• David Magnusson: "Puedo asegurar que esos padres hacen lo que creen que es ...
  • Martin Kollar: "El secreto no está en saber lo que quieres"
Con texto fotográfico

"No quería que pareciese un cuento de hadas" Diambra Mariani

2
Foto: Diambra Mariani
17
JUL 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Vincenzo es un hombre de 60 años que acoge en su céntrico apartamento de Verona a gente que necesita un hogar. Diambra Mariani estaba resuelta a documentar este tema en su globalidad, hasta que la joven Anastasia apareció por la casa y atrajo toda su atención. La fotógrafa veronesa entendió muy pronto que la historia de la adolescente tenía mucha más fuerza por su componente humana: una niña de once años que experimenta cambios vitales en un contexto nada habitual. Mariani nos adentra en una historia de aceptación, superación y fuerza vital.

Diambra Mariani

El proyecto nació principalmente para investigar una forma de convivencia atípica en la ciudad de Verona. El propietario de esta casa es Vincenzo, un profesor de Física de unos 60 años que después de divorciarse se sintió solo y decidió acoger a personas que necesitaban un hogar. Inicialmente solo pedía dinero para dividir los gastos; no cobraba alquiler.

Cuando le conocí vivían tres personas en su apartamento. Un buen día llegó Anastasia, que por aquel entonces era una niña de once años, con su madre Alice, una artista de la calle. En la casa no había habitaciones libres, así que la situación era un poco crítica: Anastasia dormía en un colchón sobre el suelo, la madre compartía la sala con el dueño… Era todo muy improvisado.

Yo comencé a fotografiar el apartamento, pero al cabo de poco me di cuenta de que me interesaba mucho más concentrarme en Anastasia y su visión de niña que estaba creciendo. Quería usar su mirada para contar una situación y sobre todo su experiencia personal: pasar de la infancia a la adolescencia en un contexto diferente de lo habitual.

Su madre es del norte de Italia y su padre es de Londres. Habían vivido un tiempo en Nueva York y en Malasia -perdió un año de colegio-, y también en una especie de comuna en Florencia con otros artistas callejeros. Cuando Anastasia tenía nueve años el padre las abandonó y así fueron a parar casi por casualidad a Verona, una ciudad grande y no demasiado lejana de la región de Friuli, de donde proviene la madre, en busca de fortuna.

"Llevo ya cuatro años y medio fotografiándola. Ahora va a cumplir los 16. Anastasia ha salido adelante bastante bien"

Para Anastasia ha sido más bien complicado encajar en la realidad de la ciudad de Verona, que es muy tradicional y formal. Además, iba a una escuela bastante pija y ella era la única que vivía en un contexto fuera de lo común, en una casa extremadamente desordenada donde era impensable que pudieran visitarla compañeros de clase. Ni siquiera tenía una habitación donde estudiar.

También era la única que no vestía convenientemente -no digamos ya con ropa de marca-, entre otras cosas porque la tarea de la limpieza de la ropa a veces estaba a su cargo y en muchas ocasiones iba de cualquier manera. Durante la secundaria [sus compañeros de escuela] la tomaron un poco con ella y fueron años muy difíciles.

Por otra parte, pasaba su tiempo libre con personas mucho mayores que ella. Vincenzo tenía unos 60 años, y los otros dos inquilinos de la casa tenían más o menos esa edad. Así que ha pasado una infancia rodeada de adultos mucho más grandes que sus padres.

Me gustaría continuar fotografiando a Anastasia durante toda la vida. Llevo ya cuatro años y medio fotografiándola. Ahora va a cumplir los 16. Anastasia ha salido adelante bastante bien. Lo que siempre me ha llamado la atención de ella es una fuerza increíble frente a todo: la marcha de su padre, el nacimiento de un hermano, el nuevo compañero de su madre, la época que pasó con sus abuelos… Ha tenido una vida complicada en los últimos años, y ella lo ha afrontado todo con una fuerza casi inhumana.

Me pregunto si no habrá interiorizado las amarguras de la vida. Sin embargo me parece una jovencita muy resuelta, sin superficialidades, habituada a tenerse que reinventar en cada situación y a encontrar su propio modo de estar bien. La música le ha ayudado muchísimo.

Ésta es la última foto que le hice a Anastasia, hace apenas un par de meses. Vuelvo a menudo a Verona y siempre que puedo la fotografío. Hace poco que ha empezado a tocar el clarinete, porque su primer novio, con el que lleva un año, también lo toca. Ella ya tocaba el piano y la guitarra, que son sus instrumentos favoritos.

Está en el dormitorio que comparte con su madre, el compañero de ésta y su hermanito. Viven en casa de Vincenzo pero ahora con un poco más de orden. Su hermano va desnudo con la bicicleta alrededor de ella intentando molestarla porque está tocando y no le hace demasiado caso.

"Ha tenido una vida complicada, y ella lo ha afrontado todo con una fuerza casi inhumana"

Esta última fotografía intenta enmarcar la evolución de la situación actual. Ella ha crecido un poco, también su hermano, aunque va desnudo y se niega a vestirse. Con todo, se aprecia que es el mismo contexto con algo de caos.

A nivel visual destaca en todo el reportaje la oscuridad. Por dos motivos. Por una parte, práctico, pues en el salón es donde ocurre la mayor parte de la acción: es donde están el piano, la mesa… Además, es la habitación de Vincenzo, donde se reciben las visitas, donde Anastasia practica la música… Y la única fuente de luz es una lámpara de pie, aunque a veces también encienden velas. Siempre está en penumbra, y esto al principio me creó ciertas dificultades porque no sabía cómo trabajarlo.

Por otra parte, pensé que era una buena oportunidad usar esa semioscuridad a nivel estilístico para describir la mayoría de las situaciones. No quería hacer un trabajo dramático. De hecho espero que transmita esperanza y energía, pero naturalmente no quería que pareciese un cuento de hadas. La oscuridad y las luces dramáticas añaden a la narración un poco de sustancia. Si todas las fotos fuesen claras y alegres no se apreciaría en ellas los altibajos de la vida.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
2
Comentarios
Cargando comentarios