Actualidad

La editorial alemana Axel Springer claudica ante Google

3

La firma, que presentó una demanda por el uso de sus fotos en el servicio Google News, ha dado marcha atrás debido al desplome de las visitas a sus sitios web

7
NOV 2014

Axel Springer, uno de los grupos editoriales más poderosos de Europa, ha hincado la rodilla y permitirá el uso de sus contenidos en Google News. La compañía propietaria de publicaciones tan conocidas como el diario alemán Bild y el semanario automovilístico Auto Bild echa así marcha atrás para recuperar el tráfico de sus sitios web, seriamente dañados tras enconarse con Google por el uso que hacía de sus contenidos.

A pesar de que Google News solo indexa en Alemania los contenidos de los sitios que así lo permiten a través del archivo robots.txt contenido en sus páginas, Axel Springer y otras editoriales decidieron demandar a Google por utilizar miniaturas de sus fotografías y pequeñas citas en su sección Google News.

El tráfico de las cabeceras on-line de Axel Springer se ha desplomado un 40% en solo dos semanas

La respuesta de Google no se hizo esperar: desde la segunda semana de octubre, las páginas que son propiedad de Axel Springer solo aparecerían en Google News con un titular y un enlace. El impacto en los datos de tráfico de la firma editorial ha sido devastador.

Forzada por una merma de "casi el 40% en volumen de tráfico", Axel Springer ha cejado en su empeño por cobrar una cuota a Google para que ésta pudiera hacer uso de miniaturas y citas de sus artículos. La maniobra de Google ha sido un éxito. La compañía estadounidense podrá volver a publicar con normalidad las noticias de Axel Springer en virtud de una licencia gratuita extendida por el grupo alemán.

Mathias Döpfner, consejero delegado del grupo, calificó su decisión de boicotear a Google como "el más exitoso fracaso que jamás hemos experimentado" durante una conferencia realizada para comunicar los últimos resultados de la empresa. No hay sin embargo un atisbo de autocrítica o remordimiento.

Según Döpfner, el propósito de Axel Springer era "documentar los efectos de reducir la visibilidad en los resultados de búsqueda como parte de las acciones legales actualmente en marcha para hacer que se cumpla la ley de derechos de copia". Y añade: "Ahora sabemos exactamente lo profundas que son las consecuencias de la discriminación."

Google, por su parte, indica que su servicio de noticias es absolutamente positivo para la prensa alemana a pesar de las acusaciones de Axel Springer, habiendo generado más de mil millones de euros durante los últimos tres años a través de la publicidad.

Un frente abierto en cada país

El caso alemán no es ni de lejos único en Europa. Espoleados por una prensa tradicional que vive sus horas más bajas, ya son varios los gobiernos de la Unión que han aprobado la interpretación local de la denominada "cuota Google" o están examinando su implantación.

El ejemplo más famoso -y el que para algunos analistas abrió la caja de Pandora- fue el francés. Allí, forzada por el propio gobierno galo, Google aceptó crear un fondo multimillonario para promover la publicación de contenidos digitales y mejorar los beneficios procedentes de la publicidad en Internet. Una vez que esta caja se agotara, editoriales y Google volverían a negociar un nuevo fondo. El resto de las editoriales europeas tomaron nota en el acto.

El caso español es distinto del alemán en el sentido de que Google no tiene la posibilidad de excluir en su sección de noticias a los medios que demanden un canon compensatorio.

La polémica reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) describe el carácter de este pago como irrenunciable, lo que significa que Google deberá abonar el denominado canon AEDE incluso aunque no publique noticias pertenecientes a medios representados por la Asociación de Editores de Diarios Españoles.

Esta reforma hizo que Google se planteara el cierre de su servicio de noticias en España, pero por el momento todavía no ha tomado medidas al respecto.

3
Comentarios
Cargando comentarios