meneses

Tal vez esa garra para valerse por sí mismo le sirvió para ser el único periodista en llegar junto a la guerrilla de Castro en Sierra Maestra, su trabajo más conocido. Para muchos, el único. Porque Meneses, a quien poco le interesaba ser más conocido que sus fotografías, también retrató a Kennedy, Khruschev, Picasso o Martin Luther King, entre muchos otros.

Eso es lo que es esta exposición ofrece: fotografías. Porque la mejor forma de homenajear al maestro es enseñando a todos que hay mucho más periodismo más allá de Sierra Maestra. Un periodismo gráfico tal vez tosco, pero sin duda directo, como él mismo decía, con un 70% de paciencia, un 20% de profesionalidad y un 10% de suerte. Periodismo sin luz artificial ni trucos de cámara, con encuadres que hoy costarían un despido. Periodismo cuando lo importante era la noticia y no el arte. De ese que todos soñamos hacer pero que al final casi nadie hace.

enrique meneses
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
enrique meneses
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Meneses hacía periodismo sin luz artificial ni trucos de cámara, con encuadres que hoy costarían un despido, de ese que todos soñamos hacer pero que al final casi nadie hace

Nacido en Madrid en 1929, Enrique Meneses vivió gran parte de su infancia fuera de España. Sufrió la ocupación alemana de París durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente se instaló en Portugal. Precoz, Meneses tuvo en la muerte de Manolete la oportunidad para publicar su primer reportaje cuando apenas si contaba con 17 años de edad, un reportaje que le abrió las puertas de los periódicos de América Latina y le permitió aparcar definitivamente la carrera diplomática, a la que su padre –contra su voluntad- le había encaminado.

El carácter inquieto de Meneses queda patente en su trayectoria profesional, que le llevó a Egipto a mediados de la década de los cincuenta, donde cubrió la Guerra de Suez para Paris Match. Su mayor triunfo profesional lo obtendría poco después, cuando en 1958 logró contactar con los revolucionarios cubanos y fotografiarlos nuevamente para Paris Match en su famosa crónica de Sierra Maestra, lo que le valió su detención y posterior expulsión de Cuba.

A la izquierda, la reina Federica parece amonestar a su futuro yerno en 1961. En la otra foto, Nikita Khruschev visita Nueva York | Foto: Enrique Meneses

Meneses no se detuvo, y viajó a la India y Oriente Medio, donde se instaló como corresponsal de la mencionada cabecera gala. En los sesenta volvió a hacer las maletas para viajar a Nueva York tras fundar la cooperativa Delta Press. En 1964, ya en América, fundaba la agencia Fotopress.

Tras pasar por diferentes cargos en Televisión Española y ser director del diario ABC para América, en 1976 fue nombrado director de la edición española de la revista Playboy. Ya en democracia, Meneses compaginaría trabajos en televisión con los periódicos, finalizando su carrera como redactor para el diario Público, antes de fallecer en los primeros días de 2013.

Foto: Enrique Meneses
Arriba: el púgil Cassius Clay (Muhammad Ali) en Nueva York. En la fila inferior: Pablo Picasso y el torero Luis Miguel Dominguín (a la izquierda), y Dalí durante una sesión para Vogue con Richard Avedon, que es a quien en realidad está mirando el artista. | Foto: Enrique Meneses

Artículos relacionados (3)
Con texto fotográfico
Enrique Meneses
16 / OCT 2008
2
Comentarios
Cargando comentarios