• Wojciech Borkowski: "Todo en la foto está en el lugar perfecto"
  • Axelle de Russé: "En Francia se están perdiendo valores de libertad"
Con texto fotográfico

"Mi objetivo es que las imágenes hablen de la tragedia" Emilio Morenatti

 
Foto: Emilio Morenatti (AP)
11
NOV 2010
Declaraciones obtenidas por Núria Gras

Se ha convertido en pocos años en uno de los fotoperiodistas más reconocidos de su generación. Blindado con una conciencia ética de hierro e incansable en su labor en zonas de conflicto, Emilio Morenatti irradia fuerza de voluntad, inteligencia y generosidad. A pesar de la crisis y del declive de la prensa escrita, sigue defendiendo la fotografía como una importante herramienta de información y denuncia. Para muestra, esta instantánea -no exenta de polémica- de un refugiado pakistaní.

Emilio Morenatti

Tomé esta fotografía en Pakistán, en un campo de refugiados cerca de Peshawar, una ciudad próxima a Islamabad. Marta [la mujer de Morenatti, también fotoperiodista] y yo nos habíamos tomado muy en serio la problemática de los refugiados. Íbamos cada día a los campos. Algunas veces conseguíamos buenas fotos, pero otros volvíamos con las manos vacías.

Habíamos optado por trabajar en los campos de refugiados por la mañana porque resultaba más interesante que durante la tarde. Había mucha más gente, especialmente niños. Además, abordar los campos por la tarde entrañaba cierto riesgo de ser secuestrados a la salida. Las mañanas eran menos activas, pero más interesantes fotográficamente hablando y menos peligrosas para hacer nuestro trabajo. Así que nos levantábamos a primerísima hora, antes de que empezara la actividad en los campos.

Un día íbamos caminando por los campos y vi esta mosquitera desde lejos. Me acerqué y vi al niño durmiendo plácidamente. Su madre estaba junto a él, calentando leche. La mujer, al verme, quiso despertarlo para que posara para mí, pero conseguí detenerla a tiempo y capturar esta imagen. Una luz natural muy cenital estaba centrada justo en el lugar donde dormía el pequeño. Tuve la certeza, mientras disparaba, de que la imagen funcionaría. Y lo cierto es que este niño se convirtió en un icono de los refugiados.

La imagen desató cierta polémica. Incluso desde mi agencia [Associated Press] me encargaron redactar un texto sobre esta fotografía. Pero a mí no me interesa hablar ni explicar mis imágenes. Lo que persigo es que las imágenes hablen de la tragedia; ése es mi objetivo.

No me parece relevante que se cree un debate sobre la tragedia o sobre la ética, o sobre si se puede hacer arte del sufrimiento. Lo verdaderamente importante es que la gente sepa que en ese momento había más de dos millones de refugiados huyendo de la guerra en Pakistán, sin apenas apoyo por parte de la comunidad internacional ni de su propio gobierno, culpable de emprender una guerra sin medir las consecuencias que esa decisión tendría para la población civil.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar