• Roberto Milán: "Es una escena puramente quijotesca"
  • Ángel Navarrete: "Un desastre que mató a miles de personas se ha ...
Con texto fotográfico

"La fotografía erótica debe insinuar y excitar sin mostrar" Edu Diéguez De San Bernardo

 
Foto: Eduardo Diéguez De San Bernardo
18
AGO 2011
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

Periodista gráfico los días pares, profesor de fotografía los impares. Ya la firmaría Eduardo Diéguez de San Bernardo una vida tan sencilla. La cruda realidad, sin embargo, es que los fotógrafos compaginan lo que quieren hacer con lo que necesitan hacer. Y he aquí un ejemplo de ello: De San Bernardo, maestro del desnudo cuando puede, fotoperiodista de ABC y Contacto cuando le llaman.

Edu Diéguez De San Bernardo

La fotografía erótica no es fotografía pornográfica. Hay quien puede opinar que son la misma disciplina, pero en realidad son ramas muy diferentes. Sólo se parecen en que hay cuerpos desnudos.

La pornografía recurre a lo fácil, excita mostrando. La fotografía erótica, en cambio, deja volar tu imaginación, insinúa y excita sin mostrar. Eso es lo difícil. Lo obvio está ahí, es evidente. Lo complejo es que el observador de la foto construya todo lo demás, que él sólo imagine qué hay más allá del corte de la fotografía o qué se esconde tras una sombra.

Este tipo de fotografía es muy difícil. Es evidente que siempre hay lugar para la improvisación, pero poco. Todo tiene que estar en bocetos, la luz estudiada, las poses previstas y cada toma pensada. Dejar que la improvisación tome las riendas de una sesión puede tener muchos y malos efectos, desde pasar de lo erótico a lo explícito sin darnos cuenta hasta enrarecer el ambiente con la modelo.

Personalmente prefiero modelos 'amateurs', aunque esto no quiere decir que trabajen gratis. Yo no tengo esa suerte de hablar con una chica, pedirle que pose desnuda para una sesión y que acepte. Yo pago.

Las modelos profesionales saben posar, es cierto, pero muchas veces tienen gestos demasiado artificiales, poses que han cogido con el paso de los años y que adoptan casi automáticamente. Eso no me gusta. Prefiero una modelo con menos experiencia, pero que este más abierta a sugerencias.

La fotografía de desnudo se mueve siempre en el filo de la navaja de la tensión, porque cualquier gesto puede malinterpretarse. Ésa es también una de las razones por las que todo tiene que estar preparado. A una modelo de desnudo le puedes retirar el pelo de la cara o moverle una mano, pero con cuidado. Tengo que ser yo quien conozca las poses para reproducírselas y sepa lo que tiene que hacer, que las vea en un dibujo y se concentre únicamente en insinuar.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar