• iPhone 7 Plus: análisis fotográfico
  • No hay nuevos artículos de esta serie
Prueba de producto
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

DJI Mavic Pro: toma de contacto

7
7
OCT 2016

La cada vez más delgada línea que separa el juguete para aficionados pudientes de la herramienta para profesionales comienza a difuminarse rápidamente en el mercado de los drones. Igual que sucedió en su día con la cámara, la súbita aparición de modelos de prestaciones elevadas y precio razonable comienza a acercar segmentos antiguamente separados de forma bien definida para dar lugar a una nueva categoría de productos, donde DJI quiere jugar un papel protagonista de la mano del Mavic Pro.

Presentado recientemente y mostrado ayer a los medios europeos en Lisboa, este nuevo drone para el mercado de consumo se plantea como una alternativa más sofisticada -y ligeramente más costosa- al GoPro Karma, haciendo gala como su rival más directo de una peculiar configuración plegable gracias a la cual puede ser transportado fácilmente en una maleta. Y naturalmente también posee una cámara con resolución 4K para grabar vídeo de alta calidad.

DJI Mavic Pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
El nuevo Mavic Pro plegado y desplegado.
Sólido y compacto

A pesar de que su diseño plegable podría levantar sospechas acerca de la resistencia del chasis, lo cierto es que el Mavic Pro aparenta ser un producto muy bien rematado. El simple despliegue de los rotores transmite solidez, sin que en ningún momento su construcción en plástico ABS haga desear el uso de materiales más resistentes y pesados como el metal.

Como es habitual en los drones de DJI, las aspas pueden ser sustituidas fácilmente en caso de accidente o cuando llegan al final de su vida útil; basta con hacer presión sobre las mismas y se liberan automáticamente de su zócalo.

dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
El Mavic Pro es bastante más pequeño que el Phantom 4 y algo más voluminoso que una mirrorless.

A pesar de que el diseño plegable podría levantar sospechas sobre su resistencia, lo cierto es que el Mavic Pro es un producto muy bien rematado

Una vez con los rotores desplegados, el Mavic Pro posee una envergadura muy similar a la del Phantom 4. No se trata por tanto de un drone precisamente pequeño, a pesar de que apenas ocupa espacio en su configuración cerrada.

DJI venderá una pequeña bolsa para facilitar su transporte junto con una batería adicional y otros accesorios, pero tampoco cuesta lo más mínimo buscarle hueco en una mochila de fotógrafo convencional. De hecho, apenas ocupa más que una cámara convencional, y hasta su mando resulta extremadamente compacto.

Rotores desplegados

Una vez en vuelo, se confirma que el Mavic Pro no es ningún juguete. Lejos de querer compararse con modelos de menor coste, su pequeño control remoto -reminiscente no en escasa medida de un gamepad para videojuegos- pone en evidencia una precisión en el movimiento casi quirúrgica y que poco tiene que envidiar a drones de mayor categoría. La velocidad de ascenso es muy elevada, pero más aún lo es su desplazamiento en modo Sport, cuando el drone puede alcanzar unos vertiginosos -y sin embargo plenamente controlables- 65 kilómetros por hora.

El mando a distancia posee una pequeña pantalla monocroma, pero se aprovecha mejor usando un teléfono móvil Android o iOS para obtener acceso directo a funciones avanzadas y conectarse en tiempo real a la cámara del aparato con una latencia extremadamente reducida.

dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

El alcance oficial del enlace de vídeo OcuSync es de hasta 7 kilómetros. A pesar de que controlar un drone no es tarea fácil para un neófito, los controles resultan sencillos y casi intuitivos. El mayor reto reside en mover suavemente la cámara -cuya inclinación vertical se regula usando un pequeño dial en la parte trasera del mando- al mismo tiempo que el aparato, lo que requiere no poca coordinación.

Si bien el uso de un teléfono móvil como pantalla es mucho más que recomendable, su empleo bajo la luz directa solar puede dejar algo que desear.

dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Las gafas de inmersión ofrecen una calidad de imagen muy elevada y permiten controlar la cámara con solo mover la cabeza

Por este motivo DJI ofrecerá unas gafas de inmersión denominadas Goggles, que con dos pantallas OLED de resolución Full HD ofrecen una calidad de imagen muy elevada -y sin distorsiones aparentes- al tiempo que se evitan los destellos y el oscurecimiento de la imagen producida por el Sol. Además, también permitirán el control de la cámara del drone utilizando únicamente el movimiento de la cabeza. Lamentablemente, DJI no ha facilitado el precio ni la fecha de lanzamiento de este práctico accesorio, que a juzgar por su calidad dudosamente será barato.

Más allá de su compatibilidad con el visor de inmersión DJI Goggles, el Mavic Pro también incorpora algunas innovaciones a nivel de pilotaje. Más concretamente, ahora es capaz de identificar bicicletas, perros y personas en movimiento para realizar seguimientos automáticos, incluyendo barridos laterales, rotaciones y tomas en ascenso a vista de pájaro.

dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Es además un drone muy seguro. Múltiples sensores permiten detectar obstáculos en sus inmediaciones y detenerlo de forma segura para evitar una colisión, algo que resultó más que práctico durante la toma de contacto en un campo de golf rodeado por grandes álamos.

Vídeo 4K estabilizado

La cámara, tanto como su diseño plegable, es el apartado que hace del Mavic Pro un producto realmente destacable. DJI ha aprovechado el lanzamiento de su drone de consumo para desvelar un nuevo diseño de gimbal donde se integra una cámara con un sensor de 1/2,3 pulgadas capaz de grabar vídeo en formato 4K. Como curiosidad, cabe señalar que la cúpula de plástico transparente mostrada en las fotografías oficiales solo tiene por misión proteger la cámara durante su transporte, siendo recomendable su retirada durante el vuelo para evitar reflejos y distorsiones.

De acuerdo con la información suministrada por DJI, este captor de paternidad desconocida posee una focal equivalente a 28 milímetros y puede capturar vídeo a máxima resolución con una velocidad de 30 fotogramas por segundo, o bien tomar fotografías a 12 megapíxeles con la posibilidad de almacenar los archivos en formato RAW (DNG). Las pruebas realizadas con las unidades de preproducción desplazadas por DJI a Lisboa muestran una buena calidad de imagen, si bien su uso evidente es la captura de vídeo antes que como cámara de fotos voladora.

dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Si bien no es posible entrar en discusiones acerca de las verdaderas prestaciones fotográficas del Mavic Pro hasta poder disfrutar de una unidad definitiva, su cámara apunta maneras. No solo la estabilización del gimbal de tres ejes resulta extraordinariamente efectiva, sin apreciarse trepidaciones al detener bruscamente el drone, sino que además DJI ofrecerá diversos filtros, e incluso ha llegado a acuerdos con terceras compañías para desarrollar accesorios de diversa índole.

¿Será el Mavic Pro ese esperado drone semiprofesional que permita a los aficionados a la fotografía aérea hacer sus pinitos sin dejar temblando su cuenta corriente? Todavía es pronto para decirlo, especialmente dada la naturaleza guiada de la prueba. No obstante, DJI ha creado con este drone un producto sumamente atractivo de cara al consumidor no profesional más exigente, y con un precio de 1.200 euros incluso no sería extraño si encontrara su nicho como plataforma aérea asequible para la producción de video.

dji mavic pro
DJI Mavic Pro
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Etiquetas
7
Comentarios
Cargando comentarios