• Toni M. Micó: "Fotografiar situaciones absurdas me ayuda a desmarcarme de ...
  • Angelo Guarracino: "Me levantaba con ellos cada dos horas en mitad de la ...
Con texto fotográfico

"Es la única foto que tengo en la que aparecen juntos Fidel Castro y el Che" Enrique Meneses

 
Foto: Enrique Meneses
16
OCT 2008
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Si el fotoperiodismo español de guerra tiene un nombre propio, ése no es otro que el de Enrique Meneses. Nacido en Madrid en 1929, hace ya más de 50 años que cubrió su primer conflicto bélico, y le han seguido casi una veintena. Más allá de la fotografía, ha publicado 11 libros y continúa escribiendo artículos de ámbito internacional. Sus imágenes de Fidel Castro y Ernesto Che Guevara en Sierra Maestra han pasado a los anales de la historia.

Enrique Meneses

Ésta es la única fotografía que tengo en la que aparecen juntos Fidel Castro y Ernesto Che Guevara. La hice el 14 de febrero de 1958, durante el ataque a la colina de Pino del Agua, la última guarnición que mantenía Batista en Sierra Maestra.

El muchacho que aparece a la izquierda de la imagen es "Maracaibo", un explorador que en ese momento daba explicaciones sobre lo que había visto en la posición enemiga. Ese día había mucha niebla, pero a ratos escampaba, y desde Pino del Agua abrían fuego en ambas colinas, por eso estamos todos agachados.

Pese al peligro de la situación, yo no pasé miedo. Viví en Francia durante la Segunda Guerra Mundial, y he cubierto muchos conflictos bélicos a lo largo de mi vida. En todo ese tiempo aprendí que bala que silba no mata; la que te mata es la que no oirás nunca.

Fidel contaba con poco más de 100 hombres, y en realidad no pretendía tomar la posición que ocupaba el millar de militares batistianos, un aserradero con 13 barracones, sino emboscar las dos carreteras que servían como accesos a Pino del Agua para abastecerlos o mandarles refuerzos. En esas emboscadas se obtenían armas para equipar nuevos rebeldes.

24 horas después de empezar el ataque, oímos una explosión que provenía de una de las dos emboscadas: era la de Raúl Castro. En realidad, la emboscada fue un fracaso, ya que un tractor provocó accidentalmente la explosión cayendo en la trampa, y con ello alertó al convoy militar que marchaba dos kilómetros por detrás.

No fue difícil trabajar en Sierra Maestra. Al poco tiempo, los revolucionarios cubanos se olvidaron de las cámaras y yo hacía mi trabajo de forma natural. Pasé cuatro meses con ellos, entre diciembre de 1957 y marzo de 1958, cuando caí preso en La Habana. Tras ocho días encarcelado me expulsaron del país.

Durante ese tiempo mantuve muchas charlas con Fidel Castro, ya que yo dormía en una hamaca debajo de la suya para que ambos nos protegiésemos del tremendo relente tropical, debajo del mismo plástico. ¡Casi no me dejaba dormir!

Al Che, en cambio, lo veía poco, porque su asma era severa y se había instalado en un grupo de seis o siete bohíos junto al río Yara. En uno montó un hospital, en otro una panadería, en otro un taller de costura de uniformes? y hasta para mí montó un Club de Prensa Extranjera.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Artículos relacionados (2)
Agenda fotográfica
13 / MAY 2015
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar