Crónica

"Dadnos un mes más"

 
4
JUN 2010
Iker Morán   |  Osaka

En realidad, las cámaras son muy baratas. Ése es el comentario generalizado entre los periodistas que estos días estamos de ruta por Japón después de ver el proceso de ensamblaje final de una Lumix en la planta que Panasonic tiene en Fukushima. Y es que, pese a que la mayoría de los componentes se producen de forma casi totalmente automatizada, tanto la unión final de las piezas como -sobre todo- buena parte de las comprobaciones se realizan a mano.

Una a una. Cada 12 minutos en el caso de una compacta o cada 16 si es una Lumix G de ópticas intercambiables, que requiere un proceso más manual. Ése es el tiempo que tarda cada célula de montaje, formada por apenas una decena de trabajadores, en rematar cada unidad y someterla a varias pruebas. Incluso la de acercar la cámara al oído para comprobar que el zoom suena como debe.

Impactados por esa imagen y tras el fracaso en nuestra misión de localizar la zona donde se están produciendo nuevos modelos (nos dicen que los pedidos salen a diario, sin almacenaje, así que es muy posible que nuestra teoría conspirativa sea errónea), nos sentamos a la mesa con Michiharu Uematsu y Dai Mukai, responsables de las divisiones fotográfica y óptica de Panasonic, respectivamente, para compartir con ellos algunas de las preguntas que nos han hecho llegar los lectores durante estos días.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La planta que Panasonic tiene en Fukushima.

Nos acompaña Miguel López, nuevo responsable de fotografía de Panasonic España, que ejerce también de paciente traductor entre el complejo inglés que se estila en Japón y el pésimo que se perpetra en Bilbao.

La primera pregunta es obligada. Hemos visto -comenzamos- que todavía se está produciendo la Lumix DMC-LX3 en la planta de Fukushima. Pese a ello, cada vez es más evidente que su relevo no tardará mucho. ¿Tendrán que esperar mucho todos los que nos han preguntado por la LX4?

"Una pregunta difícil de responder", nos sueltan. Para romper el hielo, les trasladamos la lista de peticiones recibida durante estos días sobre esta futurible compacta, haciendo hincapié en el aumento del zoom, una de las novedades más reclamadas.

¿Tendrán que esperar mucho todos los que nos han preguntado por la LX4? "Una pregunta difícil de responder", nos sueltan

¿Permitirán esas lentes asféricas de grosor tan reducido empleadas en las últimas compactas ampliar el zoom de la LX4 sin sacrificar el tamaño de la óptica? Sonrisas nerviosas de nuevo. No pueden comentar nada -insisten-, pero son conscientes de que el zoom de la LX3 resulta algo corto para muchos usuarios.

De repente, empezamos a pensar en un 24-120 milímetros como el de la reciente Lumix DMC-FX70, pero con f2 y sin demasiada pérdida de luminosidad en tele, por favor. Aunque nos ahorramos emitir en voz alta la reflexión, no dejamos en el aire otra de las preguntas del millón que nos ha llegado: ¿podemos dar por falsos los rumores sobre la desaparición del formato RAW en el próximo modelo de la saga Lumix LX?

Nuestro criterio con las compactas avanzadas no ha cambiado, apunta Uematsu. Aunque su respuesta no va más allá, parece lógico pensar que eso suena a un "sí, la próxima LX mantendrá el formato RAW".

Visto que la insistencia con la LX4 no conduce a buen puerto, cambiamos de tercio. Si las cámaras Micro Cuatro Tercios han prescindido de algunos componentes caros y las ópticas para esta bayoneta también emplean lentes y elementos ópticos más pequeños, ¿por qué su precio sigue estando por encima del de las SLR más sencillas?

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Iker Morán, de QUESABESDE.COM, conversa con Michiharu Uematsu, uno de los máximos responsables de la división fotográfica de Panasonic.

Los portavoces de Panasonic no están conformes con este planteamiento. El precio depende más de la cantidad de producción que del coste de cada componente, aclaran. Cuando consigamos vender más cámaras Micro Cuatro Tercios será posible ajustar los precios, prometen, mientras dejan caer que en el caso de las réflex más baratas igual es una elegante forma de librarse de stock acumulado.

Volvemos a la futurología, uno de los vicios que, a tenor de las preguntas recibidas, compartimos con nuestros lectores. ¿Veremos en la línea de cámaras Lumix GF el visor electrónico integrado que lucen las Lumix G y GH?

La Lumix DMC-GF1 está pensada para usuarios que vienen de cámaras compactas, argumentan, y por lo tanto el visor electrónico no es una prioridad. De todos modos, Uematsu apunta que, en el futuro, sería interesante poderlo integrar en una cámara de menor tamaño como estas GF. "Pero es sólo mi opinión personal", matiza.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Del futuro al pasado. La Lumix DMC-L1, la primera SLR de Panasonic, parece seguir teniendo bastantes adeptos. ¿Por qué la compañía optó por abandonar el sistema Cuatro Tercios y, con él, las réflex tradicionales? Es ésta una pregunta que nos han formulado varios lectores.

En realidad, no hay un comunicado oficial que certifique ese abandono, nos recuerdan desde Panasonic. No parece que haga falta, respondemos, mientras el ingeniero de Panasonic echa mano de la historia fotográfica de la compañía para explicar el giro hacia las cámaras Micro Cuatro Tercios.

Desde Panasonic nos recuerdan que el sensor Micro Cuatro Tercios es ocho veces mayor que el de una compacta

La idea es bastante sencilla y no carece de cierta lógica: la tecnología que Panasonic ha desarrollado a lo largo de todos estos años en el terreno de las compactas y del vídeo tiene una aplicación más lógica en las nuevas Micro Cuatro Tercios que en un segmento como el de las réflex, donde la compañía era novata.

Uematsu no desaprovecha la ocasión para volver a defender el equilibrio que mantiene este estándar entre tamaño y calidad respecto a los nuevos sistemas de Samsung y Sony, basados en captores APS-C.

Incluso se diría que se ha adelantado a nuestra próxima pregunta cuando, gráfico en mano, señala que la diferencia de tamaño entre el sensor de una compacta y el de una Micro Cuatro Tercios es de unas ocho veces. La diferencia entre estos captores y los empleados por la competencia es mínimo, remata.

Aprovechando esta especie de mirada nostálgica a modelos descatalogados, sale a colación el nombre de la Lumix DMC-FZ50. ¿Volveremos a ver algo parecido a aquella cámara?, preguntamos a Panasonic en nombre de algún admirador de esta vieja compacta.

"Ah, ese modelo gustó mucho en España", recuerdan desde la compañía. No podemos decir nada, nos repiten pacientemente, pero igual el mes que viene ya podemos responder alguna pregunta.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Tras la visita a Fukushima, la expedición de periodistas comandada por Panasonic se dirige en tren bala hacia la capital nipona.

Algo es algo, pensamos, y marcamos en la agenda el mes de julio. ¿Pero se refieren a la LX4 o -para nuestra sorpresa- a ese modelo parecido a la FZ50 que algunos parecen reclamar? Esperaremos pacientemente -es un decir- esa tregua de un mes más que nos piden.

La silueta de Tokio se dibuja a lo lejos desde el Shinkansen -los famosos trenes bala- que nos dirige ahora hacia la capital nipona. Tecleamos las preguntas y respuestas de la charla, antes de que el sueño acumulado convierta en una misión imposible entender las notas de la libreta.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
"A ver si alguien se ha dejado olvidado en un bar el prototipo de la dichosa LX4. Si le pasó a Apple con su iPhone 4G, a cualquiera le puede ocurrir."

Nos quedan por delante algo más de 24 horas de turismo fotográfico. A ver si alguien se ha dejado olvidado en un bar el prototipo de la dichosa LX4, fantaseamos entre risas algunos. Si le pasó a Apple con su iPhone 4G, a cualquiera le puede ocurrir.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar