• Pascal Maitre: "Los chavales están totalmente horrorizados"
  • Luis Sevillano: "Nos ven como enemigos"
Con texto fotográfico

"Me llevé la cámara a la guerra porque estaba enamorado de la fotografía" Doan Cong Tinh

5
Foto: Doan Cong Tinh
11
SEP 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

La guerra del Vietnam fue la última en la que los fotoperiodistas pudieron trabajar con casi total libertad. El imaginario occidental construido de la mano de reporteros empotrados como Henri Huet, Don McCullin o Larry Burrows halla un contrapunto en el trabajo de “los del norte”. Doan Cong Tinh fue uno de estos fotógrafos salidos de las filas del ejército norvietnamita y que documentaron el conflicto como un soldado más. Esta fotografía, tan bella como explícita, forma parte de la exposición “Los del norte”, que puede verse estos días en Visa pour l'Image gracias al trabajo del fotoperiodista Patrick Chauvel y que nos descubre las fotografías de Tinh y algunos de sus compañeros.

Doan Cong Tinh

Al principio de mi intervención en la guerra yo estaba destinado a un batallón de artillería. Yo era muy joven y me gustaba mucho escribir artículos, algunos de los cuales ya habían sido publicados en la prensa. Me pareció que, sin imágenes para ilustrar el texto, era muy difícil explicar la historia a los lectores.

Ésa fue una de las razones para llevar la cámara conmigo. Pero la verdadera razón, la más importante, es que estaba enamorado de la fotografía: yo quería ser fotógrafo. Tampoco fue una obligación impuesta en el ejército. Fue una decisión voluntaria. Tenía una cámara muy sencilla, pero trabajé muy duro y tomé muchísimas imágenes.

Esta fotografía la tomé en 1970, quince años después de que comenzase la guerra y cuando aún faltaban cinco para la paz. La hice en la carretera hacia Ho Chi Minh que recorre todo Vietnam desde el norte hasta el sur, atravesando montañas, precipicios y zonas de selva.

"Estaba cansadísimo, pero la escena era excepcional. Se trata de un momento impresionante, único y efímero"

Me encontraba con una unidad militar que abría el paso a unidades logísticas y de abastecimiento en la selva, lejos de cualquier rastro de civilización, y empezaba a hacerse tarde. Después de caminar un buen rato, de repente llegamos a un espacio abierto y con mucha luz.

Un grupo de soldados formó una avanzadilla para encontrar un camino practicable. También tenían la misión de comprobar el terreno para guiarnos por una senda libre de minas. Eran hombres muy fuertes y tomaron una vía directa, escalando esa pendiente solo con cuerdas.

En ese momento yo ya llevaba todo el día en marcha, y debido a la carga de 30 kilos que incluía mi material, mi comida y mi equipo fotográfico con mis cámaras estaba cansadísimo… Pero la escena era excepcional. Se trata de un momento impresionante, único y también efímero, porque podía cambiar en cualquier momento y desaparecer: solo con que una nube se hubiera cruzado en el cielo la foto ya no habría sido la misma.

Así que, con toda la emoción, tomé la cámara y ajusté los valores de exposición rápidamente para hacer la instantánea antes de que los soldados salieran de la escena. Hice varias fotografías para asegurar, y ésta fue una de ellas.

Nota editorial: meses después de publicarse esta entrevista, concretamente en junio de 2015, trascendía que Doan Cong Tinh había manipulado la imagen original eliminando a una persona y recreando la cascada de fondo. Pese a que ello contraviene los preceptos más básicos de la ética fotoperiodística, Quesabesde ha decidido mantener publicado este artículo por el indiscutible valor de la información que contiene.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

5
Comentarios
Cargando comentarios