• Moto G4 y Moto G4 Plus: toma de contacto
  • Pentax K-1: análisis
Prueba de producto

DJI Phantom 4: análisis

10
23
MAY 2016
Texto: Álvaro Méndez / Pol Thomas  |  Fotos: Álvaro Méndez

Una acertada mezcla de productos de calidad, desarrollo veloz, facilidad de uso y precios relativamente asequibles ha convertido a la compañía china DJI en uno de los líderes más destacados del aún incipiente mercado de los drones.

Un liderazgo que le debe mucho a la saga Phantom, probablemente la primera línea de aeronaves no tripuladas capaz de ofrecer prestaciones más o menos avanzadas a un precio para casi todos los bolsillos. Todo ello aderezado con un sistema de control fácil e intuitivo y con una cámara capaz de grabar imágenes más que aparentes.

DJI Phantom 4
DJI Phantom 4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Lanzado hace poco más de dos meses, el DJI Phantom 4 es la nueva generación de este popular drone y ahonda en los aspectos que han convertido esta serie en todo un referente. Eso sí, aunque contiene novedades destacables, que nadie espere una gran revolución respecto al modelo anterior. Se trata más bien de una acertada actualización de la fórmula que ha llevado a DJI a dominar el mercado de los drones para aficionados.

Pocos cambios exteriores

Poco ha cambiado en el aspecto del Phantom desde que DJI lanzara la primera generación allá por 2013. Quizás la novedad más evidente de esta cuarta versión sea la ausencia -por primera vez- de las características bandas de color que adornaban cada uno de los cuatro brazos del cuadricóptero.

Pero eso no es lo único que ha cambiado. Aunque de forma muy sutil, el Phantom 4 ha estilizado levemente sus formas, haciéndolas algo más aerodinámicas. También hay modificaciones en el anclaje de las hélices, que abandona el sistema de rosca de los anteriores modelos. El acople se realiza ahora con presión y un pequeño giro, un sistema que según DJI es más cómodo y seguro, aunque los que estén acostumbrados al método clásico tendrán que pelearse un poco para pillarle el tranquillo.

dji phantom 4dji phantom 4dji phantom 4dji phantom 4dji phantom 4dji phantom 4
Diseño inconfundible

El Phantom 4 es algo más aerodinámico que su predecesor y actualiza el sistema de anclaje del gimbal de la cámara. Por lo demás, hereda el característico aspecto de esta saga

dji phantom 4
DJI Phantom 4
DJI
dji phantom 4
DJI Phantom 4
DJI
dji phantom 4
DJI Phantom 4
DJI
dji phantom 4
DJI Phantom 4
DJI
dji phantom 4
DJI Phantom 4
DJI
dji phantom 4
DJI Phantom 4
DJI

También destaca la aparición de dos nuevos sensores en la zona frontal del drone -de los que hablaremos más adelante- y un rediseño del sistema de estabilización gimbal de la cámara, que ahora cuenta con menos partes móviles, una doble sujeción y parece bastante más sólido y resistente. Eso sí, en las pruebas realizadas no hemos advertido ninguna mejora evidente en la estabilidad de las secuencias grabadas respecto al Phantom 3.

A pesar de las nuevas baterías, la autonomía del Phantom 4 prácticamente es la misma que la de su predecesor: en torno a los 20 minutos de vuelo

Aunque posiblemente el cambio más relevante -al menos para aquellos que vengan del mencionado drone predecesor- es el cambio del modelo de batería, que impide usar los acumuladores de las anteriores versiones en el Phantom 4. Sin duda una mala noticia para quienes hayan hecho acopio de un buen número de pilas auxiliares.

Un cambio que, supuestamente, debería significar un aumento en la autonomía de la aeronave, pero que a la hora de la verdad y en las pruebas realizadas no hemos notado: la vida útil de las baterías sigue estando en torno a los 20 minutos de vuelo.

Más autónomo

Buena parte de las novedades más publicitadas con las que viene este Phantom 4 son las que se refieren a los automatismos de vuelo, un sello de identidad en los drones de DJI, que vuelve a situar esta saga entre las aeronaves más fáciles de pilotar del mercado.

En este sentido merece una mención especial el nuevo sistema anticolisión, que mediante la instalación de dos sensores en el frontal del aparato permite que el Phantom 4 sea capaz de detectar los obstáculos que aparecen en su trayectoria –en un ángulo de 60 grados- y frenar en seco para evitar chocar contra ellos. Una prestación que contribuye aún más a que el vuelo sea seguro incluso en manos de un piloto poco experimentado.

dji phantom 4
DJI Phantom 4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los automatismos de vuelo son de nuevo uno de los reclamos de este Phantom, probablemente uno de los drones más fáciles de pilotar

Y lo cierto es que la protección antichoque funciona sorprendentemente bien, siendo capaz este DJI de detectar todo tipo de obstáculos –incluso ramas y follaje y objetos relativamente pequeños y poco densos- y frenar en seco a unos pocos centímetros de los mismos.

Eso sí, hay que tener en cuenta que esta protección solo funciona cuando el Phantom 4 se desplaza en la misma dirección en la que tiene orientados los sensores antes mencionados, es decir, que no evitará una colisión si el drone está realizando un vuelo lateral, marcha atrás o de arriba abajo. Además, y como no podía ser de otra manera, el sistema no es infalible y es incapaz de detectar cuerpos muy finos, como las muy temidas líneas de alta tensión.

En todo caso no cuesta mucho soñar con un futuro Phantom rodeado en todo su perímetro por estos sensores anticolisión y con protocolos de detección mejorados, lo que supondría contar con un drone prácticamente imposible de estrellar.

Dos nuevos sensores situados en la parte frontal permiten al Phantom 4 detectar obstáculos en su recorrido y frenar para evitar la colisión

dji phantom 4
DJI Phantom 4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esta mejora casa perfectamente con otra de las nuevas prestaciones del Phantom 4. Bautizado como TapFly, se trata de un modo de vuelo autónomo que permite dirigir el aparato pulsando zonas concretas sobre la imagen que envía la cámara a la pantalla del mando de control. Esto proporciona a los pilotos poco habilidosos la posibilidad de manejar el drone con mucha precisión y a través de lugares estrechos o poco accesibles.

Así mismo, el nuevo drone de DJI permite realizar el seguimiento de un sujeto en movimiento de forma automática seleccionándolo en la imagen.

El Phantom 4, por cierto, incluye también un denominado modo sport con el que es capaz de alcanzar velocidades de hasta 72 kilómetros por hora. Esto tiene tres consecuencias directas: la batería se consume a una velocidad de vértigo, se desactivan todos los automatismos de vuelo –incluido el control de colisión- y pueden aparecer vibraciones en las tomas de vídeo como consecuencia a la alta velocidad.

Ligeras mejoras en la cámara

Otro de los puntos calientes del nuevo Phantom 4 está en su cámara, que según DJI ha experimentado múltiples mejoras en esta cuarta generación. Sobre el papel el nuevo drone de la firma sigue contando con el mismo sensor de 1/2,3 de pulgada y 12 megapíxeles de resolución visto en todas las versiones del Phantom 3, así como con el mismo objetivo de 20 milímetros y f2.8.

La firma sin embargo asegura que se ha mejorado la óptica para reducir las distorsiones en un 36% y las aberraciones cromáticas en hasta un 56% respecto a la generación anterior. Al margen de las cifras, lo cierto es que, aunque muy sutilmente, sí se puede apreciar una cierta mejora al poner frente a frente secuencias grabadas con los Phantom 3 y 4, especialmente si nos fijamos en la nitidez en los bordes de la imagen.

Vídeo grabado con un DJI Phantom 4 a 4096 x 2160 píxeles y 25 fotogramas por segundo. Las secuencias se han registrado usando la curva LOG de DJI y se han editado y corregido de color en Adobe Premiere Pro CC.

La grabación Full HD a 120 fotogramas por segundo, una de las pocas novedades en el terreno del vídeo respecto a la generación anterior, muestra una evidente falta de nitidez

Aunque groso modo la cámara del Phantom 4 no ofrece grandes cambios en cuanto a rendimiento, sigue mostrando una buena reproducción de color y nivel de detalle, si bien debido a su moderada tasa de bits –unos 60 Mbps en 4K- sigue siendo poco flexible en posproducción. Francamente nos hubiera gustado ver una evolución más firme en este terreno. Puestos a soñar, no hubiera estado mal contar con uno de esos sensores de una pulgada que tan buenos resultados están dando en las cámaras de foto y vídeo.

En cuanto a opciones de grabación, el Phantom 4 repite casi punto por punto lo visto en la edición 4K del Phantom 3. Así, es posible grabar en 4K DCI (4096 x 2160 píxeles) a 24 y 25 fotogramas por segundo y en 4K UHD (3840 x 2160) y 2.7K (2704 x 1520) a 24, 25 y 30 cuadros. Ya en Full HD, las frecuencias de cuadro soportadas son de 24p, 25p, 30p, 48p, 50p y 60p.

Secuencias grabadas con un DJI Phantom 4 en Full HD y a 120 fotogramas por segundo.

Aparece también la posibilidad de grabar Full HD a 120 fotogramas por segundo para conseguir secuencias a cámara lenta, una novedad sobre la que había una gran expectación.

Lamentablemente las pruebas realizadas nos han dejado un regusto amargo, puesto que las tomas exhiben una alarmante falta de nitidez. Sin duda esta es una de las grandes decepciones para los que ya soñábamos con combinar la espectacularidad de las tomas aéreas con la épica de la cámara lenta. Una pena.

Dominando el mercado

Pese a recientes y muy honrosos intentos como los Yuneec Typhon, lo cierto es que a día de hoy parece poco probable que ninguna marca logre desbancar al DJI del trono del mercado de drones de bajo coste. Y es que por 1.600 euros, ningún otro cuadricóptero ofrece la acertada mezcla de calidad de construcción, automatismos de vuelo, rendimiento de la cámara y sistema de estabilización que ofrece este Phantom 4.

dji phantom 4
DJI Phantom 4
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por 1.600 euros, ningún otro drone combina calidad de construcción, automatismos, rendimiento de la cámara y estabilización tan bien como este Phantom 4

Así pues, y teniendo siempre en cuenta las restricciones de vuelo de cada país, DJI sigue poniendo al alcance de casi todos la posibilidad de grabar vídeo desde el aire, algo que hasta escasos años estaba solo al alcance de muy pocos. Y lo que nos queda por ver en este terreno, porque lo cierto es que el nivel de vuelo autónomo que ofrece el Phantom 4 puede aumentar exponencialmente en los próximos años.

Eso sí, visto el nivel de excelencia que ha alcanzado el Phantom en cuanto a manejo y diseño, no estaría mal ver en las futuras versiones un cambio sustancial en la calidad de la cámara, que prácticamente no aporta novedades respecto a la generación anterior.

10
Comentarios
Cargando comentarios