• Eugeni Gay: "No quiero que el espectador sepa qué está pasando"
  • Diambra Mariani: "No quería que pareciese un cuento de hadas"
Con texto fotográfico

"Puedo asegurar que esos padres hacen lo que creen que es mejor para sus hijas" David Magnusson

15
Foto: David Magnusson
10
JUL 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Los purity balls son una especie de ceremonia en la que una hija promete castidad hasta el matrimonio y su padre le asegura velar por ello. Surgido en Estados Unidos hace apenas 15 años, este fenómeno representaba para el fotógrafo sueco David Magnusson algo tan difícil de comprender como de aceptar. Fue así como inició el proyecto “Purity”, que le llevó a retratar a decenas de parejas de padres e hijas con un hilo argumental común: una inconfundible pose de paternalismo protector, una localización típicamente estadounidense con algún elemento de contextualización y el uso de la clave alta. Para Magnusson se trata de mostrar, nunca de juzgar.

David Magnusson

Supe de los purity balls por un artículo muy corto que apareció publicado en una revista sueca. Era algo realmente extraño para mí y para la cultura en la que me crié. Al inicio no sabía bien qué pensar de todo aquello. Tenía una imagen terrible en mi cabeza, algo así como padres armados listos para proteger el honor de sus hijas.

Pero al mismo tiempo estaba fascinado, así que leí todo lo que pude sobre ese fenómeno, incluso entrevistas con los padres y sus hijas. Lo que realmente me chocó fue darme cuenta de que en la mayoría de los casos esos padres pretenden ser el mejor padre posible, y lo hacen según les han enseñado a través de su cultura y su religión con el objetivo de proteger lo mejor que pueden a sus seres queridos. En muchos casos la iniciativa era de las niñas y sus padres ni siquiera sabían lo que era un purity ball.

Todo esto me sorprendió muchísimo y me confrontó con mis propios prejuicios porque tuve una primera reacción muy fuerte hacia estas ceremonias. Así que quise hacer un proyecto que básicamente intenta explorara un fenómeno que para mí era muy extraño, sin dar ninguna respuesta. Quiero dejar muy claro que me he esforzado al máximo para no juzgar ni condenar los purity balls con mi trabajo.

Quise reunir una serie de retratos que ilustrasen la relación entre esos padres y sus hijas, entrevistarles haciéndoles las mismas preguntas a todos los personajes y enseñar el trabajo directamente al espectador, para que sea él quien saque sus propias conclusiones.

"Es un fenómeno tan complejo que me parece más importante entender algo ajeno a mi cultura que estar de acuerdo con ello"

Los retratos tenían que ser lo más bonitos posible para que los padres y sus hijas pudieran estar orgullosos de las fotos de la misma manera que lo estaban de sus decisiones. Al mismo tiempo me di cuenta de que espectadores con antecedentes culturales distintos, en función de sus valores y experiencias, podían ver una historia totalmente diferente en las mismas fotografías.

Teniendo en cuenta la estética de los retratos quería dar una sensación de pureza. Todas están fotografiadas con negativos de gran formato, una hora y media antes de la puesta de sol para que hubiese una luz coherente en todos los retratos. Los fondos de las fotos los decidí junto con los retratados, y de alguna manera representan a Estados Unidos, el lugar donde presencié este fenómeno.

En esta fotografía aparecen Will y Nicole Roosma. Está tomada en Tucson, Arizona, y al fondo aparece una gran cruz blanca que puedes ver a diario si conduces por los alrededores de esta ciudad. Escogimos ese lugar porque la cruz forma parte del paisaje y de alguna manera da una idea de dónde se llevan a cabo esas ceremonias.

Will y Nicole eran simplemente increíbles. Les conocí a través de los organizadores de los purity balls en Tucson. Will se había hecho cristiano tan solo un par de años antes y creo que en esa época comenzaba a practicar con más asiduidad. Nicole tenía un novio y ambos creían en la idea de mantenerse puros. Will y yo hablamos mucho acerca de eso. Él confiaba mucho en Nicole y su novio, y no estaba preocupado cuando ambos estaban solos. No sé quién de los dos le propuso la ceremonia al otro.

Creo que ella estudiaba en una escuela laica, y me comentó que muchas veces sintió presiones por parte de sus compañeras por haber tomado la decisión de mantenerse pura, aunque se sentía orgullosa de ello.

Lo más sorprendente para mí es que ahora tengo más dudas que cuando empecé el proyecto. Los purity balls son un fenómeno tan complejo que me parece más importante entender algo ajeno a la cultura en la que he crecido que estar de acuerdo con ello.

Desde mi primera impresión cuando descubrí este fenómeno hasta ahora que he conocido a los personajes he comprendido que cada uno tiene sus razones. Lo que sí puedo asegurar es que esos padres hacen lo que creen que es mejor para sus hijas, y eso es algo muy difícil con lo que no estar de acuerdo.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
15
Comentarios
Cargando comentarios