COMPARTIR
  • No hay artículos previos de esta serie
  • Equipos y accesorios para el digiscoping

Digiscoping: acercando la realidad  

23
MAY 2007

Acoplar una cámara digital -compacta o réflex- a un telescopio de observación y flirtear con focales de varios miles de milímetros. En esto consiste el digiscoping, una técnica que nos permite disfrutar de unos aumentos inconcebibles en un teleobjetivo tradicional; un arte del acercamiento para los amantes de las largas distancias.

Llegar a acercarse lo suficiente a cualquier especie de la vida salvaje para poder capturar buenas fotos ha sido -y sigue siendo- el principal y frustrante problema de la mayoría de fotógrafos de naturaleza.

Las restricciones técnicas propias de los equipos fotográficos empleados desde siempre (y más cuando nos referimos a los aficionados, en cuyo caso también hay que tener en cuenta las limitaciones económicas para su adquisición) se resuelven prácticamente en su totalidad con el digiscoping.

Con esta técnica conseguiremos unas focales impresionantes sin dañar en demasía nuestra economía personal.

Foto: Adolfo Marpez
Equipo de digiscoping con una Sony Cyber-shot DSC-V3 y un telescopio Zeiss Diascope 85 FL.

Hubo que esperar hasta la aparición de las cámaras digitales para inventar el digiscoping, ya que sus sensores aprovechan con más capacidad la luz. El acoplamiento de cámara digital y telescopio terrestre de observación generó una herramienta fotográfica absolutamente revolucionaria en el campo de la fotografía de naturaleza, dotada de unos espectaculares aumentos.

Hay dos sistemas de acoplamiento: afocal y a foco primario. Este último sólo es factible con una réflex, ya que se utiliza colocando un adaptador fotográfico conocido como "photoadapter" que conecta directamente la cámara, sin empleo de objetivo alguno, al telescopio desprovisto de ocular. Se trata, por tanto, de una conexión directa.

Foto: Adolfo Marpez
Las posibilidades de acercamiento son realmente impresionantes.

Las cámaras compactas suelen montar un zoom óptico de 3 a 4 aumentos, y los oculares de los telescopios pueden ser fijos, de 30 y 40 aumentos o con zooms de hasta 60x, en el caso de los 20-60x.

Acoplando ambos elementos, podemos llegar a obtener unos aumentos máximos de 4x por 60x, lo que se traduce en 240x. Esta magnitud equivaldría a una focal de 12.000 milímetros en la fotografía tradicional, un nivel de acercamiento antaño imposible.

No es aconsejable ir más allá de 40x en los aumentos del ocular, pues perderemos calidad y -además- mucha luminosidad. Aun empleando el ocular a 20x y el objetivo a 4x, seguimos teniendo el equivalente a una distancia focal de 4.000 milímetros.

Foto: Adolfo Marpez
Sistema a foco primario mediante un "photoadapter", la Canon EOS 20D y un Zeiss Diascope 85 FL.

En lo tocante a las compactas, la serie Coolpix de Nikon resultó ser la preferida en los inicios del digiscoping por sus especiales características. Y aún hoy la veterana Coolpix 4500 sigue siendo el modelo más empleado. Su diámetro de objetivo de sólo 28 milímetros evita totalmente el efecto de viñeteo, es decir, que la imagen aparezca redondeada en el centro con un círculo negro alrededor del marco.

El zoom de motor interno de esta Coolpix y su cuerpo abatible -que permite colocar la pantalla LCD en el ángulo de visión más adecuado- son otras de las características que la han llevado al liderazgo.


  Publicidad  
En la actualidad, se emplean también con éxito otros modelos de diferentes marcas, como las Canon PowerShot A95 y S80, las Fujifilm FinePix E900 y F40fd, las Sony Cyber-shot DSC-V3 y W100. Todas ellas están basadas en zooms externos retráctiles y ofrecen resultados similares.

Las réflex digitales, por su lado, son cada vez más ligeras y asequibles para los aficionados y se están imponiendo masivamente. Y aunque se pierden aumentos, aportan una mayor calidad fotográfica.

Marcas como Canon, con sus EOS 30D, 350D y 400D, y Nikon, con las D70s, D80 y D200, se están utilizando actualmente en el ámbito del digiscoping con resultados excelentes. Con éstas también podemos usar el sistema afocal mediante un objetivo estándar de 50 milímetros, ya que al llevar una rosca portafiltros de 52 milímetros, es posible conectar fácilmente el adaptador del ocular.

Foto: Adolfo Marpez
Sistema "afocal", con una Nikon D200, un objetivo Nikkor 50 mm f1.4 y un adaptador.

Los telescopios más usados en digiscoping suelen ser los que tienen un diámetro de entre 100 a 77 milímetros. También algunos modelos de 65 y 66 milímetros dan buenos resultados, pero la regla general es que, a mayor diámetro, mayor luminosidad.

Se fabrican en dos versiones: recto o acodado. El más aconsejable para esta técnica es el angular a 45 grados, pues permite montar el trípode a menor altura, lo que mejora la estabilidad del conjunto y facilita una mayor comodidad para la posición de nuestra cabeza.


  Publicidad  

"Digiscoping. Técnica fotográfica con telescopio"
  Adolfo Marpez
  Nueva comunicación. 2006
Mayoritariamente, se usan oculares del tipo zoom, porque son más versátiles y facilitan alternar la simple observación con la fotografía. Hay diversas marcas de telescopios en el mercado de reconocida calidad, tales como Zeiss, Swarovski, Leica, Kowa, Nikon, Pentax, Optolyth...

Entre tanta oferta, debemos tener en cuenta que hay mucha diferencia de calidad a favor de los telescopios cuyas lentes están fabricadas con fluorita o APO/HD, ya que eliminan totalmente las aberraciones cromáticas y dan excelentes resultados en las fotos.

Un Zeiss Diascope 85 FL acodado con un zoom de 20-60x.

Para cualquier equipo que usemos, será imprescindible acoplar un adaptador específico que alinee perfectamente el objetivo de la cámara con el ocular del telescopio. El modelo más utilizado, casi desde siempre, está compuesto de dos piezas, de las cuales una permanece unida siempre al ocular y la otra se puede retirar fácilmente con la cámara.

Hay otros accesorios necesarios para completar un buen equipo de digiscoping. De entre ellos, destacaremos los trípodes y sus rótulas, que han de ser lo suficientemente robustos y estables; los disparadores mecánicos o electrónicos, y un buscador de led rojo para poder centrar los sujetos a fotografiar en el visor o pantalla LCD con la mayor rapidez posible.

Foto: Adolfo Marpez
La Sony Cyber-shot DSC-W100, con su adaptador y su disparador mecánico.

En sucesivos artículos iremos ampliando detalles concretos sobre todos los accesorios que componen un buen equipo de digiscoping.

Adolfo Marpez es autor de "Digiscoping. Fotografiar la naturaleza a través del telescopio" y "Digiscoping. Técnica fotográfica con telescopio". Es también el responsable de fotodigiscoping.info, que congrega a los practicantes de esta técnica y en cuyo foro puede consultarse cualquier duda al respecto.

Los artículos de la serie "Tan lejos, tan cerca" salen publicados, normalmente, el segundo miércoles de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar