• Alergia
  • 50 megapíxeles, 60 megapíxeles... ¿100 megapíxeles?
OpiniónEnfoque diferencial

Se cerraron las urnas

 
28
MAY 2007

Recién finalizadas las elecciones municipales y autonómicas en España, hoy es turno de lamerse las heridas unos y de hinchar el pecho otros. O al menos en teoría, porque ganen o pierdan, siempre hay una forma de decir que han ganado, y si es absolutamente imposible decir que han ganado, aseguran que no han perdido.

Eso que en el pueblo llano conocemos como una trola como un camión, en el mundo de la gente con corbata se llama marketing.

Las elecciones fotográficas son dos veces al año, justo antes de verano y de fin de año

En el universo pixelado de las réflex digitales, las cosas son más o menos igual. Cambian escenarios y participantes, pero la esencia es la misma. Los partidos principales son Canon y Nikon. Los terceros en discordia serían Olympus y Sony. Y luego están los que nunca pasan de cinco escaños, como Pentax, Panasonic, Fujifilm, Samsung...

Las elecciones fotográficas no son una vez cada cuatro años, sino dos veces al año, justo antes de las vacaciones de verano y de las fiestas de fin de año.

Las promesas las lanzan con tiempo, algunas en forma de prototipos de madera, como la hipotética E-2 de Olympus

Por eso, las promesas electorales se hacen en primavera y en otoño. Pero en lugar de mítines aburridos donde sólo nos cuentan lo que queremos oír, celebran ferias aburridas -por mucha azafata en minifalda que pongan, son aburridas- donde nos cuentan lo que queremos oír: lo buenos que son unos y lo malos que son los demás.

Las promesas, precisamente, las lanzan con tiempo. Algunas nos las restriegan por las narices con meses de adelanto para que veamos lo adelantados que están (léase Canon EOS-1D Mark III). Otras las intuimos en base a prototipos de madera o plástico que se exhiben tras un cristal (sí, hablamos de la hipotética E-2 de Olympus).

Salvando las distancias, el marketing, las ventas, las elecciones, los votos, los políticos... son todo lo mismo

Otros, directamente, fusilan el programa electoral de la competencia, y en vez de poner en liza sus propias ideas toman al asalto -chequera en mano- las ideas del vecino. Por último, existe ese partido que un día gobernó -o casi- y no lo hizo mal, pero que se durmió en los laureles. A ver si adivinan de quién hablo.

A fin de cuentas, y salvando las distancias, el marketing, las ventas, las elecciones, los votos, los políticos... son todo lo mismo.

La estrategia es la misma, sólo que a pequeña escala y quizás con algo más de tacto

¿No me dirán que no han visto a los palmeros de cada formación política alabando a sus señores feudales contra viento y marea?¿Que suben los pisos? No es culpa de los míos. ¿Que bajan? Es gracias a los míos. ¿Que desciende el paro? Demos las gracias a los ministros de mi partido. ¿Que crece la precariedad? Crucifiquemos al gobierno.

¿Les suena eso en fotografía? ¡La cámara tal es "ruidosa" a 800 ISO!, brama un candidato al cierre de campaña. ¡La gente normal no necesita disparar a 800 ISO!, contesta en una entrevista el candidato rival al día siguiente. Ataque tras ataque, al final la estrategia es la misma, sólo que a pequeña escala y quizás con algo más de tacto.

Me decía el otro día alguien cercano a una gran firma que "las empresas de fotografía no son una ONG"

Piensen a la hora de votar su cámara preferida. Las promesas se quedan en el papel y muchas veces no acaban de hacerse realidad; las fotos de las cajas son ejemplos de lo bien que funcionan otras cámaras (prácticamente nunca se publicita una cámara utilizando fotos tomadas con esa cámara), y los análisis de las webs especializadas no pasan de ser la opinión más o menos fundada de un analista que no tiene por qué acertar siempre.

Sea como sea y triunfe quien triunfe, como en la política, en fotografía sólo ganan realmente las marcas. Mientras leen nuestros comentarios en los blogs, nuestras discusiones en los foros y nuestras críticas en las webs de fotografía, las compañías analizan sus balances y se frotan las manos (o no).

Como me dijo el otro día una persona cercana a una de las principales compañías del sector, "las empresas de fotografía no son una ONG". Si eso lo tenemos claro, ¿por qué las defendemos como si nos fueran a salvar la vida?

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar