Actualidad

El gobierno británico carga contra los sistemas de comunicación cifrados como WhatsApp

4

El primer ministro ha manifestado la necesidad de que las autoridades puedan interceptar y descrifrar mensajes bajo situaciones de crisis como la de París

13
ENE 2015

¿Queremos que existan medios de comunicación cuyos mensajes no puedan ser interceptados por el gobierno? Ésta es la pregunta que David Cameron, primer ministro del Reino Unido, hizo ayer en voz alta durante una comparecencia en la que prometió reforzar los servicios de espionaje del país si gana las próximas elecciones.

Desde el Reino Unido a Estados Unidos, las autoridades se muestran preocupadas ante la incapacidad de romper el cifrado de aplicaciones como WhatsApp y iMessage

Con los ecos del atentado contra la redacción del semanario satírico francés Charlie Hebdo todavía resonando en la prensa internacional, el político conservador asegura que, de obtener la mayoría necesaria, aprobará un paquete de medidas actualmente bloqueado entre las cuales destaca una mayor capacidad legal para interceptar y descifrar mensajes protegidos.

De acuerdo con Cameron, que hará de la lucha contra el terrorismo uno de sus argumentos de cara a las próximas elecciones, las autoridades británicas no solo han de saber quién llama o escribe a quién y cuándo o dónde se producen dichas comunicaciones, sino también el contenido de las mismas. Para ajustar estos requisitos al nuevo paradigma de las telecomunicaciones globales es necesario un nuevo marco legal.

"Creo que no podemos permitir que formas de comunicación modernas estén exentas de la posibilidad in extremis y con una orden firmada por el secretario de Interior de ser interceptadas", declaró Cameron a la cadena ITV News.

El énfasis en esas "formas de comunicación modernas" es un claro guiño a plataformas de mensajería electrónica como iMessage y WhatsApp, que recientemente comenzó a ofrecer la posibilidad de blindar las comunicaciones de sus usuarios usando un potente sistema de cifrado gracias al cual ni siquiera la propia compañía puede acceder al contenido de los mensajes.

Esta situación recuerda a la vivida en sus tiempos por BlackBerry en la India, donde las autoridades locales exigieron a la firma canadiense la posibilidad de acceder a los contenidos de los mensajes enviados a través de BBM. La amenaza del cierre pudo más que las intenciones de BlackBerry de salvaguardar la privacidad de sus mensajes, y finalmente la compañía aceptó proporcionar información detallada sobre las comunicaciones de sus usuarios en la India.

De la protección infantil a la amenaza terrorista

El cifrado de datos en las aplicaciones de mensajería instantánea ya ha sido objeto de polémica en Estados Unidos. Allí, el director del FBI y el Departamento de Justicia han llegado a asegurar que el cifrado de datos protege a criminales y podría hacer que "murieran niños" al evitar que la policía pudiera interceptar las comunicaciones de un sospechoso.

David Cameron se enfrenta a una reelección complicada. El primer ministro no solo ha de hacer frente al desgaste político de una legislatura plagada de escándalos, sino también a la virulenta respuesta de parte de un electorado revuelto por sus últimas medidas en pos de monitorizar y censurar el tráfico de Internet bajo el pretexto de proteger a la infancia.

Una de las más polémicas fue su decisión de hacer que los proveedores de Internet filtraran por defecto las páginas pornográficas a menos que los usuarios escribieran a sus compañías para expresar su deseo de ver contenido sexual para adultos. Más recientemente el gobierno de Cameron también fue noticia por prohibir la producción de contenido pornográfico mostrando prácticas sexuales consideradas perniciosas para la juventud.

Fuentes y más información
4
Comentarios
Cargando comentarios