• Juan Manuel Díaz Burgos: "En la playa la gente va a su bola"
  • Sergi Cámara: "Cuando me han pedido que no fotografíe he parado ...
Con texto fotográfico

"Es uno de esos momentos que hacen de las Olimpiadas el evento deportivo más grande" David Ramos

17
Foto: David Ramos (Getty Images)
1
SEP 2016
Declaraciones obtenidas por Roger Boix

Es uno de los grandes momentos de los Juegos de Río: Chad le Clos mira impotente cómo Michael Phelps -a quien llevaba calentando con provocaciones desde hacía tiempo- engrandece su leyenda imponiéndose en la final de los 200 metros estilo mariposa. Vigésimo tercera medalla de oro para el prodigioso nadador de Baltimore, y nueva imagen icónica para David Ramos. El fotoperiodista barcelonés de Getty Images, que en su momento ya asombró al mundo con una asfixiante foto en Pamplona ("los Juegos Olímpicos son mil veces más complicados que los sanfermines", reconoce), nos cuenta su reciente experiencia en Río de Janeiro.

David Ramos

Río 2016 ha sido mi primera experiencia olímpica. Fue un privilegio formar parte del equipo que Getty Images desplazó a Río de Janeiro para cubrir estos Juegos. Un par de datos para que os hagáis una idea de la dimensión de este equipo: 120 personas en total, con más de 40 fotógrafos especialistas en deportes y 20 editores. Me siento muy satisfecho con el trabajo realizado, tanto en lo personal como en lo que respecta al conjunto de Getty Images.

Los fotógrafos editoriales de Getty Images recibíamos con 48 horas de antelación nuestras coberturas: el día uno recibíamos lo del día tres, el dos lo del cuatro, etcétera. En esta edición todos fuimos rotando por diversos deportes y sedes principalmente por un motivo de logística y por los retos que presentaba el transporte. Eso nos permitía volver a casa con una gran variedad de disciplinas cubiertas.

Cada fotógrafo ha trabajado de media unas 18 horas diarias. En mi peor día llegué a mi alojamiento sobre las tres de la mañana después 21 horas de trabajo, y a las cuatro y media ya sonaba el despertador para otra jornada maratoniana. Tal vez la gestión del descanso y mantenerse fresco ha sido el principal reto. La elevada carga de trabajo diario te impide buscar temas, aunque cualquier idea siempre es bienvenida por nuestros assignment editors.

Con respecto al equipo fotográfico, yo personalmente llevaba:

• Tres Nikon D5

• Dos Nikon D4s

• Un 600 mm f4

• Un 400 mm f2.8

• Un 300 mm f4

• Un 70-200 mm f2.8

• Un 24-70 mm f2.8

• Un 14-24 mm f2.8

• Un 50 mm f1.4

• Un 24 mm f1.4

• Un flash Speedlight SB-5000

• Dos conversores (1,4x y 2x)

• Cinco Pocket Wizards

Lo que más he usado seguramente sea el 400 milímetros y el 70-200. Realmente no eché nada en falta. Teníamos material extra en la oficina para cubrir todas las necesidades, tanto los fotógrafos que usan Canon como los que usan Nikon. Afortunadamente ninguno de nosotros tuvo ningún problema serio con su equipo.

Cuando preparaba la sesión de tarde el día que estuve asignado a natación y vi la final de los 200 metros mariposa me vino a la mente la final de Londres y el reto lanzado por Le Clos a Phelps antes de Río 2016. Esa noche éramos cinco fotógrafos, y yo fui asignado a una posición que me daba cierta ventaja sobre la llegada.

En el penúltimo viraje vi que Le Clos miraba a Phelps, pero me daban la espalda. Ya en los últimos 50 metros decidí mantener a los dos siempre en el encuadre pensando en una primera reacción de ambos en la llegada, pero la sorpresa vino cuando ambos pasaban sobre los últimos 20 metros: Le Clos vuelve a mirar a Phelps, dando uno de esos momentos que hacen de las Olimpiadas el evento deportivo más grande del mundo.

"En mi peor día llegué a mi alojamiento sobre las tres de la mañana después 21 horas de trabajo, y a las cuatro y media ya sonaba el despertador"

Todo fue muy rápido. Sabía que algo había pasado, pero no estaba seguro de si tenía a Phelps también fuera del agua y entero en el cuadro. Ser rápidos en el envío de imágenes es clave, y Getty Images había instalado 100 kilómetros de cable entre todas las sedes para conectar nuestras cámaras y la mesa de edición de la oficina, ubicada en el principal centro de prensa.

Por eso, durante momentos importantes y en las finales, podíamos enviar todo nuestro material directamente desde la cámara a los editores, que en 120 segundos (batimos nuestro anterior récord en la final de los 100 metros lisos enviando a las publicaciones la primera imagen de Usain Bolt en 59 segundos) hacían posible que nuestros clientes dispusieran de las imágenes editadas. Todo eso sumado a que la competición seguía me impidió ver que la imagen era importante hasta que no la vi en nuestra web, casi al final de la sesión de noche.

Pese a que la foto de Phelps dio la vuelta al mundo, es esta otra de la maratoniana Amy Cragg la que Ramos dice preferir entre todas las que hizo en Río. | Foto: David Ramos (Getty Images)

Pero posiblemente ahora mismo es otra la imagen favorita de las que hice en Río. Es un momento de Amy Cragg, de Estados Unidos, cayendo sobre sus rodillas tras cruzar la línea de llegada del maratón femenino.

Es una imagen que había imaginado antes de la prueba: una atleta sola, exhausta y aislada de toda la atmósfera que rodea la competición. Decidí salirme de las posiciones asignadas a los fotógrafos, mezclarme entre el público, montar un angular y esperar con los dedos cruzados para conseguir al menos un solo fotograma de una sola atleta derrotada tras cruzar la meta.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

17
Comentarios
Cargando comentarios