Crónica

Cinco millones de lentes al mes

 
3
JUN 2010
Iker Morán   |  Osaka

Se ve que en la cultura japonesa está mal visto decir no. Aunque tres días de inmersión nipona de la mano de Panasonic no son suficientes para corroborar esta idea, lo cierto es que hasta ahora no hemos escuchado ese adverbio en boca de nuestros anfitriones.

Además, hay muchas otras formas de decir lo mismo sin caer en la negación. ¿Podemos sacar fotos durante la visita a la factoría de ópticas en Yamagata? Mejor si dejáis las cámaras, que ya nos ocupamos nosotros de las fotos de grupo, nos responden.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

¿Produce Panasonic en esta fábrica de Japón todas las ópticas empleadas para sus cámaras, incluso para sus modelos más sencillos y asequibles? Tras un par de minutos de deliberación en japonés, el responsable de ingenieros de la planta nos confirma que ellos fabrican lentes asféricas, y que el montaje final de estos elementos en el barril de la óptica depende, efectivamente, del modelo.

Queda demostrado, por tanto, que es posible prescindir de ese "no" y descubrir igualmente un montón de datos interesantes.

Desde hoy sabemos, por ejemplo, que la prefactura de Fukushima -donde se encuentra esta fábrica y la planta de ensamblaje de cámaras que visitaremos en unas horas- está a poco más de una hora de avión de Osaka. Al Norte, rodeados de montes con nieve, campos de arroz y un verdor que poco tiene que ver con las megalópolis niponas. A falta de horas para hacer turismo, hay que aprovechar cualquier ventanilla para tener algo que contar al volver a casa.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

¿Cuál es el papel de Leica en el proceso de fabricación de las ópticas?, preguntan antes de iniciar el recorrido guiado por las distintas fases de producción, desde el pulido hasta el prensado para crear la lente asférica y el montaje en el barril.

Aprobar los diseños, testear los primeros prototipos y realizar controles de calidad propios de la producción de ópticas para dar su certificación y permitir que se use su nombre. Otra lección sin que se haya colado ninguna negación.

Más datos aprendidos a lo largo del día en este centro de producción que comenzó realizando cabezales de videocámaras y ahora se ha convertido en el buque insignia de la firma en el terreno óptico: la cultura laboral nipona poco tiene que ver con la mediterránea. Afortunadamente, corearán muchos.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Haz clic en la imagen para verla en un tamaño más grande.

La planta funciona 24 horas al día en tres turnos de 8 horas y durante 350 días al año. Durante ese tiempo, este centro de producción da salida a unos cinco millones de lentes al mes -no todas para Panasonic, por cierto- que acaban dando lugar a un millón de objetivos mensuales.

Pese a que gran parte del proceso está automatizado, trabajan en esta planta unas 600 personas, incluida una proporción de ingenieros ópticos mucho mayor que en otras compañías, nos aseguran.

Muchos trabajadores también son de origen brasileño, como atestiguan los carteles en portugués que suponen una tabla de salvación por si alguno se despista -o lo intenta, a ver qué averigua- entre tanto laberíntico pasillo.

"Ahora mismo ya se trabaja a ritmo fuerte en los modelos de verano", apuntan mientras alguien comprueba una óptica ya montada, pertrechado con buzo, gorro y mascarilla blanca en una de esas imágenes futuristas que tanto nos gustan.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Esa afirmación es, por otra parte, lo más cerca que hoy hemos estado de oler cualquier indicio de la Lumix DMC-LX4, cuyo objetivo seguro que se estaba produciendo delante de nuestras narices mientras andábamos distraídos sacando fotos del viejo esquema óptico de la Lumix DMC-LX3 o intentando descifrar carteles, a ver si a alguien se había despistado y aparecía ese nombre por algún lado. ¿Y si al final se llama LX5, por aquello de que el 4 da mala suerte por aquí?

Por los días de vacaciones al año ni preguntamos después de detenernos ante un panel en el que figuran las fichas de todos los empleados con su función, lo que aportan a la empresa y lo que les cuesta a la compañía cada uno de ellos.

Pese a una productividad que se adivina enorme, aún hay tiempo para recibir a las visitas en la puerta, con banderas de Panasonic y ese sentido de la hospitalidad que deja a los occidentales con los ojos muy abiertos. Como cuando el avión está a punto de despegar y el personal de tierra forma ante el aparato para despedirlo con la mano durante el tiempo que haga falta hasta que se aleja.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Peculiaridades, al fin y al cabo. Como lo de no decir no, valga la redundancia. Para entenderlo, igual es cuestión de dejarse puesto durante más tiempo el colorido "yukata", que forma parte del paisaje habitual del "riokan" (una especie de hotel rural con baños termales) donde reponemos fuerzas para seguir mañana hasta Tokio.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (3)
Actualidad
07 / JUN 2010
Crónica
04 / JUN 2010
Crónica
02 / JUN 2010
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar