• Fujifilm X-Pro2: primeras muestras desde Tokio
  • Olympus Pen-F: primeras muestras
Prueba de producto
DJI Ronin-M

DJI Ronin-M: un gimbal ligero y asequible

5
20
ENE 2016
Texto: Álvaro Méndez / Pol Thomas  |  Fotos: Álvaro Méndez

Solvencia, ligereza, facilidad de uso y precio económico son los adjetivos que mejor definen al DJI Ronin-M, un estabilizador del tipo gimbal que representa muy bien lo accesibles que se han vuelto este tipo de soportes para vídeo en los últimos tiempos. Con un poco de práctica y previo desembolso de unos 1.500 euros, este accesorio de la firma china especializada en drones permite realizar movimientos de cámara que, hasta hace bien poco, eran impensables en producciones de bajo presupuesto. La estabilidad nunca estuvo tan al alcance de la mano pese a venir -como en este caso- de una compañía con la mirada puesta en los cielos.

Cuando hace algo más de tres años se anunció con bombo y platillo el lanzamiento del Movi M10 por 15.000 dólares, pocos podían pensar que tan poco tiempo después la tecnología de estabilización por gimbal se convertiría en algo tan asequible y omnipresente en todo tipo de producciones. Una evolución en la que la firma china DJI (sí, la misma que se encuentra detrás de los famosos drones Phantom y que recientemente entraba con fuerza en el accionariado de Hasselblad) ha tenido mucho que ver, tanto con su primer Ronin como con este Ronin-M, que no deja de ser una versión más pequeña y asequible de su predecesor.

DJI Ronin-M
DJI Ronin-M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Basados en los antiquísimos sistemas de suspensión Cardán de tres ejes, los estabilizadores electrónicos de tipo gimbal son capaces de proporcionar un alto grado de estabilidad en nuestras grabaciones sin necesidad de contar con la experiencia que requieren los soportes mecánicos de toda la vida como los steadicam, mucho más difíciles de configurar y manejar.

El DJI Ronin es una de las opciones más asequibles en el terreno de los gimbals y un ejemplo paradigmático de hasta dónde puede llegar esta tecnología. Con una inversión económica moderada y una curva de aprendizaje muy rápida, permite realizar planos y secuencias realmente espectaculares con videocámaras no muy pesadas.

Puesta apunto

Con un peso aproximado de unos 2,5 kilos (que se convierten en 3 o 4 kilos cuando sumamos al conjunto una cámara pequeña, un objetivo estándar y un monitor externo), el DJI Ronin-M es suficientemente ligero y manejable como para poder operar con él durante un tiempo prolongado. El Ronin original pesa unos 4,5 kilos por sí solo, por lo que la reducción de peso es más que reseñable. Todo el equipo desmontado cabe fácilmente en una mochila o maleta de dimensiones contenidas.

La construcción del estabilizador, en la que destacan la presencia de materiales como el aluminio y la fibra de carbono, parece bastante fiable y robusta, con todas las partes de la electrónica, los motores y los cables bien escondidos y protegidos, a diferencia de lo que ocurría con algunos de los primeros gimbals que salieron al mercado.

dji ronin-mdji ronin-mdji ronin-mdji ronin-mdji ronin-mdji ronin-m
Ligero y manejable

Construido en aluminio y fibra de carbono, el DJI Ronin-M tiene un peso aproximado de unos 2,5 kilos y permite montar cámaras de tamaño moderado y hasta 3,6 kilos, como esta Nikon D800

dji ronin-m
DJI Ronin-M
Álvaro Méndez (Quesabesde)
dji ronin-m
DJI Ronin-M
Álvaro Méndez (Quesabesde)
dji ronin-m
DJI Ronin-M
Álvaro Méndez (Quesabesde)
dji ronin-m
DJI Ronin-M
Álvaro Méndez (Quesabesde)
dji ronin-m
DJI Ronin-M
Álvaro Méndez (Quesabesde)
dji ronin-m
DJI Ronin-M
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una vez en el set de rodaje, el Ronin-M puede presumir de tener una puesta a punto realmente rápida y sencilla: apenas son necesarios 15 minutos para montar y equilibrar el estabilizador, un tiempo que incluso pude llegar a reducirse con la práctica. Uno de los factores que contribuyen activamente a esta facilidad de montaje es que no es necesario usar ninguna llave o herramienta extra durante la preparación del estabilizador.

Para realizar el equilibrado basta con montar la cámara en la bandeja del estabilizador, ajustar grosso modo los tres ejes y poner en marcha el Ronin-M para que sus sensores y sus motores hagan el resto. Aunque no es necesario ser muy preciso, es importante señalar que cuanto más ajustada sea la fase manual del equilibrado, menos tendrán que trabajar los motores del Ronin-M a la hora de estabilizar la cámara, lo cual se traduce en un significativo ahorro de batería.

dji ronin-m
DJI Ronin-M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El proceso de equilibrado y montaje del Ronin-M se puede realizar en apenas 15 minutos y es sumamente sencillo

En todo caso, y si el tiempo apremia, podemos permitirnos el lujo de no hilar muy fino a la hora de equilibrar Ronin-M e incluso prescindir totalmente de ello si realizamos un cambio de objetivo en medio del rodaje, siempre y cuando la diferencia de peso y tamaño no sea muy excesiva.

Es importante señalar, eso sí, que para realizar todo este proceso el Ronin-M tiene que estar suspendido en su propio soporte, que está incluido, por lo que debemos contar con el peso de este accesorio necesariamente a la hora de transportar el estabilizador.

Fácil de usar

Una vez ajustado, operar con el Ronin-M resulta una auténtica gozada, y obviamente es mucho más fácil de manejar que cualquier estabilizador mecánico de los de toda la vida, que suelen requerir unas cuantas horas de práctica para llegar a dominarlos mínimamente.

El Ronin-M es muchísimo más intuitivo, especialmente gracias a sus programas de seguimiento, en los que el estabilizador es capaz de diferenciar entre los movimientos involuntarios y los intencionados. De esta manera, al realizar panorámicas y movimientos de cámara el Ronin-M nos acompaña automáticamente y mantiene de forma constante la cámara apuntando hacia delante, cosa que no siempre ocurre con los estabilizadores mecánicos.

dji ronin-mdji ronin-m
Manual y automático

El Ronin-M es capaz de acompañar nuestros movimientos de forma automática, un comportamiento que se puede modificar a través de una app. También es posible manejarlo de forma remota con el mando incluido

dji ronin-m
DJI Ronin-M
Álvaro Méndez (Quesabesde)
dji ronin-m
DJI Ronin-M
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, es posible modificar y reprogramar el comportamiento del Ronin-M a través de su conexión Bluetooth y con la ayuda de una sencilla aplicación. De esta manera podemos configurar desde el smartphone aspectos como la velocidad de seguimiento del estabilizador o bloquear el movimiento de alguno de los ejes.

Así mismo el Ronin-M viene acompañado de un mando a distancia –que por cierto recuerda mucho al controlador de los DJI Phantom- que permite a un segundo operador mover el cabezal del estabilizador de forma independiente. En cuanto ponemos en marcha el mando, el cabezal del Ronin-M se bloquea a la espera de instrucciones, y al apagarlo este vuelve automáticamente al modo de seguimiento.

Vídeo realizado por Pol Thomas con un DJI Ronin-M.

A diferencia de los estabilizadores mecánicos, que requieren mucha práctica, el uso del Ronin-M es fácil e intuitivo

El gimbal de DJI se puede operar sujetándolo con las dos manos o bien cogiéndolo con una sola por el asa superior para realizar tomas a baja altura. También es posible coger el estabilizador totalmente al revés, es decir, con la barra de sujeción en la parte inferior y el cabezal estabilizado por encima. De esta manera se pueden realizar fácilmente tomas por encima de la cabeza del operador.

Las agarraderas son cómodas y confortables, aunque tienen cierta tendencia a aflojarse tras un uso muy continuado. Afortunadamente, y tal y como hemos comentado anteriormente, no es necesario el uso de ninguna herramienta para volver a ajustarlas.

dji ronin-m
DJI Ronin-M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dado el diseño de este gimbal –y el de mucho otros-, resulta prácticamente imprescindible el uso de un monitor externo en los rodajes, ya que la propia estructura del soporte bloquea visualmente la pantalla de la cámara.

A raíz de este detalle nos hemos encontrado con un problema: el cabezal cuenta con un espacio tan optimizado que, en ocasiones, el cable HDMI que usamos para dar señal a un monitor externo desde la cámara puede tropezar con los laterales de la estructura del cabezal. Algo que puede resolverse con un poco de cinta aislante -como se aprecia en las fotografías- o con un conector en forma de ele.

Sorprendente autonomía

Aunque la mayor sorpresa que nos ha proporcionado el Ronin-M es, sin duda, su sorprendente autonomía, algo que no suele ser habitual en este tipo de estabilizadores. Y es que con una sola batería es posible utilizar el Ronin-M sin problemas durante al menos unas 10 o 12 horas, con lo que añadiendo otra batería el estabilizador puede estar disponible para una de esas interminables jornadas de rodaje si tener que preocuparse por los enchufes.

La duración de las baterías -más de 10 horas de autonomía- es uno de los mejores argumentos de este Ronin-M

dji ronin-m
DJI Ronin-M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para conseguir sacar el máximo rendimiento de la batería, eso sí, es imprescindible realizar un buen equilibrado del gimbal, ya que esto evitará que los motores tengan que realizar un sobresfuerzo a la hora de estabilizar la cámara. A través de la mencionada app del Ronin-M podemos consultar en todo momento y a tiempo real el consumo de energía de cada motor por separado.

Por cierto, la batería del Ronin-M se carga por completo en tan solo una hora y cuenta con un indicador de carga luminoso.

Un potente aliado

El DJI Ronin-M ofrece la posibilidad de dar un salto radical de calidad en las grabaciones, permitiendo movimientos de cámara que hasta hace bien poco solo eran posibles con el uso de grúas, pesados raíles para travellings o complejos y carísimos sistemas steadicam. Y todo ello por unos 1.500 euros, un precio razonable para cualquiera que se dedique en serio a esto del vídeo.

Eso sí, hay que tener un par de cosas en cuenta. El Ronin-M es un versión más ligera y barata del Ronin original, y la principal diferencia radica en la cantidad de peso que puede transportar. Concretamente el estabilizador admite cámaras de hasta 3,6 kilos y cuyas dimensiones no superen los 16 centímetros de ancho, 19,5 de alto y 12 de profundidad, lo que limita su uso con algunos equipos.

dji ronin-m
DJI Ronin-M
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por 1.500 euros, y aun con las limitaciones de las cámaras que puede transportar, el Ronin-M multiplica las posibilidades creativas de los videógrafos

Además, a pesar de que lo puede manejar una sola persona sin problemas, no se trata de uno de esos estabilizadores del tipo run and gun, es decir, que requiere cierto apoyo logístico para transportarlo así como tener el soporte siempre a mano para descansar entre toma y toma o para equilibrarlo si se cambia de cámara u objetivo. Si se busca un estabilizador realmente ágil para grabaciones improvisadas, es mejor opción el DJI Osmo.

Teniendo claros estos dos puntos, el DJI Ronin-M ofrece todo lo que promete: un estabilizador de calidad, relativamente compacto y razonablemente económico. Existen en el mercado otras opciones algo más económicas, pero puede que no garanticen la solvencia y fantástica autonomía de este gimbal.

5
Comentarios
Cargando comentarios