Actualidad
FOTOGRAFIANDO CON DISCAPACITADOS VISUALES

Cuando la fotografía se ve con otros ojos

 
9
MAR 2011
Martín Gallego   |  Barcelona

¿Cómo se enseña fotografía a personas con disminución visual? Esa es la inevitable pregunta que nos hicimos cuando en QUESABESDE.COM tuvimos noticia de uno de los proyectos que lleva a cabo la asociación cultural trescucarachas. Y para responderla, nada mejor que pasar un día con ellos y sus alumnos para vivir de cerca esta singular experiencia.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Biacchessi (a la izquierda) junto a dos de sus alumnos: Marina y Albert.

Francesca Biacchessi, Toni Valls y Ferran Folgado, los tres fotógrafos que están detrás de la asociación, nos citan un sábado por la mañana para unirnos a un recorrido fotográfico por el amenazado barrio barcelonés de La Clota junto a sus alumnos. El objetivo del paseo es poner en práctica lo explicado en anteriores clases teóricas.

La idea de los cursos surgió del atleta paralímpico Erico Villalón, quien quiso documentar con fotos su travesía por el Polo Sur

Entre fotos y charlas, los chicos de trescucarachas nos explican que la idea de enseñar fotografía a personas con importantes limitaciones visuales surgió a partir de un proyecto de Eric Villalón. Este atleta paraolímpico se propuso hacer una travesía por el Polo Sur junto con otros compañeros y quería documentar con fotografías esta aventura.

Al sufrir una disminución severa de la visión, Eric pidió consejo a Francesca, Toni y Ferran, que se pusieron manos a la obra para explicarle cómo obtener fotografías óptimas a pesar de su hándicap personal.

A partir de esta experiencia previa, los tres fotógrafos se animaron a acercar esta misma idea a personas en la misma situación que Eric, y desarrollaron un proyecto que presentaron a diversas agrupaciones y colectivos. La Associació Discapacitat Visual Catalunya (ADVC) -a la que pertenecen los alumnos con los que compartimos clase ese sábado- se animó a desarrollar estos cursillos fotográficos tutelados por la asociación trescucarachas.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Marina, amante del arte, le ha perdido el miedo a la cámara.

Marina, que sufre un 43% de disminución de la visión, asegura que está muy contenta con este curso. Es una gran amante del arte, y según nos cuenta, gracias a la fotografía se puede llevar a casa imágenes para luego repasarlas detenidamente en el ordenador y apreciar detalles que en directo no puede distinguir.

Aunque reconoce que al principio le daba un poco de miedo la cámara, ahora el curso de fotografía parece haber abierto un mundo nuevo e inexplorado dentro de esa afición al arte. Su optimismo y su permanente sonrisa mientras vamos paseando y fotografiando son la mejor prueba de ello.

Aficionado a la fotografía desde joven, Albert es otro de los alumnos de este curso. A los 58 años sufrió una pérdida del 75% de su visión, pero eso no le hizo renunciar a su pasión por hacer fotos ni a seguir disfrutando cuando tiene una cámara en las manos. Gran amante del paisaje urbano y natural, nos confiesa que su sueño es poder fotografiar un desierto.

Acompañándoles cogidos del brazo a lo largo del recorrido, los tres profesores van explicando con mimo conceptos técnicos y aconsejando en cada toma con un lenguaje comprensible para los no expertos en materia fotográfica.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
El sueño de Albert es poder fotografiar algún día un desierto.

Concluida la sesión práctica y con un café delante, Marina y Albert lanzan algunas ideas para que los fabricantes piensen en las personas de visión reducida a la hora de diseñar sus cámaras; menús que puedan ser controlados mediante la voz, pantallas más grandes y sin reflejos, tipografías más claras a la hora de mostrar la información... Propuestas por las que, curiosamente, firmaríamos muchos fotógrafos.

Hablando ya del futuro, los integrantes de trescucarachas tienen en mente una serie de proyectos muy interesantes, como adaptar exposiciones fotográficas para personas con visión disminuida o editar un libro sobre la historia de la fotografía especialmente pensado para este colectivo. Sin olvidarse del observatorio de discapacidades y fotografía, que ya opera en su blog para recoger noticias, actividades y datos sobre el tema.

Ideas y proyectos que, como este curso, consiguen acercar la fotografía a personas que a priori podrían parecer alejadas de este mundo de la imagen a causa de su discapacidad visual. Ya lo dice el lema de esta modesta asociación en referencia a su curioso nombre: no sobreviven los seres más robustos, sino los que mejor saben adaptarse a las circunstancias. Quienes, como en este caso, enseñan y aprenden a fotografiar cuando parece imposible.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar