Actualidad

Cyanogen persigue la emancipación de Google

1

El derivado de Android aspira a independizarse de sus raíces con una tienda de aplicaciones propia y sin la influencia del coloso estadounidense

OnePlus One
OnePlus One
El OnePlus One es el más conocido de los teléfonos con Cyanogen OS.
26
ENE 2015

La indisolubilidad de la unión entre Google y Android es solo relativa. A pesar de que para el común de los consumidores es difícil imaginar un teléfono con Android sin el buscador de Google, la tienda de aplicaciones Google Play o aplicaciones tan extendidas y familiares como Gmail y YouTube instaladas de serie, tan impensable posibilidad es una realidad en países como China, donde la inquina entre el gobierno de Pekín y la compañía estadounidense ha dado pie a todo un universo de dispositivos basados en Android pero sin Google.

Las particularidades del mercado de la electrónica en China, sin embargo, no son fácilmente extrapolables al extranjero. En cualquier otro país del mundo Google y Android siguen siendo uno, pero la firma Cyanogen se ha propuesto ofrecer dispositivos totalmente funcionales basados en el núcleo de Android y sin embargo con servicios alternativos a los de Google.

Kirt McMaster, máximo responsable de Cyanogen, compañía responsable de uno de los forks o derivados más populares de Android, declaró la semana pasada durante la conferencia Next Phase of Android que está intentando "arrebatar a Android" de las manos de Google para crear un sistema operativo mejor.

Según McMaster, cuya animadversión a Google es conocida, Cyanogen está trabajando en una versión de Android "más abierta para poder integrar a más socios", de forma que compañías emergentes "no tengan que resignarse a lanzar una pequeña y estúpida aplicación que será inevitablemente comprada por Google o Apple".

La visión de Cyanogen es clara: usar la base de código abierto de Android para crear la respuesta al sistema operativo tal y como es concebido hoy. Esto implica -entre otras cosas- el lanzamiento de una tienda de aplicaciones propia, que de acuerdo con las palabras de McMaster estará lista en cuestión de 18 meses. Sin ella, Cyanogen seguirá siendo una ROM sin mayor representación que la que le quieran dar su reducido número de seguidores y algunas compañías como Oppo y OnePlus.

En estos momentos Cyanogen ofrece acceso a Google Play por una cuestión de necesidad; sin la tienda de aplicaciones de Google, no hay software para mantener con vida la plataforma. Queda por ver cómo conseguirá la compañía seducir a la comunidad de desarrolladores para que trabajen para su plataforma, por no mencionar qué clase de planes tiene para eliminar su dependencia de Google a medio y largo plazo.

Google y los forks con Android One

A pesar de que las palabras de McMaster pueden parecer una bravuconada, lo cierto es que la preocupación por los forks de Android es un quebradero de cabeza para Google. Los forks ya suponen cerca del 20% de los terminales con Android distribuidos, y lo que en un principio parecía una situación confinada tras la Gran Muralla, comienza a extenderse a países como la India.

La preocupación para Google es que los teléfonos basados en los derivados de Android hacen un menor uso de sus servicios o incluso integran exclusivamente aplicaciones alternativas desarrolladas por compañías locales. Un buen ejemplo es Xiaomi, que cuenta con su propia tienda de aplicaciones. Google se arriesga a perder el control de Android conforme estas empresas incrementan su presencia internacional, por lo que recientemente lanzó la iniciativa Android One.

Los dispositivos lanzados bajo esta nueva estrategia de Google serán teléfonos de bajo coste que harán uso de versiones no personalizadas de Android que serán actualizadas de forma constante. Una alternativa factible a los dispositivos económicos de firmas como Oppo, Meizu y Xiaomi. Curiosamente, la india Micromax, que ya ha mostrado su apoyo a la iniciativa Android One, también se ha convertido en la principal valedora de Cyanogen OS en Asia, dejando entrever que ningún fabricante quiere apostarlo todo a uno de los bandos.

1
Comentarios
Cargando comentarios