• Eloy Alonso: "Trabajábamos con protección propia de zonas en conflicto ...
  • Consuelo Bautista: "Fue un año de recorrer calles, caminar mucho, observar..."
Con texto fotográfico

"No a todos les gusta que les metan un 'flashazo' tan cerca" Daniel Duart

 
Foto: Daniel Duart
9
AGO 2012
Declaraciones obtenidas por Calvin Dexter

Innovar en lo fotográfico no es fácil. El asunto se complica cuando se quiere plasmar en una sola instantánea todas las emociones que experimenta un atleta al finalizar una competición. Y se enreda aún más si se pretende congeniar deporte y retrato. Después de correr tras los participantes de un triatlón en Valencia, el fotógrafo Daniel Duart se colocó en la línea de meta con ese objetivo en mente para confeccionar su serie "No pain no gain".

Daniel Duart

Empecé a hacer estas fotos en un triatlón en Valencia. Después de cubrir todas las fases me coloqué en la meta y observé que todos los participantes hacían lo mismo: apoyarse sobre sus rodillas y respirar hondo, unos más derrotados que otros. Así pues, empecé a disparar para intentar retratar ese vencimiento después de haber hecho un esfuerzo tan grande. Los últimos en llegar tardaron hasta seis horas.

En la imagen se ve el cansancio acumulado y el sentimiento de haber logrado un gran reto. Lo que a mí me interesa son las caras y las expresiones exageradas de dolor, una muestra de que se puede combinar deporte y retrato de una manera interesante. Es una fotografía con una composición simple, pero ya sabemos que las ideas simples son las que verdaderamente funcionan en fotografía.

Acercarse a esa distancia a un atleta no siempre es tarea fácil. Para asegurar el tiro utilizo un 20 o un 24 milímetros, y eso significa que tengo que acercarme mucho. No suelen quejarse, pero cuando cubres un maratón de 5.000 participantes siempre hay alguien que te dice algo. No a todos les gusta que les metan un 'flashazo' tan cerca.

Creo que soy un fotógrafo intrépido. Es decir, necesito tener el 'morro' suficiente como para acercarme a la gente con la cámara y ponérsela delante para hacer una foto. A veces pides permiso, pero no siempre tienes tiempo si quieres captar ciertas situaciones. Entonces haces la foto primero y preguntas después. Hay que ser respetuoso con la gente a la que vas a fotografiar. Eso implica que a veces se te escapen algunas imágenes, pero si te muestras demasiado interesado o agresivo puedes llegar a perder la oportunidad de estar allí.

Para hacer este tipo de fotos también hay que lidiar con los organizadores, que son muy celosos del bienestar de los participantes. Les entiendo, y aunque de momento ningún atleta se me ha quejado mientras me acercaba a hacerle fotos, si lo hiciera automáticamente dejaría de disparar. En el fondo creo que les hace gracia ver a un fotógrafo cargado con la cámara y demás arneses corriendo a su lado. Se ríen y ahí acaba todo.

Contrasto mucho las imágenes cuando las retoco. Iluminarlas bien es fundamental. Sin eso no hay foto, pero después les saco mucho partido. Mi flujo de trabajo es sencillo: hago las fotos, llego a casa, las descargo, introduzco los metadatos, hago una criba, hago otra... hasta que me quedo con diez o quince fotos buenas que retoco y subo a mi web personal. Después lo anuncio en Facebook y envío el aviso a las agencias y medios con los que colaboro.

Normalmente hago trabajos que reivindiquen algo, sin importar el estilo o la técnica. Siempre intento que detrás de cada imagen haya algo que contar, o mejor dicho, que cada imagen cuente algo y que todas las fotografías juntas consigan llevar al 'lector' a una conclusión personal. Algo así sucede con las películas. Los cines son como un riñón social, son filtros de opinión. Uno entra en el cine con la mente en blanco y sale opinando algo. Me gustaría que pasara eso mismo si alguien fuera a ver una exposición con mis fotografías.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar