Actualidad

Drones de policía armados podrán patrullar el cielo en Estados Unidos

2

Dakota del Norte se convierte el primer estado en legalizar estos aparatos, que contarán con armas aturdidoras eléctricas, acústicas o de balas de goma

CyPhy LVL1
CyPhy LVL1
Drones como el LVL1 de CyPhy están dirigidos al consumidor común y solo pueden apuntar con su cámara.
27
AGO 2015

Los drones vuelven a ser objeto de polémica en Estados Unidos, pero esta vez no por su uso temerario por parte del gran público, sino por su participación en la creciente militarización de las fuerzas policiales del país. Dakota del Norte se ha convertido en el primer estado en legalizar el uso de drones armados por parte de la policía, haciendo posible que las fuerzas de seguridad puedan utilizarlos para reducir a sospechosos de haber cometido un crimen.

Para ajustarse a la legislación, estos aparatos deberán estar equipados con armamento "menos letal", como por ejemplo pistolas aturdidoras eléctricas (los temidos Taser) o de balas de goma, pulverizadores de agentes lacrimógenos y cañones acústicos.

Curiosamente, la ley que ha hecho posible el despliegue de estos aparatos buscaba prohibir su uso. Presentado por un representante del partido republicano, el proyecto de ley inicial tenía por misión ilegalizar los drones policiales equipados con cualquier tipo de arma, pero fue modificado durante su tramitación para darle la vuelta, un suceso que no es del todo extraño en la política estadounidense.

Intereses policiales y económicos han propiciado que Dakota del Norte sea el primer estado en legalizar los drones policiales armados

En su estado original, el proyecto de ley prohibía además el uso de drones para labores de seguimiento sin una orden judicial. Este apartado también fue objeto de debate y finalmente ha sido tachado del texto final, permitiendo a la policía hacer uso discrecional de sus drones.

Cuando los lobbies escriben las leyes

A pesar de que la intención del proyecto de ley era evitar que la policía pudiera tener acceso a drones armados, el texto llegó a las manos de un lobby encargado de representar los intereses de la Asociación de Oficiales de Paz de Dakota del Norte. Tras ser autorizado a introducir sus propias modificaciones, el texto final solo extiende la prohibición a aquellas armas consideradas como letales, permitiendo por tanto el uso de elementos como los dispositivos aturdidores.

"En mi opinión debería haber una visible línea roja: los drones no deberían estar armados. Punto", ha asegurado Rick Becker, impulsor de la enmienda original. Según el político conservador, el hecho de no estar presente en el lugar de los acontecimientos puede hacer que los agentes se sientan separados de los mismos, dando pie a situaciones indeseables.

Por su parte, Bob Rost, sheriff del condado de Grand Forks, ha declarado que el proyecto era "ridículo" y una idea nefasta desde el principio. En comentarios al diario The Daily Beast, Rost señala que no cree necesaria una orden judicial para vigilar a sospechosos. "Si no tienes nada que ocultar, no tienes nada que temer", llegó a asegurar en su día en relación al uso de drones por parte de la policía.

Mucho dinero en juego

Pero la utilidad policial de los vehículos aéreos no tripulados es solo uno de los factores que han motivado el cambio de la legislación de Dakota del Norte para permitir el vuelo de drones armados. También hay conmiseraciones económicas muy importantes. El Departamento de Comercio del estado, el fundador de un fabricante de drones no identificado y otros representantes de la industria también se opusieron a la enmienda original.

En palabras de una de las personas que testificaron en contra de la enmienda original, "se trata del desarrollo comercial, es ahí hacia donde se encamina el asunto. Si [una ley] limita de alguna forma el avance comercial y de la defensa de la ley, eso es negativo para las compañías que buscan oportunidades e invierten en el estado de Dakota del Norte".

La economía de Dakota del Norte ha sufrido con dureza el descenso en el precio del petróleo. El negocio de los drones, sin embargo, no deja de ganar fuerza. Con grandes extensiones de terreno agrícola que supervisar, las empresas relacionadas con estos aparatos están creciendo a gran velocidad, mientras que la propia Universidad de Dakota del Norte, que también se opuso al proyecto de ley, posee un ambicioso programa de desarrollo de drones y hasta ofrece su propia titulación.

Muchos intereses en juego como para permitir la aprobación de leyes que puedan molestar a una industria boyante.

Fuentes y más información
2
Comentarios
Cargando comentarios