• Tres desastres en la galería Carmen de la Guerra
  • AFP y la naturaleza rebelada
Agenda fotográfica

Tres percepciones, una naturaleza herida

 
27
JUN 2006
Eduardo Parra   |  Madrid

Tres visiones distintas, tres tipos de fotografía, tres exposiciones unidas bajo un mismo paraguas: "Madre Tierra". La muestra, auspiciada por PHotoEspaña 2006 y cobijada en las paredes del Centro Cultural de la Villa, en Madrid, reúne el trabajo de John Davies, Edward Burtynsky y Rinko Kawauchi, cuyas fotografías sugieren una naturaleza a veces herida por la mano del hombre, a veces cohabitando en una casi perfecta simbiosis.

Desde la colosal presa china de Las Tres Gargantas hasta el simple nacimiento de un pollo tras romper el cascarón. Desde una central nuclear en mitad del campo hasta una simple flor. La naturaleza sigue siendo el eje sobre el que gira PHotoEspaña 2006, y tres de los renombrados fotógrafos que participan con sus obras han sabido convertir el concepto en imagen.

La triple exposición que acoge sus imágenes se llama "Madre Tierra", y podrá visitarse gratis hasta el próximo 23 de julio en el madrileño Centro Cultural de la Villa, una de las mayores y más importantes salas de refugio de la cultura en la capital.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Edward Burtynsky, para empezar, busca sus imágenes en una naturaleza fuertemente atacada por la mano del hombre. En soportes de gran tamaño, su ojo y su cámara crean fotografías increíblemente hermosas que esconden una terrible verdad al bucear más allá del color y las formas.

Foto: Edward Burtynsky

Paisajes contaminados, minas abandonadas, obras faraónicas y campos petrolíferos reúnen una sensual combinación de formas y colores que sirven a Burtynsky para crear un conjunto de pesimistas escenas donde, como en el cuento, el lobo se esconde bajo una piel de cordero. Sin decirlo, Burtynsky prevé el futuro y nos prepara para el día en que la naturaleza deje de estar callada y se revele contra la mano que la desgarra día tras día.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

John Davies, por su parte, nos deja ver el paisaje británico. Una gran colección -la mayor de las tres- de imágenes en blanco y negro donde enseña un entorno natural literalmente domesticado -conquistado, si se prefiere- por la mano del hombre. La naturaleza ya no está herida, sino que está muerta y enterrada bajo toneladas de cemento y acero.

Foto: John Davies / Chris Boot

Con un dominio asombroso de la técnica y la escala de grises, Davies reflexiona sobre la repercusión de la sociedad industrial, del progreso y de la urbe. Su conclusión es clara: el hombre gana, la naturaleza pierde. El mundo ya no es en colores.

El afán por el detalle propio del lejano Oriente cierra la exposición de la mano de Rinko Kawauchi, quien se sumerge en el mundo del retrato en su primer acercamiento a España.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

En una búsqueda poética de la imagen, Kawauchi refleja el nacimiento de los seres vivos en una serie de imágenes, la mayoría de ellas de muy pequeño tamaño, repletas de recursos fotográficos difícilmente comprensibles. Trepidaciones, desenfoques, colores extraños y composiciones arriesgadas se mueven en una danza casi hipnótica que nos deja asomarnos al milagro de la vida como pocas veces hemos hecho.

Foto: Rinko Kawauchi

Se requiere casi una hora para ver esta exposición, que reúne a artistas emergentes y de tendencia más moderna, como Kawauchi, con otros más consagrados y de técnica más conservadora.

Una combinación de tendencias y orígenes -Burtynsky es canadiense, Davies es británico y Kawauchi es japonesa- que fabrica un cóctel de sensaciones en los que el elemento principal, la naturaleza, sirve de base para un combinado que deja un sabor ciertamente más agrio que dulce sobre el futuro de la humanidad.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar