• Oscar B. Castillo: "Conocemos las cifras pero no conocemos su vida"
  • Francis Pérez: "Es una foto soñada"
Con texto fotográfico

"Esta foto sigue planteando al mundo la problemática del agente naranja" Ed Kashi

3
Foto: Ed Kashi (VII Photo Agency)
23
ENE 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

El agente naranja fue un arma química ampliamente usada por Estados Unidos en su lucha contra el Vietcong. Ed Kashi, fotoperiodista de VII Photo Agency, estuvo en Da Nang retratando a familias afectadas por su alta toxicidad y la problemática añadida de que sus efectos se transmiten genéticamente. El norteamericano, que a finales de marzo impartirá un taller con Eyes in Progress, trabaja habitualmente en temas sociopolíticos y es también cofundador de Talking Eyes Media, una organización orientada a la divulgación multimedia de problemáticas como la de la pequeña Nguyen y su familia. Por este retrato Kashi obtuvo un premio World Press Photo y la distinción Foto del Año que otorga UNICEF.

Ed Kashi

Recibí un encargo por parte del Vietnam Reporting Project, financiado por la Fundación Ford, para unirme a un grupo de 15 colegas de distintos medios: cada uno de nosotros realizaría una historia relacionada con el agente naranja. Yo decidí centrarme en familias con niños afectados aún hoy por la acción de la dioxina [TCDD], el compuesto activo del agente naranja, que se transmite por los genes y cuyos efectos siguen por tanto desencadenándose hoy día.

Trabajé con Children of Vietnam, una organización americana de caridad, para localizar a dos familias: una que recibía apoyo y otra sin ningún tipo de atención. La idea era reflejar cómo son las vidas de estas familias con niños con severos problemas relacionados con el agente naranja. Decidí concentrarme en Da Nang porque fue allí donde las fuerzas estadounidenses situaron su principal base aérea, y aún hoy es uno de los principales focos de contaminación del agente naranja.

Nguyen Thi Ly es la niña que aparece en el retrato. Tenía 9 años cuando la fotografié en verano de 2010. Vive con sus padres y su hermano, en una pequeña aldea en las afueras de Da Nang. Va a la escuela y trata de llevar una vida normal, pero tiene problemas respiratorios e intenta sobrellevar lo mejor que puede sus deformidades faciales.

"Esta fotografía surgió en un instante fugaz. Ese rayo de luz, el gesto de ella y ese estado de ánimo se conjugaron a la perfección"

Su madre también está afectada y sufre problemas de salud similares, relacionados también con la contaminación por el agente naranja a través de su padre, que fue soldado de las fuerzas de Vietnam del Sur. Estuve un par de semanas yendo y viniendo, visitándola a ella y a su familia. Principalmente tenía que hacer una película, pero esta fotografía surgió en un instante fugaz, tal y como la vemos. Ese rayo de luz, el gesto de ella y ese estado de ánimo se conjugaron a la perfección.

En cuanto tomé la foto supe que era una imagen significativa, estéticamente bella y a la vez emocionalmente poderosa. Me encariñé mucho de la pequeña Nguyen, que tenía un gran espíritu y una personalidad encantadora. Fue uno de esos pocos momentos en los que todo se armoniza de forma fantástica.

Aquella noche, al volver a la habitación de mi hotel para descargar y editar el trabajo que había hecho ese día, mis primeras reacciones se vieron reforzadas al ver esta imagen. Desde entonces siempre ha sido gratificante ver cómo esta fotografía ha recibido tanta atención y ha tenido una repercusión tan exitosa.

Lo más importante es que sigue mostrando y planteando al mundo esta problemática. Sirve al mismo tiempo para educar a las nuevas generaciones de los peligros del agente naranja y ayuda a las organizaciones que apuestan por dar apoyo a las familias afectadas. Pese a todo, sigue siendo necesario trabajar en este problema. No lo podemos dejar de lado.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

3
Comentarios
Cargando comentarios