Crónica
VISA POUR L'IMAGE 2006: CRóNICA

Elliott Erwitt, un grande entre los grandes

 
13
SEP 2006
Ivan Sánchez   |  Perpiñán

Visa pour l'Image nos deleita con todas y cada una de las exposiciones. Éste es el inequívoco caso de Personal Best, una retrospectiva de Elliott Erwitt compuesta por cerca de un centenar de tomas que repasan la trayectoria del fotógrafo francés de Magnum. El toque de humor y un punto de vista muy personal la desmarca del resto de muestras que estos días pueblan Perpiñán.

La presencia de Elliott Erwitt en Visa pour l'Image de Perpiñán es, sin duda, el plato fuerte de este festival de fotoperiodismo. Como no podía ser de otra manera, su participación implicó una charla y la cola de rigor para estampar su firma en varios ejemplares de Personal Best, libro del que la muestra que se presenta estos días toma prestado el nombre.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Ciertamente, el autor hizo gala durante la jornada del pasado sábado de una paciencia estoica, dedicando libros durante dos horas.

Erwitt, requerido por decenas de curiosos en cada uno de los actos públicos en los que participó, posó para QUESABESDE.COM junto a su famosa fotografía de Nixon y Kruschev en la inmensa Église des Dominicains, donde se exponen sus fotografías, momentos antes de acudir a la firma de libros.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Las imágenes de Erwitt se han hecho un hueco, por derecho propio, en el Olimpo de los fotógrafos, gracias entre otras cosas a su actitud hacia la fotografía. Él mismo confiesa que "cada fotografía tiene su momento". Y concluye: "A veces, crees que algo va a ocurrir, y ocurre".

Foto: Elliott Erwitt
Foto: Elliott Erwitt

La cuidadosa -y a veces sencilla- composición de sus fotografías y el punto de vista en muchas de ellas, dan una idea clara de su particular visión de la vida, aliñada con un toque de humor y una intencionalidad reservadas para los grandes de la fotografía.

Una nota de humor
"Hacer reír a la gente es uno de los mayores logros que se puede conseguir; es difícil, y eso es lo que me gusta." Esta frase de Erwitt es casi tan rotunda como las risas que provocaban sus fotografías a la mayoría de los que acudían a verlas en la Église des Dominicains.

Foto: Elliott Erwitt
Foto: Elliott Erwitt

Sus famosas fotografías de perros con expresiones casi humanas son el resultado de la forma de fotografiarles y, en muchas ocasiones, de la curiosidad de los propios animales.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

También sus fotografías de desnudos tienen un marcado carácter humorístico, aderezado con una buena dosis de doble intencionalidad.

Foto: Elliott Erwitt

Quizá la grandeza de estas fotografías se deba a que, como él mismo apunta, no salga a buscarlas: "Cuando llevas la cámara y se da una situación así, basta con la habilidad de combinar cierto orden y capacidad compositiva."

Grande entre grandes
Las imágenes de Erwitt se exponen junto con fotografías de Eric Baudelaire, Stanley Greene (Vu) y Henri Huet (Associated Press).

Baudelaire expone un díptico compuesto por dos imágenes de un mismo lugar encajadas a modo de fotografía panorámica. Las dos fotografías son, en realidad, la representación en un estudio de un instante de relativa calma en la guerra de Iraq.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Stanley Greene cubrió para la agencia Vu el conflicto en Iraq en dos periodos: en 2004, desde el lado islámico, y en 2005, junto a una división estadounidense. Las fotografías muestran un recorrido por las atrocidades perpetradas por ambos bandos y lo absurdo de la guerra. En palabras del propio Green: "La guerra es siempre una pérdida, nunca hay vencedores".

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Huet murió en un helicóptero mientras cubría una misión para la agencia Associated Press en el conflicto bélico de Laos, en 1971, junto al también fotógrafo Larry Burrows. A lo largo de su experimentada carrera como fotógrafo de prensa, estuvo en la guerra de Vietnam, donde tomó algunas de las famosas fotografías que se exponen a modo de retrospectiva.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar