• "Nuestro objetivo es alcanzar o superar la sensibilidad del ojo humano, de ...
  • "La creencia de que con la fotografía y el periodismo cambiaríamos el ...
DANIEL BELTRá, FOTóGRAFO

"La gente no quiere ver lo feo que puede llegar a ser el mundo"  

18
JUN 2006

Rodeados de libros y en el ambiente occidental de la cafetería-librería Bookworm de Pekín, QUESABESDE.COM departe con Daniel Beltrá, reciente ganador de un World Press Photo. Con su estética de Coronel Tapiocca, parece dispuesto a salir de nuevo hacia el Amazonas para seguir fotografiando los desastres ecológicos que allí se producen. Cuando no está de viaje vive en Seattle, y ahora ha volado hasta Pekín para recoger un nuevo premio. Daniel, tranquilo y accesible, reflexiona sobre la repercusión de la fotografía y sus cuestiones éticas.

Un tercer premio World Press Photo en la categoría de Historias de la Naturaleza, el galardón China 2005 International Press Photo Contest... ¿Qué tal llevas tanto reconocimiento?

Me pilló un poco por sorpresa lo del World Press Photo. Hacía quince años que no participaba en ningún concurso. Es tremenda la repercusión que tiene el premio. De repente, tu trabajo se ve mucho más reconocido.

Pero las fotografías ya habían salido publicadas en muchos sitios.

Sí, pero ahora todavía más. El National Geographic Traveller va a utilizar algunas para un reportaje, por ejemplo. Al Gore también utiliza mis fotografías en sus presentaciones sobre el cambio climático.

Foto: Noel Ros (Quesabesde)

Las imágenes sobre la sequía del Amazonas son terribles, pero al mismo tiempo muy hermosas. Parece una contradicción.

Sí, es una contradicción, pero en el mundo en que vivimos es así. Si lo terrible es hermoso, tiene más repercusión, se publica más fácilmente. En realidad, no creo que la gente quiera ver lo feo que puede llegar a ser el mundo; no quieren ser molestados.

¿A qué crees que se debe la repercusión que tiene la fotografía actualmente?

Creo que se debe a varios factores. Por un lado, a su inmediatez; de un vistazo se sabe qué ocurre, y es más fácil ver una fotografía que leerse un reportaje de cuatro páginas. Por otro, la imagen fija se retiene mucho más en la retina y en la memoria que la imagen en movimiento, y eso permite reflexionar.

Foto: Daniel Beltrá

Quizás es el medio más directo.

El impacto de la fotografía es enorme. Si tienes una imagen impactante, la gente se pregunta qué ocurre.

Colaboras con Greenpeace desde el año 1992. Es una relación prolongada...

Estudié Biología, pero lo dejé para dedicarme a la fotografía. Trabajar con Greenpeace es una forma de unir mis dos pasiones. Con ellos he viajado por todo el mundo fotografiando situaciones medioambientales.

Foto: Daniel Beltrá

¿Te consideras un fotógrafo comprometido?

Supongo que sí, aunque no me gusta la etiqueta de ecologista. Creo que nadie quiere que sus hijos vivan en un mundo contaminado y destruido. Esto es cosa de todos. Yo sólo trato de ser ético con mis imágenes, coherente.

¿Te parece importante la ética en tu profesión?

Claro. Tu actitud ética está mucho más presente de lo que parece. En el momento en que eliges un tema y una forma de abordarlo, ya estás tomando partido.

Yo podría haber fotografiado zonas del Amazonas en las que el agua corre a caudales y haber dicho: mirad cuánta agua, eso de la sequía no es para tanto. Pero cuando voy a fotografiar la sequía, ya estoy tomando una postura.

Foto: Daniel Beltrá

¿Crees qué la fotografía puede cambiar algo?

Creo que puede ayudar. Por lo menos crea una conciencia.

¿A qué dificultades te enfrentaste haciendo estas fotografías?

Son todas fotografías aéreas. Si cuentas con un helicóptero es más sencillo, pero en avioneta es complicado porque tienes una sola oportunidad. Pasas por encima en movimiento, muy rápido.

Foto: Daniel Beltrá

¿Cómo empezaste en esto?

En el año 89 entré en la agencia EFE. Llegué antes que sus fotoperiodistas a un par de atentados de ETA, y acabaron por contratarme. Estuve con ellos hasta el 92, y después pasé a Gamma.

¿Qué equipo utilizas en tu trabajo?

Negativo y digital, pero cada vez más digital. Uso una Canon EOS 5D.

Foto: Daniel Beltrá

¿Qué ha supuesto para ti el paso al formato digital?

Pues ahora trabajo mucho más, hago más fotos y las ediciones son más complicadas por el volumen de imágenes. Y está el cambio de material. Antes una buena cámara te duraba diez años. Ahora olvídate de eso.

Por el tipo de trabajo que haces, debes pasar mucho tiempo fuera de casa. ¿Resulta duro?

Suelo pasar la mitad del año de viaje, aunque en éste he pasado mucho más fuera de casa. Cuando hago las maletas y me preparo para un viaje, en realidad no sé cuándo volveré. Un día me lo planteé y no veo ninguna alternativa que me satisfaga. Hago lo que más me gusta, como más me gusta.

Foto: Daniel Beltrá

La mayor parte de tu trabajo se desarrolla en zonas hostiles para el hombre. ¿Has tenido problemas?

No, nunca me ha ocurrido nada realmente grave, aunque sí ha habido situaciones complicadas. En una ocasión estaba en Manaus haciendo unas fotos a unos monos. Me acerqué demasiado a una hembra que estaba con su cría, empezó a pegar grititos y se acercaron un montón de monos enseñando los dientes y gruñendo. Tuve que largarme rápidamente.

Foto: Daniel Beltrá

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

He empezado un nuevo trabajo en el Amazonas. Ahora se están produciendo inundaciones. El nivel del agua es el más alto en 103 años, y en la misma zona que antes sufría la sequía.

También estamos preparando [con Greenpeace] un viaje a la meseta del Tíbet para documentar el deshielo de esa área. Además, estamos pensando publicar un libro sobre el Amazonas.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar