• Jorge Carrasco: "Estamos rodeados de mil cosas bellas que no nos llaman la ...
  • Víctor Fraile: "En la lujosa Hong Kong más de 100.000 personas viven en ...
Con texto fotográfico

"Es el único superviviente de una matanza de 45 civiles albaneses a manos de las fuerzas serbias" Edu Bayer

 
Foto: Edu Bayer
12
FEB 2009
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Corta pero intensa. Es un tópico, pero define muy bien la carrera fotográfica de Eduard Bayer hasta el día de hoy. Tras estudiar un posgrado de documentalismo gráfico y complementarlo con diversos talleres, ha realizado reportajes sobre la reelección de Chávez en Venezuela, las mujeres en Gambia y las guerrillas del PKK en Kurdistán. Actualmente colabora con El País y Público.

Edu Bayer

El 17 de febrero de 2008 Kosovo iba a declarar su independencia de Serbia de forma unilateral. Con otros dos compañeros fotógrafos decidimos en el último momento viajar hasta allí en coche desde Barcelona.

Entraríamos por Montenegro, porque temíamos que la frontera con Serbia estuviese cerrada. Tardamos 35 horas y llegamos el día después de la declaración de independencia. Las celebraciones se alargaron todavía unos días.

Nada más llegar fuimos a los barrios del norte de Mitrovica, de mayoría serbia, a cubrir las manifestaciones en contra de la declaración unilateral de independencia. Había muchísimos fotógrafos y lo difícil era hacer una foto sin que apareciese alguno [en el encuadre].

Por la tarde estuvimos en Pristina fotografiando las celebraciones de los kosovares por la recién obtenida independencia, que no han admitido ni siquiera algunos países de la Unión Europea, como España.

Todo el mundo estaba en la calle. Nos alojamos en el Gran Hotel Pristina, un edificio desvencijado de corte soviético que estaba repleto de periodistas intentando mandar sus crónicas. En la entrada se agolpaban muchas unidades móviles con las parabólicas apuntando hacia el satélite. Me gustó el ambiente.

Al día siguiente fui con Ramón Lobo, un periodista de El País, a Racak, el lugar donde las fuerzas serbias cometieron una masacre el 15 de enero de 1999 que acabó con la vida de 45 civiles albaneses.

Hay algo de controversia, porque los serbios aseguran que allí había militares de la UÇK [el Ejército de Liberación de Kosovo], pero yo pude ver tumbas de niños en el cementerio donde enterraron a las víctimas de aquel horror. Este incidente fue muy importante porque provocó la intervención de la OTAN en el conflicto.

El que aparece en la fotografía es el único superviviente de la masacre, Rama Shabani, frente a la tumba de su hermano en el cementerio del pueblo, colocando las flores de plástico que el viento había movido.

Nos contó que aquel día se escondió en un sótano junto a un grupo de unas 40 personas que después encontrarían los serbios. Tras retenerlos un tiempo les dijeron que les soltaban y que podían irse en dirección a la colina que había junto al pueblo.

Rama salvó la vida porque se detuvo a fumar un cigarrillo. Mientras, en la cima estaban otros militares esperándoles. Los mataron a todos. Ésta y otras fotos se publicaron en El País en una serie de artículos sobre la independencia de Kosovo.

Ante una situación así sientes un infinito respeto por las víctimas y por la persona que te está contando su historia y comparte ese dolor contigo. Justificas estar allí haciendo buenas fotos y cumpliendo tu obligación de contar lo que ocurrió. Pese a todo, la situación me impresionó muchísimo y me sobrecogió.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
Con texto fotográfico
Edu Bayer
04 / OCT 2012
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar