Actualidad
GUíA NAVIDEñA (2012)

¿Qué cámara me compro?

 
5
DIC 2012

Qué mejor manera de llevarle la contraria a nuestra querida Angela Merkel y su austeridad que darse un capricho aprovechando la recurrente excusa de la Navidad. Entre tanto recorte y mala noticia, y por si los mayas tenían razón, por lo menos que el fin del mundo o 2013 nos pillen con una cámara nueva entre las manos. Tomada la decisión de romper la hucha, llega la parte más complicada: ¿Qué cámara de entre todas las del escaparate es la que me conviene? Que no cunda el pánico, la guía de compra navideña de QUESABESDE.COM acude, como cada año, al rescate.

Más de un centenar de nuevas compactas, decenas de modelos de óptica intercambiable, un caos en lo que respecta a sistemas y tamaños de sensor... Está claro que, más allá de la crisis que azota el sur de Europa, el sector mantiene intacto su ritmo de novedades. Una alegría para los que nos pasamos el día probando trastos nuevos, pero en cierto modo una pesadilla para quienes tienen que elegir un modelo entre las innumerables opciones disponibles.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Aquellos decálogos que hace un par de años pusimos sobre la mesa (éste y este otro) como terapia inicial para afrontar este trance siguen estando vigentes. De todos modos, quienes prefieran aquello de la psicología inversa pueden echar un vistazo a todo aquello que no deberían hacer si no quieren meter la pata a la hora de elegir cámara.

Sin más preámbulos, y dando por hecho que al menos ya tenemos claro cuánto nos queremos gastar y qué es lo más importante para nosotros (algo de bolsillo, mucho zoom, óptica intercambiable, la máxima calidad posible), pongámonos manos a la obra.

Para presupuestos en crisis
Encontrar una cámara buena, bonita y barata no es fácil. Las dos últimas condiciones suelen cumplirse, pero lo de buena es otro tema. Si queremos gastarnos menos de 150 euros, además de descartar todas esas supuestas gangas de poco más de 50 euros -se arrepentirán a los dos días-, es evidente que habrá que renunciar a tener los mejores resultados.

Si el bolsillo aprieta, una medida tan lógica como recomendable es echar mano del catálogo de modelos del año pasado y ver si queda algo perdido en el almacén. La compacta decente que hace unos meses costaba más de 200 euros es muy posible que ahora baje de los 150. No será la última virguería del mercado, pero puede ser una buena opción.

Panasonic Lumix DMC-FS40
Panasonic Lumix DMC-FS40
Canon PowerShot A2400 IS
Canon PowerShot A2400 IS

Entre los modelos más económicos pesa más que nunca esa idea de toquetearlas y quedarnos con la que mejor sensación nos transmita. Las especificaciones y los resultados -correctos, sin más- no permiten señalar con precisión tal o cual modelo.

¿Algunas ideas? Fieles a la tradición, las sencillísimas Nikon Coolpix S3300 y Panasonic Lumix DMC-FS40(ambas por menos de 100 euros) siempre han sido de las más decentes en esta categoría. La Canon PowerShot A810 también es muy asequible, pero por muy poco más podemos llegar a las más estilizadas A2400 IS y A3400 IS.

Puesto que ya hemos dicho que no cabe esperar maravillas, también podemos optar por buscar el hecho diferencial en el diseño. La Casio Exilim EX-N10 puede encontrarse por menos de 100 euros y seguro que llama la atención.

Casio Exilim EX-N10
Casio Exilim EX-N10
Samsung WB750
Samsung WB750

Si el zoom de 5x que ofrecen estas cámaras nos sabe a poco, la buena noticia es que tampoco hace falta pagar mucho para optar a un modelo con una óptica más potente. Sobre todo si no le hacemos ascos a cámaras un poco veteranas. Por ejemplo, la Olympus VR-340 y la Fujifilm FinePix T300 ofrecen un zoom de 10 aumentos a precio de derribo. La Pentax Optio RZ18 va más allá, y esgrime un 18x por poco más de 100 euros, mientras que la Olympus SP-620 UZ, con un aspecto más contundente, sitúa su objetivo de 21 aumentos por menos de 150 euros.

Ya hemos dicho que recuperar el catálogo del año pasado es siempre una buena idea. Así hemos conseguido dar con una opción muy interesante: la ya veterana Samsung WB750, que puede encontrarse ya por menos de 150 euros y ofrece un zoom de 18x, vídeo Full HD y controles manuales. Nada menos.

Pequeños fotógrafos
Puesto que estamos hablando de Navidad y ahora más que nunca los peques son los protagonistas (si se nos permite el topicazo digno de El Corte Inglés), tampoco es mala idea pensar en una cámara para ellos.

Para empezar, no sería mala idea descartar todas esas cámaras de juguete -en sentido peyorativo- de Bob Esponja, Hello Kitty y compañía. No cuestan mucho, pero más allá de la carcasa con dibujitos suelen ser una auténtica birria.

Pese a lo tentador de su ergonomía y diseño, algo nos dice que la calidad de esta cámara no será para tirar cohetes.

Con las cámaras expresamente diseñadas para niños suele ocurrir que su ergonomía y manejo son óptimos, pero detrás de esa parte didáctica la calidad es algo justa. Aunque está claro que da lo mismo, ¿va a permitir un auténtico aficionado a la fotografía que su retoño se inicie con un juguete?

Pensando en ello se nos ocurre una tercera vía: cámaras que sobre el papel no están pensadas para niños pero que pueden servir. Algunas, en realidad, sí les hacen un guiño evidente, como la Nikon Coolpix S30, que puede encontrarse por unos 80 euros.

Nikon Coolpix S30
Nikon Coolpix S30

Por lo demás, podemos coger algunas de las compactas más económicas -de la temporada anterior las hay por unos 60 euros- dando prioridad a aquellas con acabados de colores vistosos y una pantalla lo más grande posible.

¿Se aclarará un niño con este tipo de cámaras? No lo dude. De la misma manera que son capaces de manejar un móvil o el iPad mejor que muchos adultos, seguro que no tardan demasiado en cogerle el truco a éstas.

Compactas resistentes y económicas como la Olympus Tough TG-320 (arriba) o la Fujifilm FinePix X50 pueden ser una buena opción para los niños.

Pero se les pueden caer, comentarán los más aprensivos. Cierto. Por eso también es interesante revisar el escaparate de cámaras resistentes, capaces de aguantar caídas desde más de un metro de altura y soportar toda clase de perrerías. Aunque es cierto que el precio se eleva un poco, a cambio tendremos cámara para rato.

Algunas de estas cámaras económicas son la Olympus Tough TG-320, la Fujifilm Finepix XP50 o la Panasonic Lumix DMC-FT20, todas ellas con precios que se sitúan en torno a los 150 euros.

Compactas diferentes
Pero, ¿tiene sentido comprar una compacta ahora que hay móviles con una calidad medianamente decente? El tema es tan antiguo como cansino, pero es cierto que ahora parece estar más de actualidad que nunca. Pese a que eso de la calidad de los móviles es discutible y limitado (se pueden contar con los dedos de una mano los modelos que aguantan el tipo de forma más o menos decente), es verdad que las cámaras empiezan a captar el mensaje.

Samsung Galaxy Camera
Samsung Galaxy Camera

Un buen momento para apostar por algo original. Si nos hace gracia una cámara de verdad pero con muchas de las prestaciones de un tablet, la elección es sencilla: Samsung Galaxy Camera, disponible por 500 euros. Si el presupuesto es más limitado o no vamos a aprovechar su conexión 3G, también podemos echar un vistazo a la más sencilla y asequible (cuesta menos de 350 euros) Nikon Coolpix S800c.

Ambas están basadas en Android (la Samsung en la versión 4.1 y la Nikon en la ya 2.3) y nos permitirán jugar a "Angry Birds", mandar correos o presumir de las mejores fotos de Instagram.

Un par de propuestas bastante originales de Nikon: arriba la Coolpix S800x basada en Android; sobre estas líneas, la diminuta Coolpix S01.

Otra opción original que firma Nikon es la Coolpix S01, dispuesta a ser la cámara más mona del momento. Extremadamente sencilla pero más pequeña que una tarjeta de crédito. Ahí reside su encanto. Cuesta, por cierto, algo menos de 150 euros.

Si pensar en algo mono nos produce urticaria y buscamos algo más montañero o deportista, el catálogo de compactas todoterreno también se ha renovado. Hace unos meses nos tomamos la molestia de torturar unos cuantos de estos modelos, y la Sony Cyber-shot DSC-TX20 (resistente y discreta) fue una de las que más nos convenció. También las Nikon Coolpix AW100 y Panasonic Lumix DMC-FT4quedaron en buena posición. Si el presupuesto es más limitado, por debajo de esta gama hay modelos que mantienen buena parte de las prestaciones.

Hace unos meses enfrentamos las compactas todoterreno más potentes del momento. La Sony Cyber-shot DSC-TX20 resultó ser una de las más interesantes.

Claro que si queremos ir un poco más allá o el vídeo es prioritario dentro de nuestra vida extrema y aventurera, la nueva gama GoPro Hero3 (con precios que parten de los 250 euros) es un regalo a tener en cuenta. Aunque es difícil cuestionarle el podio a esta veterana, no hay que dejar de tener en cuenta la nueva Action Cam de Sony, la iON Air Pro WiFi o la JVC Adixxion GC-XA1.

Sony Action Cam
Sony Action Cam

Pese a que no se trata de una cámara de óptica integrada, es imposible enumerar cámaras originales y pasar por alto la Pentax Q. Se trata de una minúscula cámara de objetivo intercambiable que puede encontrarse ya por unos 250 euros. Al menos el modelo original, porque la renovada Q10 es algo más cara.

Pentax Q
Pentax Q

Su calidad no es para tirar cohetes (se podría comparar con la que brindan la mayoría de compactas), pero su diseño, sus filtros y la versatilidad que dan las ópticas son dignos de mención.

El zoom siempre vende
Las compactas de zoom largo aguantan el tipo y se reivindican entre los modelos que más adeptos consiguen atraer. Aunque ya hemos hecho un repaso a unas cuantas opciones realmente económicas -si esa es la idea, merece la pena revisar el inmenso catálogo de las Fujifilm Finepix S-, lo más interesante de este segmento requiere gastarse un poco más.

Las llamadas compactas viajeras son una de esas categorías que siempre es fácil recomendar. Resultados decentes, prestaciones avanzadas y un potente zoom que entra -o casi- en el bolsillo. El verano pasado enfrentamos las cuatro cámaras más interesantes en este terreno, y la Sony Cyber-shot DSC-HX20V fue la que más nos gustó.

Zoom de 20x, tamaño compacto y prestaciones avanzadas. Éstas son las caractertísticas que comparten la Fujifilm FinePix F770EXR, la Sony Cyber-shot DSC-HX20V, la Panasonic Lumix DMC-TZ30 y la Canon PowerShot SX260 HS.

De todos modos, y tal y como ya apuntamos en su momento, cualquiera de las otras tres contendientes (Canon PowerShot SX260 HS, Panasonic Lumix DMC-TZ30 y Fujifilm FinePix F770EXR, todas con un precio próximo a los 300 euros), sería también una buena opción. También podríamos incluir en esta lista a la más joven Casio Exilim EX-ZR1000. Aunque su zoom es más modesto (12x), la velocidad de disparo que ofrece y la posibilidad de trabajar en RAW hacen de ella una candidata interesante.

Sony Cyber-shot DSC-HX20V
Sony Cyber-shot DSC-HX20V
Fujifilm FinePix F770EXR
Fujifilm FinePix F770EXR

¿20 aumentos saben a poco? La Canon Power-shot SX50 HS bate récords con un zoom equivalente a 24-1200 milímetros que hará las delicias de los amantes de los excesos. Con controles manuales y formato RAW, no es una opción barata (cuesta unos 450 euros), por lo que si el presupuesto no nos alcanza, por unos 300 euros también se puede encontrar la Nikon Coolpix P510 y su estratosférico zoom de 24-1.000 milímetros.

Canon PowerShot SX50 HS
Canon PowerShot SX50 HS
Panasonic Lumix DMC-FZ200
Panasonic Lumix DMC-FZ200

Más moderadas en cuanto a focal son dos de las opciones que nos parecen más interesantes. La Panasonic Lumix DMC-FZ200 y su luminoso objetivo 25-600 mm f2.8 es una buena opción (450 euros), y la Fujifilm X-S1 combina un sensor notablemente más grande que sus compañeras con un zoom de 26x. Es grande y no muy barata (ronda los 600 euros), pero quienes quieran zoom sin renunciar a la mejor calidad de imagen deberían darle una oportunidad.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1

Exactamente igual que en otras gamas, por debajo de esta cima de modelos -son los mejores, pero también los más caros- hay un sinfín de opciones muy correctas con precios más moderados, cercanos a los 200 euros.

Las "premium"
Pero si la crisis no nos ha dado muy de lleno -o qué demonios, nos merecemos un capricho-, el mercado de compactas de gama alta está más interesante que nunca. Son modelos en los que priman la calidad, las opciones avanzadas (controles manuales, RAW...) y ópticas más luminosas. El zoom es muchas veces un detalle menor, porque lo que aquí cuenta es un sensor bastante grande que no tiemble al oír hablar de 800 ISO.

Tan amplia es la oferta, que resulta complicado señalar sólo una. Entre las bolsilleras hay sitio para las más veteranas del lugar (Panasonic Lumix DMC-LX7 y Canon PowerShot S110), pero también para la nueva XF1 de Fujfilm y su estilizado diseño.

Olympus Stylus XZ-2
Olympus Stylus XZ-2
Fujifilm XF1
Fujifilm XF1

La idea es trasladar a un formato mucho más compacto la calidad de la Fujifilm X10, que superados los problemas de su sensor vuelve a ser una opción muy recomendable. En esta misma gama, la más moderna Samsung EX2F (con Wi-Fi), la adelgazada Canon PowerShot G15 o la más contundente Olympus Stylus XZ-2 también reclaman su protagonismo.

Sony Cyber-shot DSC-RX100
Sony Cyber-shot DSC-RX100

No obstante, si el presupuesto es generoso (entre 500 y 600 euros) y podemos permitírnoslo, nos quedaríamos con la Sony Cyber-shot DSC-RX100. No es perfecta y su ergonomía es mejorable, pero a día de hoy por ese tamaño ninguna iguala sus resultados.

A no ser, claro, que nos pongamos en plan sibaritas y queramos esperar a que llegue (se supone que está al caer) la Cyber-shot DSC-RX1, la primera compacta con sensor de formato completo. La broma nos saldrá por más de 3.000 euros, pero nadie dijo que la exclusividad fuera barata.

Leica M-E
Leica M-E

Aunque si se trata de exclusividad, y saltando otra vez al mundo de las ópticas intercambiables, nada como una Leica M Monochrom (con la asequible M-E debajo del árbol también nos conformaríamos, la verdad) o una Hasselblad Lunar, a la que habrá que esperar todavía un poco. Eso sí, antes de dejarse seducir por sus curvas no pierdan de vista que esta cámara es una versión de lujo de la Sony NEX-7, cuyo precio (1.000 euros el cuerpo) nos parece más razonable.

Por cierto, la Fujifilm X100, que ya puede encontrarse por menos de 900 euros, sigue siendo una idea estupenda para regalar. O regalarse. Aunque seguro que su relevo no tarda mucho en llegar.

Sin espejo, por favor
Pasaron ya aquellos tiempos en los que hablar de una cámara de óptica intercambiable equivalía a ir cargados con un modelo grande y pesado. La irrupción hace ya algunos años de los sistemas sin espejo ha aligerado mucho este segmento, que ofrece -como suelen decir las campañas publicitarias- la calidad de una réflex con el tamaño y la facilidad de uso de una compacta. Más o menos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Aunque la V2 ya ha dado el relevo a la Nikon 1 V1 (en la imagen), precisamente ahora esta última se puede encontrar con un precio muy interesante.

Así que, si de lo que se trata es de ir ligeros, las opciones son numerosas. La Nikon 1 J2 es pequeña, de diseño atractivo y muy rápida, aunque es cierto que el limitado tamaño de su sensor hace que sus resultados con poca luz no sean comparables a los de otras gamas.

Muy pequeña es también la Olympus E-PM2, que incorpora el excelente sensor de 16 megapíxeles de la OM-D E-M5, una de las más codiciadas del momento. Claro que, si miramos el precio de las Nikon 1 J1 y V1 o el de la Olympus E-PM1 (entre 250 y 300 euros), es cierto que la tentación es bastante irresistible.

Olympus OM-D E-M5
Olympus OM-D E-M5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La Samsung NX1000 también merece una oportunidad, pese a ser de las más desconocidas. Tal vez por eso es muy competitiva (cuesta algo más de 300 euros) y dispone de una gama de ópticas cada vez más interesante y con una relación calidad-precio a tener muy en cuenta.

Canon EOS M
Canon EOS M
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

De todos modos, la Sony NEX-F3 (o la anterior C3) es una de nuestras preferidas: tamaño minúsculo, precio competitivo y un sensor APS-C de 16 megapíxeles de más que probada solvencia.

También tiene un captor de este tamaño la nueva EOS M, que justo ahora está llegando a los escaparates. Sin tiempo para probarla antes de la publicación de este artículo, la experiencia nos dice que estamos ante una versión en miniatura de algunas de las últimas EOS (600D o 650D), aunque en su contra tiene varios aspectos: limitada gama de ópticas, un precio algo elevado y ser la última en llegar a la fiesta sin realizar una gran aportación a lo que ya había.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Sony NEX-6 y la Fujifilm X-E1, dos de las cámaras sin espejo más recomendables del momento.

¿Qué cámara nos compraríamos? Sin ir a la gama más cara (Panasonic Lumix DMC-GH3, Fujifilm X-Pro1 o las ya mencionadas NEX-7 de Sony y E-M5 de Olympus), a día de hoy posiblemente nos quedaríamos con las dos opciones que recientemente poníamos frente a frente. Tanto la Sony NEX-6 como la Fujifilm X-E1 (con sus diferencias de precio, tamaño y filosofía) son dos aciertos seguros si podemos gastarnos alrededor de unos 1.000 euros.

Y réflex, claro
Aunque dicen algunos que es sólo cuestión de tiempo que las cámaras réflex acaben relegadas al sector profesional, para muchos el espejo y los visores de toda la vida siguen teniendo mucho que decir. Así que en esta guía de compra no podían faltar estas cámaras, que además resultan de lo más apetecibles por su relación calidad-precio.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La Sony A57 y su hermana pequeña, la A37, son buenas opciones para quienes den prioridad al vídeo.

Dejando a un lado los prohibitivos modelos de formato completo -aunque tanto la Nikon D600 como la EOS 6D han rebajado un poco esta barrera-, las opciones son de lo más variadas. Por menos de 500 euros, si queremos presumir de resolución, la Nikon D3200 y sus 24 megapíxeles son nuestra cámara. Y si el vídeo y la velocidad de disparo son importantes, la Sony A37 y su tecnología SLT de espejo translúcido son un acierto seguro.

Nikon D5200
Nikon D5200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tres opciones para quienes vayan con prisas y quieran ahorrarse las explicaciones: la Nikon D5100 (excelentes y asequibles sus 16 megapíxeles, ahora que la D5200 está desembarcando en los escaparates), la Canon EOS 600D (otro clásico que no requiere mayores explicaciones) y la Pentax K-30 (situada claramente por encima de los dos modelos precedentes y con unas prestaciones imbatibles por su precio, cercano a los 650 euros).

Canon EOS 650D
Canon EOS 650D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Pentax K-30
Pentax K-30
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, tanto si hablamos de cámaras SLR (o SLT si nos referimos a Sony) como de modelos sin espejo, sería una buena idea reservar algo de presupuesto para hacernos con una óptica en condiciones. Aunque es de sobra sabido, no está de más recordar que por mucho sensor y muchos megapíxeles que pongamos, el objetivo es una pieza fundamental en este rompecabezas.

Claro que, si nos entra el ataque de nostalgia química siempre podemos volver la vista atrás y hacernos con alguna de estas preciosas compactas de carrete. Al menos sabemos que no pasarán de moda.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Compactas de carrete míticas, una gran opción para los más nostálgicos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar